Un día después de la guerra

La guerra mundial actual, es la lucha desenfrenada y mortal de Estados Unidos por desplazar a China y Rusia de su influencia comercial sobre Europa y otros mercados mundiales.

El caso más dramático es, el europeo. Allí, el gas, petróleo, carbón, abono, granos, artículos del hogar, originarios de Rusia y, electrodomésticos, computadoras, telefonía móvil, chips, herramientas, juguetes, bisuterías y muchos artículos más, procedentes de china, todas esas mercancías muy baratas. Hacían muy cómoda, la vida de los europeos.

Pero las cosas cambiaron cuando, tras el bastidor de la intervención militar de Rusia a Ucrania, se desató la rusofobia, el incremento de los presupuestos militares, la venta de cantidades fantásticas de armas, la movilización militar de la Otan, las 11 mil sanciones a Rusia, los sabotajes, la confiscación de los activos circulantes rusos (el dinero depositado en bancos fuera de Rusia) y la ruptura de las cadenas de intercambios de Europa con Rusia, y la última exigencia de Biden, que Europa rompa con China.

Obra maestra concluida con la llegada a Europa de mercancías sustitutivas de Estados Unidos y la subida de los precios de los energéticos donde las empresas más gigantes productoras de electricidad, GNL, gasolina, armas e inflación, han multiplicado exageradamente sus ganancias.

El problema es, aún con la rusofobia en el lomo, los que tienen que pagar 7 veces más, por las mercancías sustituidas, son los ciudadanos consumidores, los trabajadores y los sin trabajo.

Si Washington y las oligarquías europeas logran detener el descontento social y estabilizar el control del mercado europeo, sin China ni Rusia, terminará la guerra. "Y un día después de la guerra te tomaré entre mis brazos" *

*canción del Grupo salvadoreño "Unidad" rock de protesta. (años 60-70)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 985 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: