Como lo veo lo escribo N° 221

Sólo para venezolanos

Debo aclarar, que me refiero a todo aquel ser que ama verdaderamente a Venezuela, nacido o no en ella, ya que está comprobado que algunos que vieron por primera vez la luz en nuestra patria, no se merecen ese título y a muchos de los que vienen de afuera les importa un carajo lo que en ella suceda, es más algunos vienen a convertirla en una cloaca de vicios y a someter a sus pacíficos ciudadanos al chantaje, robo, secuestro y asesinato.

Tal vez este sea mi último intento por sonar esa campana que despierte la conciencia y el espíritu del venezolano, porque no es posible que nos mantengamos impasibles ante la destrucción de nuestros valores culturales, virtudes y recursos naturales. Es inverosímil la capacidad de aguante que tiene nuestra gente ante la situación actual; situación inmerecida, que no tiene otra explicación que la incapacidad, la ineficiencia y la ineptitud, de quienes están en la administración pública, y por otro lado, el desamor por lo nuestro de una inmensa mayoría integrada por ignorantes, indiferentes e indignos traidores a la Patria. Repitiéndose las tres (I), que mantienen a Venezuela pisoteada y explotada desde hace siglos.

Es preocupante observar como muchos intelectuales; sobre todo los que utilizan la palabra pueblo como adorno a sus elucubraciones o líneas estratégicas por las cuales quizás se mantienen o los mantienen en espacios radiales, televisivos, prensa escrita y páginas de Internet; no son capaces de orientar a los venezolanos sobre el derecho que tienen a reclamar por lo que se está haciendo mal, con el mismo ímpetu que piden reconocer lo que se está haciendo bien o con el gran desparpajo conque llaman a protestar por la injerencia extranjera o los incongruentes argumentos de un grupúsculo que sólo le interesa recuperar sus indignos privilegios o mantener los que disfruta actualmente.

Algunos de los intelectuales a quien me he referido y responsabilizado, por la mansa conducta de los ciudadanos ante la inmerecida crisis actual; tienen su nombre escrito en mi "Como lo veo lo escribo N° 215" http://www.aporrea.org/ideologia/a217642.htm, y podríamos aumentar esta lista, si buscamos entre los venezolanos que difieren de los ideales socialistas o que simplemente tiene un pensamiento distinto de cómo se debería administrar el país, lo importante e indispensable en ellos es que por encima de su individualidad prevalezca siempre el interés y el amor por Venezuela, para que pueda ocupar el lugar que la providencia destino para ella.

Pero más allá de que estos asuman su obligatoria tarea, les pido a los que se encuentran claros en que una de las acciones a tomar inmediatamente, es la renovación de todo el estamento administrativo, que se aboquen a debatir sobre este tema a fin de trazar una estrategia que nos permita rescatar cuanto antes a la Patria, sin entregar nuestros valores e ideales. Porque en la simbiosis que se adelanta entre los que nos representan en el sector público y los que representan el sector privado, solo se vislumbra la entrega y la explotación, lo que dejaría como siempre al pueblo, en una situación peor, porque aunque no lo crean todavía puede existir algo peor.

Aprovechen aquellos talentosos escribidores a quienes leen una gran cantidad de personas, para tratar de despertar la conciencia sobre lo que está ocurriendo y el derecho a la exigencia de que se le dé un parao y se tomen las medidas pertinentes. Medidas que no va aplicar la actual dirigencia porque se encuentra encharcada por su participación o silencio cómplice en muchos casos de corrupción y pérdidas por incompetencia, y mucho menos la van a tomar, los que en el pasado hacían lo mismo que lo que están haciendo los de ahora.

Se necesitan hombres valientes, honestos y capacitados para tomar las riendas del país y sólo un pueblo con la convicción de que tiene el derecho y la fuerza suficiente para exigir a los Administradores del Estado (gobierno), la memoria y cuenta de su gestión en cualquier momento o la derogación de una ley injusta; podrá evitar que los inescrupulosos, indignos y traidores puedan hacer lo que le venga en gana con nuestra amada Venezuela. Ya lo decía Bolívar en la llamada carta de Jamaica, donde dejó claro lo que nos siguen aplicando:

"¡Cuán diferente era entre nosotros! Se nos vejaba con una conducta que además de privarnos de los derechos que nos correspondían, nos dejaba en una especie de infancia permanente con respecto a las transacciones públicas. Si hubiésemos siquiera manejado nuestros asuntos domésticos en nuestra administración interior, conoceríamos el curso de los negocios públicos y su mecanismo, y gozaríamos también de la consideración personal que impone a los ojos del pueblo cierto respeto maquinal que es tan necesario conservar en las revoluciones." Bolívar

Por esto hago un llamado a todos los que tienen un espacio de difusión o escriben en cualquier medio como Aporrea, para que se avoquen a tratar el tema sobre la Auditoria Publica Ciudadana, que no debe tomarse como apoyo a ninguna tendencia política, ni como ataque al actual gobierno, sino como un deber de todo aquel venezolano que siente amor por su Patria y que tiene el derecho de conocer cómo se han manejado los recursos que a todos nos pertenece. El que no crea en esta exigencia, debe poner en duda su venezolanidad y tener por seguro que sus padres y colegios fallaron en este importante aspecto, ojalá algunos reflexionen y traten de que sus hijos sepan reconocer que la Patria es el hombre y la mujer que la defiende de los que quieren pisotearla, manosearla o ultrajarla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2566 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular