La cultura el grave vacio de la revolución bolivariana

La terrible formula de una dirigencia inculta y una masa de artistas apolítica ha generado un estancamiento en este sector tan vital para la creación de una sociedad nueva con valores humanistas y de transformación social.
Los presupuestos asignados para el ministerio, secretarias, direcciones y consejos comunales dejan mucho que pensar acerca de la estima que por la cultura sienten.
A nosotros no nos extraña, porque aun la visión se reduce a una agencia de festejo que promociona eventos y a la quijotesca lucha de movimientos culturales de izquierda que languidecen tratando de derrotar al monstruo cultural de la derecha que impone su lógica de mercado y que arrodilla a los que por convicción sueñan con combatir esos paradigmas financiados por la CIA que hoy por hoy, nos colocan a la cabeza de embarazo precoz y otros fenómenos sociales.
En este orden de ideas, no se escapa, el comportamiento que define el nivel cultural, la corrupción por ejemplo, se instauró como un modelo a seguir, la alimentación que nos impusieron, tiene toda la imposición de la cultura de la importación, hoy en día somos unos comedores de trigo, alimento que sencillamente no lo producimos, esto sin olvidar la cantidad de fechas especiales que se inventó el comercio ruin para mantenernos en constante consumos de cosas que en el fondo no son prioridad para nuestras vidas, tanto es así que ahora sin darnos cuenta, se nos coló el Baby shower, haloween, el espíritu dela navidad y la incesante manía de operarse las senos, las nalgas, los labios para confirmar la visión machista de un sistema económico como el capitalismo que asume a la mujer como un objeto o una mercancía, al caso es lo mismo.
La nueva asamblea nacional entregó a la oposición ambiente, familia, ciencia y cultura, imaginamos que fue bajo la premisa que eran las menos importantes y que por lo tanto le habían metido un gol a semejantes ambiciosos, que error tan inmenso, la sola entrega de esas comisiones, refleja una actitud cultural mediocre que incluso se reproduce metabólicamente en las ausencias de las mesas de cultura de los consejos comunales que nunca está conformada y que generalmente cuando se conforman quedan en manos del stylista de la esquina, que sueña siempre con hacer un desfile de moda con las carajitas del barrio para ponerlas a modelar y adoctrinarlas en la sub-cultura de la oferta y la demanda sexual, no es una exageración, lo hemos visto con nuestros propios ojos.

Ahora para llenar el vacio que este tipo de acciones generan quedamos en manos del mercenario maestro Abreu, personaje siniestro y positivista que se aprovecha de la falta de argumentos culturales de nuestra dirigencia y que amparado en un programa “social” nos debemos sentir orgulloso que en los más caros teatros del mundo Dudamel represente al gobierno socialista y a la Rolex al mismo tiempo y nadie se atreve a decir nada, (por lo menos en las altas esferas del poder) porque es un sacrilegio, porque vendieron la idea que los niños que allí tocan, eran chupa pegas de las calles, que al escuchar las melodías de Vivaldi, soltaron el tabaco y dejaron el mundo de los vicios, entonces pregunto ¿ Con grandes grupos de Danzas, mimos, estudiantinas, entre otras aéreas del arte, no se puede cultivar a un niño en valores humanistas? Lo que sucede en el fondo es que Dudamel es el anzuelo para hacer delirar a los padres que sueñan algún día llegar a tener el prestigio del insigne delfín del señor Abreu.

Necesitamos arte y cultura para emancipar a nuestro pueblo, pueblo que en navidad salió desesperado a comprar, olvidando lo que siempre sucede, que en Enero quedan ahogados financieramente, mientras los comerciantes y su red de seducción macabra, se comparten la ganancia de lo poquito que el pueblo explotado reúne en el mes de Diciembre, son tan organizados que tienen una película anglosajona “Greench” se llama, filme retocado para manipular a las nuevas generaciones y así construir al pendejo del futuro. ¡Que arrechos son los tipos!

Amigos diputados una vez más nos entregaron, por eso nos reuniremos todos los colectivos de Venezuela en la ciudad de valencia el 28 y 29 de enero, para sacar nuestro manifiesto que ya respira en la calle: “Sin cultura revolucionaria, no hay socialismo” no joda.

guilleviz72@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5484 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Misiones Sociales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular