Cuánto se parece el caso RCTV al de PDVSA

En febrero de 2002, en pleno ejercicio de las atribuciones que la ley le
concede, el presidente Chávez nombró una nueva junta directiva en PDVSA,
desatando con ello los demonios.

Unos ejecutivos apátridas, cuya única preocupación era hacer de Venezuela
un “seguro suplidor” de crudo al imperio, se colocaron al margen de la
ley, y en alianza infernal con la oligarquía desarrollaron un plan
desestabilizador que en su primera etapa incluyó un golpe de estado y en
la segunda el mal recordado sabotaje petrolero.

A los empleados de PDVSA les envenenaron el alma y los embarcaron en una
lucha ilegal, vendiéndoles la idea de que se estaban convirtiendo en los
salvadores de la patria. Con canciones, mensajes subliminales y campañas
mediáticas, en primera instancia, y con amenazas y agresiones más tarde,
los incorporaron a una aventura cuyo objetivo real era la retoma del
poder por los cipayos.

Los resultados son historia resiente y conocida. El pueblo venezolano los
derrotó en ambas oportunidades y los oligarcas regresaron a su “vida
normal” de viajes, negocios y placeres; mientras esperaban por una nueva
oportunidad.

Los saboteadores de PDVSA, mientras tanto, terminaron olvidados y
lanzados al cesto. Para los medios que una vez los hicieron sentir en la gloria, ya no eran noticia; los políticos de oficio no recordaban de su existencia y a sus
“líderes naturales” no volvieron a verles los rostros.

Hoy la historia se repite. De acuerdo a lo establecido por la ley, el
gobierno nacional decide no renovar la concesión a RCTV y los mismos que
ayer usaron cual preservativo a los trabajadores de PDVSA, manipulan a
los de esa planta para que inicien una lucha contra “el tirano que quiere
acabar con la libertad de expresión y la democracia en el país”.
Las escenas, los discursos y las asambleas de los trabajadores del canal
son idénticas a aquellas de los expetroleros. Supongo que la siguiente
fase es la misma que llevó a los saboteadores de PDVSA a las plazas
públicas, a intentar hacer todo el ruido político posible.
Como en aquella ocasión intentarán mantenerlos como noticia el mayor
tiempo posible, pero al final, el hastío y la falta de resultados irá
enviando a cada quien a su casa a llorar su derrota y a evaluar su
futuro.

Era previsible que saldrían derrotados, así como es previsible que los
grandes perdedores serán los trabajadores. A la oligarquía le interesaba
armar la alharaca que han armado en el escenario internacional; y
levantar, en lo interno, el ánimo de una oposición que no haya de que
palo ahorcarse; pero el futuro de los trabajadores, artistas y
periodistas del canal, les tiene sin cuidado.

Les suministraron una sobre dosis de odio para impedirles ver la
realidad y usarlos a su antojo, y les hicieron creer que eran los
salvadores de la patria, para al final, al igual que aquellos,
abandonarlos a su suerte.

Imagino que cuando, a pesar de necesitarlo, la vergüenza les impida tocar
las puertas de algún canal del Estado en busca de empleo; será cuando
reflexione sobre la forma vil en que fueron utilizados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4733 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas