"Furia bolivariana" ante la furia del pueblo

En un año electoral, el gobierno de Nicolás Maduro tratando de neutralizar, desmotivar, desmovilizar y hasta de encarcelar a quienes disienten o se oponen al régimen neototalitario, ha lanzado la llamada "furia bolivariana" sobre la cual hasta las sedes de los partidos políticos "no revolucionarios", incluyendo espacios de organizaciones, e incluso del colegio de ingenieros han sido atacadas con escrituras de barbarie o intimidación en sus fachadas.

Además el gobierno ha iniciado una persecución "judicial" contra todo aquel que realice una crítica ante los salarios miserables, ante la destrucción de la educación, ante la desgracia que viven los "centros de salud", ante la destrucción de los servicios públicos (vivir sin luz, agua, sin gas, sin gasolina), ante la corrupción, y ante las violaciones de derechos humanos, al punto que un individuo, más ignorante que el otrora Carlos Ortega, como el Wills Rangel, sea el "responsable" de señalar a los trabajadores que sean "traidores".

Un país donde toda la infraestructura pública está en ruinas, donde cifras de la ONU señalan que más de 7,2 millones de venezolanos han emigrado, y en cuya situación de pobreza se estima que más del 75% tiene dificultades para adquirir los alimentos básicos, y con una deserción estudiantil y disminución dramática de la matrícula universitaria, porque su población joven prefiere irse del país al no encontrar posibilidades de desarrollo en el corto, mediano y largo plazo, es una realidad que el régimen no puede ocultar con la desinformación ni los llamados "fake news" que elaboran sus laboratorios de redes.

En tal sentido, sólo podemos establecer como analogía que la "furia bolivariana" que está generando el régimen como última carta de intentar parar el sentido de cambio que tienen los venezolanos, es una acción que marca el rechazo y la condena de quienes solo hemos vivido orientados y ajustados con el estado de derecho, y con las normas democráticas.

O sea, no tiene sentido buscar atajos fuera de la Constitución y las leyes, máxime con un régimen que perdería cualquier elección en comicios que se ajusten con las mínimas normas de libertad y de viabilidad democrática, es decir, independientemente de las pseudo-encuestas que ordena preparar el madurismo con el propósito de confundir a los electores, la verdad está en la calle, y el día a día que vive un pueblo lleno de dificultades económicas y sociales.

Por ahora, la "furia bolivariana" seguirá llegando en millones de venezolanos a los países hermanos de Colombia, Brasil y México. Un trinomio de presidentes que inundados en afasia ante la persecución política que ocurre en Venezuela, pareciera que ellos no la vivieron en sus naciones, o más aún, saber quiénes los acusan a ellos de semejante barbarie en sus naciones.

La furia bolivariana la estamos viviendo quienes seguimos resistiendo la agonía de un país en todos sus estadios y niveles desde que el madurismo llegó al poder, pero hoy, pareciera que solo le queda la represión ante la furia del pueblo: el voto, con el cual serán barridos de Miraflores.

@vivassantanaj_



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2348 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @_jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad