El dilema de los medios

¿Qué hacer con la verdad?

Los medios, pero más allá de éllos, los comunicadores sociales, deben deternse por un instante y revisar que están hacien, como lo están haciendo y si esa es la manera correcta o no de hacerlo. Explico: el medio de comunicación, es eso, un vehículo capaz de hacer conocer sobre la marcha el acontecimiento, el hecho, la noticia o información de aquí o de allá. No es el medio, ni el comunicador quien tiene que crear la noticia, y menos aún pretender convertirse en el protagonista del hecho noticioso, porque de ser así, entonces estaríamos ante un fraude, que es asumido por el usuario del medio como verdad, aunque a luz de los hechos no lo sea.

Esta reflexión tiene que ver con una tendencia que en los últimos tiempos se hace más persistente en la gran mayoría de los medios de comunicación, escritos, radiales o televisivos, donde si el usuario se detiene a leerles, oirles y verles con pensamiento crítico, descubre que en muchos casos la linea editorial del medio está contaminada por una parcialidad manifiesta hacía determinado factor, es decir, no es nada inocente el producto que han puesto a disposición del colectivo, ya que éste, apunta a un objetivo, que no es otro que enajenar la conciencia del sujeto al que han logrado llegar.

Pero esto no se queda ahí, en otras muchas oprtunidades, los medios y los comunicadores sociales, tambien son objeto de manipulación por parte de algunos rufianes de la politiquería, quienes les utilizan para sus inconfesables fines, valiéndose del reconocimiento de un posible lidrezago o investidura de elección popular o designación gobernamental, para escribe o declarar sobre lo que premeditadamente han diseñado y donde usa con plena conciencia la mentira como arma política para desprestigiar y dañar a su adversario. Ello se puede corroborar cuando se lee o se escuchan replicas y contrareplicas de los aludidos, expresando que lo dicho o declarado por fulano de tal, es una mentira de toda falsedad.
Por eso, sería interesante que los medios y comunicadores sociales de la radio, tv y periódicos, hiciesen un acto de contricción para tratar de evitar enajenar los hechos o acontecimientos cotidianos e igualmente exigir de los declarantes de oficio que no les utilicen para amplificar mentiras que el usaurio distraido o acrítico, en muchas oportunidades asume como verdad.

Esto porque desde todo ángulo que se observe y analice, es un verdadero irrespecto al derecho que tiene el usuariode de ser honestamente informado, ya que al no llegar con la rigorosa veracidad con que se origina el acontecimiento o declaración suministrada; hace que el usuario consuma un producto mediático no como fue realmente, sino como lo planificó el medio o el comunicador e igualmente sucede cuando el declarante de oficio o escribano de opinión logra que el comunicador o el medio amplifique noticias o información, que al ser cotejada con los hechos u otras versiones, resultan ser falsas.

De allí que en estos tiempos en que se habla y se escribe con tanta insistencia sobre la libertad de expresión, es bueno tambien, que coloquemos el énfasis en la necesidad que los medios y comunicadores que puedan, traten en lo posible de rescatar la verdad y ponerla al servicio de la razón misma de toda noticia e información, como lo es el usuario de los medios y exijan como regla invariable de la ética periodística, a muchos de sus declarantes y escribanos de oficio que eviten usar el privilegio que tienen, para mentir y falsear la verdad cada vez que se les ocurre, ya que esa práctica de alguna manera convierte en cómplices tanto al comunicador, como al medio que (les) amplifican sus reiteradas falacias.

………….luchador social
macariosandoval@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1371 veces.



Macario Sandoval (*)

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor


Notas relacionadas