“50 años sin libertad y democracia, aún sigo vivo”

Recuerdo que cuando en la clase de Constitucional se trataba el tema de democracia, se llegaba a la conclusión que había más supuestos, tantos objetivos como subjetivos para estar hasta el fin del curso discutiendo del mismo tema, y si por casualidad alguien mencionaba la palabra libertad, ahí mismo se transformaba el aula en una pequeña sesión de replicas y contra replicas. 

Todo terminaba en una tregua en el aprendizaje, dispuestos a romper con la misma en caso si existiese la necesidad de volver tocar el tema, pues al final entendíamos que como conceptos, pueden ser moldeados al pensamiento humano, cuando digo pensamiento humano, pienso en el ser humano con sentido común y visión práctica y consecuente con la historia. 

Cuando en 1789 se enarbolaron las consignas, libertad, fraternidad e Igualdad, nadie se imaginaba que esos conceptos sirvieron como catalizador del modelo burgués al capitalismo y por tanto el naciente sistema se proclamó como único representante y protector de la “verdadera democracia y libertades plenas del hombre”.  

Hablar de libertad y democracia en Cuba es bastante complicado, sí, lo digo con toda sinceridad. El cubano ha adquirido en todos estos años de Revolución una cultura increíblemente aguda y puede que te encuentres en situaciones bastantes difíciles cuando por hacerte el conferencista, te ganes unas cuantas preguntas de tus oponentes u oyentes. Puede que hasta un niño te ponga en situaciones difíciles. 

En realidad hay quienes han llevado este concepto a lo subjetivo e individual y se olvidaron de moldearlo con necesidad práctica del hombre de alcanzar su libertad colectiva, enmarcada en una democracia sino perfecta, por lo menos solidaria. 

Digo esto teniendo en cuenta las cientos y tantas  voces que se alzan en España y de vez en cuando en República Checa y claro no faltaba más, en la Florida, para que el “régimen dictatorial cubano”  libere a los “presos políticos” permita “plena libertades de expresión” y “elecciones libres”. 

Es decir que por fin todos nosotros tengamos la maravillosa posibilidad de ver en la TV cientos de canales de violencia y sexo, y muchos programas de glamour y chismes, donde un asesino se jacta de matar, o algo sin precedente, un “pastor de Iglesia” pedir el magnicidio de un presidente. 

De vez en cuando ir a casa de prostitución o Strip Tease, claro tener mi arma de fuego para defender mis derechos, hacer uso de mi racismo xenófobo en plena vía pública, darle de vez en cuando una limosna a algún niño desamparado, entrar en la ola politiquera y disfrutar de diez o más partidos políticos en plena campaña, y no ir a votar pues en definitiva ninguno satisface mis necesidades. 

Quizá me haga mafioso y controle toda la producción de Ron o mejor todavía ver como me expulsan del trabajo por pensar distinto al jefe, y entrar con mi arma en la mano, todo decepcionado y hacer una carnicería en mi centro de trabajo.  

A lo mejor disfrutar de un buen robo para pagarme los  estudios pues la remota suma de 1000.00 Euros, para matricular en la facultad de derecho de la Universidad tal o más cual de España sería imposible tener. 

O algo mucho mejor, vivir de huelga en huelga exigiendo mis “derechos laborales” aunque me pase toda la vida sin ganar nada, ah, lo apotioso, poder agarrar mi pasaporte e irme de viaje a Hawai en mis vacaciones, sin importarme un bledo si Palestina fue arrasada de la faz de la tierra por Israel  o si aumentó la muerte de niños en África producto al sida.  

O algo peor  amanecer un día sin en centavo, con la casa hipotecada, con aviso de extracción o desalojo, enterarme que no tengo seguro médico, que hay un golpe de Estado, o que el presidente se esfumó del país con todos nuestros ahorro y que padezco del corazón. 

Y por último algo que no hubiese pensado, ser un homeless sin ninguna posibilidad de supervivencia y ver como delante de mí, pasan esas voces que reclaman libertad y democracia para cierto pueblo en el mundo y quedarme perplejo y en un arrebato de conciencia, gritarles ¡¡¡ eh y los de aquí qué!!!  
 

Bueno como pueden ver hay mucha democracia y libertades en el mundo y claro para aquellos que quieren lo mejor para los Cubanos, se los digo de corazón, gracias en pensar en nosotros, pero en “50 años sin libertad y democracia, aún sigo vivo”.   

ogongora@ceproni.moa.minbas.cu



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1602 veces.



Oscar Luis Gongora Fonseca

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: