Se salvaron por un pelo los tontos

El Turquito y el Cazador Furtivo, dejaron el pelero y casi sin cuero cabelludo a más de un disociado. Panita, he allí un ejemplo claro de cómo una caterva de malandros bien vestidos y dueños de una televisora le mete mano, le mete los deos (Dame pa´ Matala dixit) en el bolsillo a los mismos que creen fervientemente que son adalides de la libertad de expresión y de las garantías democráticas ¡Pendejos, ni siquiera cumplieron con las garantías financieras! Federal embarque del que se salvaron.

No cumplieron en muchas oportunidades con el encaje legal, pero con sus cuñas de coco pelaos, de vaina no les encajaron güirisnei y medio. Ustedes juraban que tenían los reales a la vista y disponibles en cualquier momento porque les aparecía el monto en las libretas y en los estados de cuenta, pero muchas veces debieron pasar horas en una cola esperando las remesas de dinero para retirar o cobrar un chequecito. Seguramente en esas colas, junto a otros disociados, hablaron peste de la revolución, sintiéndose seguros en las guaridas de los pillos que estuvieron a punto de afeitarle hasta los sobacos. Usted iba trotando a la esquila y el gobierno pendiente de que no lo jodieran.

Guárdese la señal de costumbre para Cloacavisión, canal golpista reincidente, alebrestador de furias fascistas, ocultador de la verdad popular, anfitrión de postín de especuladores y alcahueta de infames. Montaron un sainete para hacerles creer que se trataba de una retaliación política y lo angustiaron diciéndole que su plata estaba en peligro. Bueno, si estaba, hasta que intervinieron esa vaina.

Cuando vaya a retirar sus reales el 25 de este mes, hágalo con humildad, deje la ira en el fondo de un barranco, no maltrate a los funcionarios ni a los panitas periodistas, si no puede dar las gracias de viva voz, al menos hágalo con un gesto y esta vez sí, siéntase alegre como en la propaganda, de que lo vean venir del Federal porque el Gobierno Revolucionario del Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, óigalo bien, no tiene ni un pelo de tonto.

Mi intención no es hacerte sentir mal, lejos de eso, estoy contento de que tu dinero esté a salvo. Pero si estos malandros y su jauría mediática te hicieron sudar frío por momentos, indaga sobre las historias de terror que vivieron familias enteras hace dieciséis años, donde la desesperación llevó a no pocas personas al suicidio. En esos tiempos el gobierno era un compinche más en la cadena de crímenes contra el Pueblo y solo salvaron sus churupos quienes tenían “contactos” con aquella mafia financiera.

Nada querido escuálido, La revolución te salvo de la trasquilada. Cambia el disco duro y esta vez cuando te eches los güisquis, dale gracias a Hugo Chávez, el de Sabaneta de Barinas.

Aunque no lo creas, yo cargo mi espinita. Con todo gusto me afeitaba el coco si hubieran agarrado a uno de esos truhanes, tan solo para esperarlo a la entrada de la cárcel y decirle sonreído: ¡Tú como que vienes para el Penal!

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2803 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor