Renny Ottolina, el político

Llevaba implícita en su carismática personalidad la iniciativa propia, pero antes bien ensayada. Las reglas universales del buen comportamiento ciudadano fue su bandera enarbolada, cuando apenas daba asomos en su corta y abortada carrera política; ya que era de tantos quilates su integridad, que los mezquinos vientos de la complicidad de un viejo orden no le sostuvieron su vuelo.  

Que Renny tan sólo vendía por televisión productos de la cesta neoliberal, ¿Cuál es el problema? Si lanzara yo la primera piedra, mal podría rasgarme las vestiduras de moralista, sin percatadme que alguna vez vendí o no como mercancía de tercera mi conciencia al mejor postor.

Que Renny Ottolina fue o no en vida un burgués, ¡pero de avanzada! Algunas mujeres y hombres, que antes de ser héroes de una epopéyica gesta, cubrían su indiferencia con el manto de seda aristocrático; y un buen día sensibilizaron las fibras de sus pareceres, cuando escucharon y entendieron que el quejido ajeno provenía del tejido de su propia carne. 

Es que la figura conceptual y política de Renny Ottolina no surgió de las páginas marxistas. Renny nació del útero capitalista que también pare vidas, pero, más adelante las desecha. No obstante, a Renny le hubiese tocado derribar los paradigmas que le nublaba la visión a un pueblo que, cada cinco años para sufragar tan sólo se limitaba a una romería, un pito y una gorra blanca o verde. Hasta allí le era permitida su participación en la vida sociopolítica del país.  

Renny con frecuencia viajaba por otros continentes con dinero de su propio bolsillo bien ganado, no sólo de placer, también para ampliar sus conocimientos y desarrollar su capacidad creativa, que para bien o mal, bastante nos deleitó.  

A Renny le tocó aquella vez encauzar el inicio de su proyecto político por una de las sendas más abruptas, donde pocos triunfan y muchos perecen. 

A solas y en silencio multiplicó su dolor de padre. Al igual que multiplicó su alegría y el orgullo de ser cada día más eficaz y más  venezolano.  

Renny Ottolina, quizá un día hastiado de ver a los toros desde la barrera, osadamente y sin muleta optó por lanzarse al ruedo, en busca de una nueva faena en su duro y disciplinado trajinar; que más que la necesidad de dejar una huella en el tiempo, de algún modo pudiera alimentar a una inquietud latente, que poco a poco moría de hambre en lo más profundo de su corazón.

Pero, el derrotero destino de la vida le propinó senda cornada mortal.

San Joaquín Edo. Carabobo

julio.cesar.carrillo@hotmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6789 veces.



Julio César Carrillo


Visite el perfil de Julio César Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Carrillo

Julio César Carrillo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad