Gestión de los comunicadores sociales comunitarios para prevención de la pedofilia en las comunidades

Se viven tiempos de grandes cambios sociales que amenazan la convivencia dentro de la familia y la sociedad que imponen el accionar de todos los actores sociales en la promoción y búsqueda de estrategias comunicacionales comunitarias que permitan prevenir y minimizar los riesgos que tienen niños, niñas y adolescentes de ser objetos sexuales de adultos pedófilos a través del internet.

Los medios de comunicación pueden contribuir en la lucha contra la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, sensibilizando a sus lectores/as, radioescuchas o televidentes para la toma de conciencia sobre los derechos de las personas menores de edad , visibilizando el problema como delito, para que las personas dejen de verlo o ignorarlo como a un paisaje repetido y poniendo el acento en su carácter ilegal, rompiendo mitos y estereotipos que contribuyen a perpetuar situaciones de vulnerabilidad de la victima, analizando la explotación sexual como problema social, cultural, económico y legal y no solamente como nota roja.

La pedofilia, representa en este momento un tema muy álgido, de gran importancia en el ámbito mundial y nacional, la cual se encuentra en un proceso donde, niños, niñas y adolescentes juegan un papel preponderante dentro de la sociedad, así como existen en el entorno sociocultural una serie de elementos que ayudan a que este flagelo se desarrolle, es por ello que los medios de comunicación social, el internet y otros medios con tecnología de punta son importantes.

Las diferentes formas de dominación que se observa en todo el mundo, tienen actores y móviles muy variados, cada uno de ellos se desarrolla a partir de los distintos contextos sociales en el que el individuo se desenvuelve tales como la familia, la escuela, los amigos que frecuenta. El contexto social extendido no solo como intercambio de experiencia sino de sentimientos, emociones, valores y actitudes. Venezuela no escapa a esta realidad la cual mayormente es manifestada contra los más vulnerables, en este caso niños, niñas y adolescentes. Cabe destacar que el abuso no se presenta solamente de forma física, también podemos mencionar la intimidación visual, auditiva y psicológica, las cuales se ven favorecidas por el uso y abuso de las redes sociales en el ámbito infantil y juvenil y es de estos medios de comunicación de masas alternativos de los cuales se aprovechan los pedófilos para atraer a sus víctimas.

La pedofilia es una práctica que se había conservado ignorada por la mayoría en nuestro país ya que no era un tema que se discutiera con facilidad entre los miembros de la familia y mucho menos a nivel comunicacional en gran escala, de igual forma no existen programas gubernamentales y educativos destinados a prevenir esta situación.

Hoy en día nos encontramos con pedófilos en las escuelas, la iglesia, centros deportivos entre otros, los cuales nunca hubiesen sido revelados sino se estuviesen gestando cambios en la forma como se difunde la información actualmente en Venezuela. Es por ello la importancia que tienen los comunicadores sociales dentro de una comunidad, ya que son los principales impulsores de medidas de protección infantil para ayudar a salvaguardar el bienestar de los niños, niñas y adolescentes de nuestras comunidades sobre todo las más desprotegidas. Ya que son los más expuestos a la violencia, la venta, el tráfico, el abuso sexual y la explotación durante el confinamiento debido a la pandemia de coronavirus COVID-19.

La importancia estratégica de los medios de comunicación para la transmisión de valores y normas de convivencia es indudable en la sociedad globalizada de hoy, su papel es tan fundamental como el de la familia, la escuela o la comunidad y de ahí que consideramos que también es fundamental su papel en la prevención y eliminación de la explotación sexual. De esta manera, un cambio en la tradicional percepción y el lenguaje sobre esta problemática, asociado a un cambio de enfoque sobre la responsabilidad de la explotación y su dimensión delictiva son urgentes. En este mismo contexto, debe superarse también, de una vez por todas, la principal tendencia hacia la utilización de imágenes de las víctimas para ilustrar las notas periodísticas sobre este tema.

Brindar un análisis crítico e integral de la situación de la pedofilia a la sociedad es un aporte muy importante de los medios de comunicación, quienes además, pueden ayudar a instar y acelerar la respuesta institucional frente al problema, así como a informar y educar directamente a la población. Si los comunicadores sociales están bien capacitados o informados sobre estrategias adecuadas y respetuosas de los derechos humanos dirigidas a la prevención y eliminación de la pedofilia, así como la explotación sexual en niños, niñas y adolescentes, tienen la posibilidad de informar a los diferentes sectores, familias, al igual que el resto de la población, los comunicadores sociales, pueden ser catalizadores para propiciar una respuesta más efectiva ante la colectividad, la forma en que los medios de comunicación presentan y analizan el problema así como los retos existentes de los diversos sectores e instituciones para detener y prevenir el problema que atañe hoy en día a nuestros niños, niñas y adolescentes.

 

nilkape14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter