El golpe mediático avanza

El libreto desestabilizador y violento puesto en práctica en Ruanda continúa en pleno desarrollo en Venezuela, con su actor principal Henrique Capriles Radonsky, apoyado por los medios impresos, radiales y televisivos, que día a día con sus titulares y sus noticieros calientan la calle y alimentan más el odio que el derrotado candidato inocula en cada declaración que hace, con el ritornelo de que ganó las elecciones y se las robó el gobierno. Esta descarada mentira cada día enloquece más a los ya disociados psicóticos de todos los años de revolución. A esta campaña se han sumado las redes sociales en manos de delincuentes que avivan la llama fascista que se recorre teléfonos, computadores y todo lo que esté al alcance de esta tecnología.

Las aparentes cantinfladas o inconsistencias en las declaraciones de Capriles Radonsky, no tienen nada de casual y m ucho menos de inocente. Se trata de estrategias para confundir a los receptores del mensaje y eso forma parte del programa que le ha preparado JJ Rendón como sicario mediático del Departamento de Estado para crear el clima de desestabilización y crispación en el país, en busca de la confrontación civil para luego justificar la intervención militar extranjera, con la cual están comprometidos el candidato de la ultra derecha y la mal llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) o Mesa de la Ultra Derecha, que está trabajando para llevarnos a la guerra civil.

Frente a esta actitud criminal de quienes no tienen proyecto de país que ofrecer al pueblo, de quienes no tienen patria, porque hace mucho que renunciaron a su origen y solo quieren el territorio con sus recursos para entregarlo al imperio, mediante la subasta entre transnacionales, tenemos que ejercer el poder para frenar esa loca carrera del fascismo en nuestra patria. La guerra de cuarta generación que han desatado con miras a confundir al pueblo de a píe, está dirigida a capitalizar las contradicciones en algunos sectores de la sociedad, que todavía no han internalizado la significación del proceso frente al capitalismo y lo que representa un avance del nazismo en Venezuela y por eso piensan que la revolución bolivariana no es más que un gobierno y que se puede cambiar por otro, si nos falló en el suministro de agua, aunque nos haya dado alimentación, vivienda, salud, educación y protección integral para toda la familia.

Por eso el dia 15 de abril, cuando el irresponsable fascista y derrotado candidato llamó a cacerolear,vimos a personas, que cuando llegó la revolución eran analfabetas, vivían en ranchos y hoy dia viven en viviendas dignas y son profesionales, gracias al proceso revolucionario, sumándose al cacerolazo.

Estamos cansados, lo hemos repetido hasta la saciedad que no basta con entregar viviendas dignas y bien equipadas a personas que no tienen conciencia de lo que eso significa, sino que únicamente son presa de la emoción por la sorpresa de lo que jamás esperaron, pero que por esa misma razón, lloran y saltan de alegría en ese instante, pero como su acero no ha sido templado, caen fácilmente en la red de un mentiroso embaucador de oficio, como el candidato de la derecha, que le ofrece mejorarle esa vivienda y homologársela a las mansiones del Country Club. Es un revolucionario de emoción, que vive de ilusiones y no tiene conciencia de clase, porque no nos hemos ocupado de enseñarle, que ese beneficio solo lo puede tener en revolución y que la revolución, no es la letra de una canción que se aprende para cualquier ocasión, sino que se trata de un compromiso que se lleva en el corazón, porque allí está el futuro de nuestros hijos y demás generaciones venideras.

Somos fastidiosos si, con el tema de ka formación ideológica, de avivar la fragua en la calle para templar el acero del pueblo, pero es que a nuestro humilde entender es la única manera de formar a la mujer y al hombre nuevo, que han de construir la patria grande, solidaria , amorosa bonita y socialista. Eso no lo vamos a lograr con revolucionarios de emoción. No. Y mil veces no. La revolución se salva solo con la conciencia de clase, profunda y arraigada en el corazón de un pueblo educado para el socialismo.

En este mismo tenor hemos criticado la forma como se desvirtuaron las misiones educativas y la propia Universidad Bolivariana de Venezuela, que en muchos estados han sido puestas en las manos menos adecuadas. Encontramos una misión Ribas y una Misión Sucre, en manos de personeros que vienen con los vicios de la IV República y han hecho de ellas una piñata para repartírsela entre sus amigos, familiares y allegados, que van a las aulas de clase con las mismas herramientas de la educación positivista de la IV República y, con su corazoncito, adeco o copeyano, que le impide hablar claro a los participantes, a quienes solapadamente les inducen que: “Hay un camino”. Eso lo vemos también en las aldeas universitarias y en la UBV, donde docentes prohíben que se discuta en el aula la actualidad política y mucho menos que se mencione la revolución bolivariana, porque en su mayoría son disfrazados, que no se han ido al Norte, porque tienen la manguangua de un salario bueno sin mucho compromiso o porque se fueron en las primeras de cambio, y cuando el sueño americano se les convirtió en pesadilla se regresaron y optaron por montarse la camisa o la gorra roja. Eso no puede seguir ocurriendo.

En el caso de la UBV de Ciudad Bolívar por ejemplo intentaron quemar las unidades que donó el gobierno a esa casa de estudios. Quien sea sospechoso de ser siquiera rosadito, no entra como docente allí aunque tenga el currículum que tenga y lo decimos con conocimiento de causa.

Allí no está permitida la discusión abierta del socialismo del siglo XXI, ni la revolución bolivariana. Esto dicho por camaradas que están allí agazapados, para evitar la persecución, porque es que desgraciadamente en esta revolución tenemos el gobierno pero no tenemos el poder.

Ya es hora de rectificar, de hacer uso del poder y emplear a fondo a Conatel. En Ruanda, por la matanza de tuczis, azuzada por una campaña parecida, fueron cerrados periódicos, emisoras de radio y televisión y hay periodistas y propietarios de medios, pagando cadena perpetua. Es tiempo también de fortalecer la sociedad socialista, mediante la educación revolucionaria del pueblo, para que no se deje confundir y tenga herramientas para enfrentar al enemigo, porque esta presión, esta incertidumbre, que están alimentado dia a día los golpistas de los medios de difusión, de la cúpula corrupta de la iglesia católica y la canalla oligarquía fascista, no es casual, ni temporal, esto es para largo, porque el gobierno mediático avanza.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2812 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: