Ellos no son Pueblo, y nunca lo serán

Esto será el quinto intento de escribir/completar un artículo para mandarlo a Aporrea en el último mes.

Me explico.

Ya que en estos momentos no tengo internet ni computadora, debo trasladarme a un café internet al pueblo más cercano, el cual no es tan lejos, pero donde la velocidad del internet es tan lenta que casi nunca me permite utilizar el correo electrónico oscarheck111@yahoo.com.

Por ejemplo, antes de empezar a escribir, me pongo a abrir mi correo, lo cual puede demorarse media hora en abrir (o más, o nunca abre), y después se pudiese demorar hasta una hora (o más, o nunca) para responder a un solo correo o mandar un solo correo nuevo.

Pueden imaginar mi frustración.

Bueno, aquí estoy otra vez, y mucho que decir, en particular sobre algo que escuché en la radio recientemente.

Ahorita, hace 30 minutos empecé a tratar de abrir mi correo, pero nada, todavía. Mientras tanto seguiré escribiendo este artículo, y espero que pueda utilizar mi correo cuando haya terminado el artículo. (Bueno, esto no ocurrió, y aquí estoy otra vez el día siguiente, tratando de nuevo.)

Sigo entonces --- en estas últimas semanas me mudé al otro lado del país, es decir, a la Península de Paria frente a Trinidad, a una pequeña parcela sembrada con topochos (cambur, banana), batatas, plátanos, y árboles de limón, naranja, guayaba, lechosa (papaya), y Flor de Jamaica. Por fin puedo sembrar otra vez (la última vez fue en los años 1970 en Barlovento) --- y también vivo cerca del mar, donde puedo ir a pescar para conseguir algunas proteínas y vitaminas.

Bueno, aquí en el campo donde vivo hoy, donde más de 90% de la población es de descendencia Negra esclava, aquí, así como casi siempre, no tengo televisor, y no tengo computadora ni internet, entonces mi única forma de recibir noticias es a través de la radio o los chismes.

Me sorprendió muchísimo --- y me dio cosa --- escuchar en la radio RNV (Radio Nacional Venezuela), una estación de radio del gobierno Revolucionario, a una persona que tiene un programa relacionado con el ámbito cívico militar decir algo como que cuando se habla del “Pueblo,” también se incluye a la gente de la clase media o la gente que vive en el Country Club, o algo así. El sabe lo que dijo.

Ahora, no sé si lo escuché o lo entendí correctamente, o si fue que el tipo lo decía en broma, o tal vez me lo imaginé, o posiblemente lo tomé fuera de contexto, pero quisiera mencionar lo siguiente al respecto.

NOTA: Lo siguiente no está completo, sino que así me salió desde el fondo me mi corazón arrecho.

¿Quien es Pueblo?

Pueblo es aquella persona que empezó a trabajar a los siete años de edad para poder comer pan de vez en cuando en vez de arroz todos los días, por el desayuno, el almuerzo, y la cena, mientras que veía a los egoístas de las clases media y ricas comer en restaurantes de lujo, botando comida como si fuera un privilegio de su clase “superior” y “blanca.”

Pueblo es aquella persona que sabe lo que es comer desde los basureros que se encuentran detrás de los restaurantes de lujo de las clases media y ricas.

Pueblo es aquella persona que conoce de primera mano cómo se siente ser marginado, burlado, atropellado, explotado, ignorado, y agredido por la gente que piel “blanca” de las clases media y ricas, por esos escuálidos, y por las instituciones gubernamentales y los bancos.

Pueblo es la persona que sabe trabajar de verdad, con su mente, corazón, y con las manos, es la que sabe construir casas, conectar la electricidad, hacer muebles, reparar carros, manejar busetas, hacer plomería, cortar pasto, pescar, cuidar ganado, sembrar, y cosechar. El Pueblo no solo sabe cómo hacerlo, sino que también lo hace, no se sienta allí como un “jefe,” como los ricachones, como los “estudiados” de las clases media (y sus títeres e imitadores), en su pupitre, o en su gran carro del año, dirigiendo pandero como un típico manejador de esclavos.

Para ser Pueblo hay que conocer el sufrimiento, la angustia, el hambre, la enfermedad no tratada, y la ridiculización, la marginación, y el maltrato por parte de la gente de las clases  media y de los ricos.

La gran mayoría de la gente de las clases media y ricas no conocen esto.

Nunca lo han vivido, y nunca lo vivirán.

Ellos son generalmente los que infligen el dolor, no son los que reciben el dolor.

Son los que, como todo cobarde, abusan (muchas veces inconscientemente por su “educación” o porque no les interesa un carrizo el projimo) del más débil, del más desposeído, del Negro, del Indígena, del Pobre.

Es casi imposible que una persona de las clases adineradas (incluso clase media regular) conozca de primera mano lo que es ser Pobre – así los indicó Jesucristo también, que sería más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico se deshaga de todos su bienes, o algo así.

Y aquí quiero aclarar que en muchas partes del mundo, incluso aquí en Venezuela, para un Pobre una persona de la clase media regular es generalmente considerada rica. Es decir, en la verdadera realidad la mayoría de las personas de la clase media regular son ricachones en comparación con los Pobres, quiéranlo o no.

Pregúntenle a cualquier verdadero Pobre.

Ahora, más allá de la distinción de clases y/o color de piel para distinguir quién es Pueblo, también existen otras personas que definitivamente no se les puede decir Pueblo, y esos son TODOS, absolutamente TODOS, clase media, ricos, o pobres, que han votado por los líderes de la oposición venezolana (oposición al chavismo), por esa violenta, egoísta, individualista, y capitalista oposición política que promueve abiertamente la opresión y la explotación del más débil, del Pobre. En este caso, aquí en Venezuela, el hecho REAL y verdadero es que la gran mayoría de los que votaron por los líderes de la oposición venezolana son personas de las clases media y adineradas, y por “casualidad” también son en su mayoría personas de color de piel más blanca que negra.

El Pueblo no perpetúa o promueve intencionalmente, así como lo hace la oposición venezolana, el egoísmo, el individualismo, la opresión y la explotación del más débil, sino que promueve la cooperación comunal, el ayudar al prójimo, el compartir, el amor, y la solidaridad, así como siempre lo han hecho los Pobres del mundo.

Entonces, se pudiera concluir que generalmente, la gente de las clases media, y los ricos, no son Pueblo.

Repito, ellos no son Pueblo, y nunca lo serán.

(N.B. Por fin puede utilizar mi correo electrónico al cambiar el “setting” a email básico.)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2512 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a195887.htmlCd0NV CAC = Y co = US