Obama y la política Exterior Norteamericana. Cuestión de Estilo

   En la cultura estadounidense, los valores más importantes son el dinero (el poder de su economía), la seguridad (el poder de sus Fuerzas Armadas), la imagen (el poder de sus medios de comunicación), la ideología (el poder de su ideario de capitalismo democrático y de Destino Manifiesto) y su Política exterior (argumentos para las relaciones con terceros). Se trata de un Estado que domina las relaciones internacionales a través de su peso económico, sus fuerzas de seguridad, su proyección de imágenes y su ideología. Un pueblo dominado por los mismos, el más ideologizado de la tierra. 

   Desde su proclamación como candidato Demócrata  a la presidencia de los EEUU, pasando por su arrollador triunfo en las elecciones presidenciales de ese país; hasta llegar a los primeros cien (100) días del mandato de  Barakc Obama, es mucha la tinta que se ha gastado en un incontable número de artículos, ensayos periodísticos, literarios, etc. Donde el mayor peso de ese trabajo se ha llevado a cabo en el tema de la política exterior norteamericana; es decir como será llevado este tema por el Sr. Obama y su equipo de trabajo. Para mi Craso Error y ganas de gastar tinta en causas perdidas.

   Por qué digo Esto?, Razones las hay. « Pese a la mejor voluntad que tenga el inquilino de la casa blanca, también tiene límites de acción. ». La forma de ver los asuntos internacionales por la diplomacia estadounidense no apareció de golpe ni por una inspiración repentina. La Política exterior Norteamericana está basada en el espíritu de la Doctrina Monroe. Por lo que hay razones inequívocas para pensar que el aporte del primer presidente Afroamericano del país cuna del imperialismo en lo que a política exterior se refiere es solo cuestión de estilo. Algo así, como que la familia presidencial deba tener un perro presidencial, lo importante es el perro no un loro o un oso, etc.; a los Obama les toca por cuestión de estilo escoger la raza y ponerle su nombre.

   La Doctrina Monroe se sintetizada en la frase “América para los americanos”. En un principio, dirigida principalmente a las potencias europeas con la intención de que los Estados Unidos no tolerarían ninguna interferencia o intromisión de las potencias europeas en América. En particular, si se considera que la nación más poderosa del mundo convirtió la reivindicación de James Monroe, ‘América para los Americanos’, en el credo de su codicia: ‘América para los Estados Unidos’, lo que contribuyó a la creación de actitudes culturales entre dominante y dominado que los años se encargaron de enraizar. Con las vaivenes de la geopolítica mundial. Esta ha tenido que ser reactualizada constantemente y actualmente se basa en los siguientes principios:

• Nuevo soberanismo: las reglas internacionales son buenas mientras no afecten a Estados Unidos (así, se acepta que un tribunal internacional juzgue a Milosevic pero no que pueda encausar a norteamericanos).

• Voluntad fundamental de mantener un mundo unipolar en que EE UU no tenga competidor que le pueda igualar.

• Convencimiento de que grupos terroristas reducidos pueden fácilmente obtener armamento químico, biológico o nuclear, con el que infligir destrucciones catastróficas.

• Sentimiento de superioridad moral de Estados Unidos, al menos en relación a las posiciones que se pretenden combatir.

• Militarización de la política exterior.

• Unilateralismo, entendido como la determinación a actuar en solitario o a decidir sobre las actuaciones conjuntas con aquellos países que acepten cooperar en la misión.

   Como garantes del fiel cumplimientos de estos principios y guías de la política exterior del imperio están los representantes de cuatro a cinco familias del status y de seis a ocho de las actualmente llamadas Contratistas de Seguridad.

   Si le damos un vistazo al acontecer mundial y le ponemos la lupa a la actuación Norteamericana en los diferentes escenarios; veremos que todo sigue igual con Obama. No basta con que tengan al primer presidente negro para que la política exterior cambie, Canbiara el estilo siquiera.

   En cuanto a la invasión de cualquier país señalado por ellos como país forajido eso parece no tener fin. Yo creo que Obama también la continuará en la línea de Afganistán e Irak; donde los bombardeos inclementes donde swe involucra a civiles parecen ir en aumento, porque, según mi opinión, la política exterior norteamericana no se hace sobre las cabezas de los partidos políticos. No tienen mucho de importante cual gobierne ya sean demócratas o republicanos. Por eso, cuento con que los ataques van a continuar.

   Lamentablemente, Obama también va a tener una posición muy dura con Irán. Si bien anunció que primero mantendrá conversaciones con los iraníes, eso no quiere decir que no vendrá un bloqueo de Irán. Según Obama, EE.UU. tiene la obligación moral de parar a Irán, aún cuando exista sólo una lejana posibilidad de que éste fabrique bombas atómicas. Pero, ¿acaso pararon a Paquistán? ¿Pararon a India? ¿Impidieron que Israel fabrique una bomba (atómica)? ¿Por qué tratándose de Irán es algo tan importante? Pero Obama ya ha fijado su posición (la del libreto) al hablar sobre política exterior frente a los internacionalistas (frente a los hombres que están detrás del partido demócrata y del partido republicano, Los Dueños del Valle; quienes dictan las pautas a ser seguidas por el circo (llámese gobierno de turno) ).

   En cuanto al caso de los Palestinos. Aquí no esperen ningún cambio digno de mención. Obama no va a tener mayor comprensión para con los palestinos, así les emboce una gran sonrisa con su cara de pendejo bien administrada. Tal vez hará algunas declaraciones de la boca para afuera, pero si a Israel no le viene bien, no va a pasar nada.

    Una de las paradojas curiosas y desafiantes en esta hora de la política mundial de la era Obama, es que mientras Estados Unidos persiste en su actitud imperial –en medio de una fenomenal crisis financiera originada en su economía y pretendiendo expandir la “guerra contra el terrorismo” mediante otro frente de batalla en Pakistán– en América Latina, su tradicional “patio trasero”, se agrietan sus posibilidades de dominación.

   El avance comercial de China en América Latina es cada vez más elocuente. Rusia parece decidida a retornar a la región en clave militar; esta vez a través de Venezuela. Irán se proyecta diplomáticamente en América del Sur y Centroamérica. Sudáfrica incrementa su vinculación política con Sudamérica. India se asoma a Latinoamérica. Los cinco –Beijing, Moscú, Teherán, Pretoria y Nueva Delhi– procuran, como proveedores en unos casos y como consumidores en otros, reforzar los lazos en materia energética en un contexto global de revalorización de los hidrocarburos y de mayor pugnacidad alrededor de su control. Europa, retraída y extraviada, no parece inclinada a fortalecer los contactos birregionales, aunque ha incrementado la venta de armas a Brasil y Chile, convirtiéndose en el período 2003-07 en el principal abastecedor de armamento para ambos. El reciente acuerdo entre Argentina y Brasil (febrero de 2008) en materia nuclear le permitiría a Europa (por ejemplo, a Francia) asociarse en este frente con los dos países del Cono Sur. Por su parte, un Japón más confiado luego de superar años de recesión, torna incipientemente a mirar a América Latina, según recientes pronunciamientos oficiales.

   A estos actores estatales hay que sumar la variedad e intensidad de lazos de actores no gubernamentales (partidos políticos, organizaciones civiles de diversa índole, movimientos anti-globalización, comunidades religiosas, grupos transnacionales criminales, entre otros) con Latinoamérica. Frente a todo lo anterior Washington no ha podido hacer mucho por impedir, neutralizar o revertir este despliegue versátil de múltiples actores extra-hemisféricos.

   En mi opinión, habrá cambio de táctica para América Latina, el cual se va a dar en los medios; como sucede con el enamoramiento cubano aunque persista el bloqueo. Washington desistirá del empleo de intervenciones armadas en América Latina para acercarse a sus vecinos y mantener su influencia en la zona, a través de la cooperación tratando de desquebrajar la influencia y el avance del Socialismo del siglo XXI, pregonado  por el presidente de Venezuela: Hugo Chávez.

   Con Bolivia, por ejemplo, cuyo presidente, Evo Morales, sufrió recientemente una nueva tentativa de asesinato. Hecho inédito: en declaraciones del primer presidente mulato de Estados Unidos, al primer presidente indígena del país andino, Washington se distanció y repudió el ataque, como siempre siguiendo el libreto aunque estén en ello hasta los tuétanos.

   A manera de conclusión de todo lo dicho, sostengo la idea de que el cambio en la política de EE.UU. se dará debido solo debido al debilitamiento paulatino y creciente del sistema capitalista norteamericano y no, como piensan muchos, a su robustecimiento o al cambio de presidente. El papel asumido por ese país en su política exterior de crear condiciones de inestabilidad política en el mundo para justificar todo tipo de intervención militar y la acción de regulador y juez, es debido a que se le ha agotado su capacidad económica y financiera para ejercer la hegemonía tolerante que tenía. Se seguirá aplicando el libreto de la doctrina Monroe actualizado: el de los conflicto de baja intensidad (LIC), la Doctrina Reagan, la Doctrina de los rogue states y las operaciones diferentes de la guerra (OOTW) y entes como la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), seguirán funcionando como brazo ejecutor de la esta doctrina.

  Pienso que la estrategia de tener una buena relación, pero con cierta dominación, va a seguir porque finalmente, Estados Unidos es una gran potencia y eso siempre dicta un poco las actitudes. Los grandes países, tienden a sentirse con más de derecho que los pequeños, aun cuando cambien de presidente; todo es cuestión de estilo.

 

Oscarmartinez63@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2233 veces.



Oscar Martínez.

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: