Algo huele a podrido en Dinamarca

Mas de dos mil presos políticos en Copenhagen por protestar contra la barbarie capitalista que se lava las manos ante el desastre climático mundial desenmascarados en la cumbre tras haber intentado apresurar acuerdos sin esperar el debate de los más de 190 países invitados. En la calle multitud de jóvenes caen todos los días a golpes de la policía danesa defendiendo el “orden establecido” mientras la tierra sufre el mayor caos habido y por haber en toda la historia de la humanidad.

Claro que parafraseamos a Shakespeare para escribir el título de este artículo de protesta contra el capitalismo satánico encubriendo sus destructivas metodologías contra el ambiente y por ende contra la humanidad que vive en la tierra. Hamlet, la obra de nuestro autor inglés tiene esta frase que para nosotros hoy es LAPIDARIA.

Algo huele a podrido en Dinamarca, y es la mierda capitalista capaz de sacrificar un niño cada cuatro segundos en el orbe planetario de hoy, mientras la burguesía sueña con Blackberry, Coca Cola, Niké, Nestlé, Colgate, Sony, que es el mundo fantástico de las marcas, de los códigos de barra, que marcan el precio, la mercancía innecesaria, la alienación y la enajenación colectivas. Simultáneamente la mitad de la población (tres mil millones de almas) vive con diez mil bolívares al día. Más de mil millones no tiene accedo al agua potable, se multiplica la producción de armas y drogas, y nadie para las guerras en el mundo globalizado de hoy…

Algo huele a podrido en Dinamarca, y es el egoísmo satánico de los poderosos que creen que con el oro gobernarán al mundo, imponiendo el hambre a la multitud, para someterlos a su antojo, hambre y enfermedad, como dos demonios al servicio del capitalismo, sólo para destruir la mitad de la población mundial, indispensable para sostener al sistema. Indios y campesinos del tercer mundo, por ser dueños de la tierra, son el objetivo de los burgueses, destruirlos donde quiera que estén, la misión para asegurarse de la propiedad del suelo. Luego DESERTIZAR para convertir el alimento en oro, transmutar, en esa alquimia diabólica el pan en dinero.

Algo huele a podrido en Dinamarca, y es la avaricia de los ricos, incapaces de compartir lo que la tierra generosa ha dado a todos sin exclusión, pero que ellos han PRIVATIZADO convirtiendo la propiedad en ROBO.

Algo huele a podrido en Dinamarca, la codicia de los pocos, enfermando a los pobres de falsas necesidades, y convirtiendo al mundo en una máquina de muerte. El clima mundial aumenta de calor gracias a la inhumanidad de los menos y genera más pobreza, enfermedad y muerte en la mayoría. Ecocidio, genocidio, extinción de especies animales, contaminación de las aguas oceánicas y del aire, capa de ozono, pandemias, tala y quema de bosques, desertización del Amazonas, en resumen, destrucción de la humanidad a través de la destrucción de la Tierra.

Algo huele a podrido en Dinamarca, la mayoría estamos unidos contra el modelo satánico que es el capitalismo, es hora de actuar y hacer la revolución por todas partes, sin que quede nación sufriendo de las injusticias de semejante irracionalidad.

¡VENCEREMOS!

Mforti9@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3368 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a91917.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO