La guerra y la paz

¿Cómo vamos hablar de la guerra y la paz?

Inspirados en el espectáculo de una caravana de tanques, atacados por una bandada de misiles y evadiendo un juicio moral a los ataques masivos de misiles contra la población civil. Se puede agregar a este inspirador sentimiento de la guerra, algo parecido a lo que decía Proudhon, que la guerra es la más grandiosa justificación para salvar un mundo sostenido por solemnidades y reglas.

Ya lo confirmó en Estrasburgo, la presidenta de la Comisión Europea Úrsula Von der Layen, cuando dijo recientemente, hablando de, el rumbo de la Unión Europea en el conflicto ucraniano, "No debemos buscar el apaciguamiento."

También el 21 de septiembre en la Universidad de Princeton remarcó, "se que algunos piden el fin de los combates, pero tengo que decir que la realidad es esta: si Rusia deja de luchar, la guerra se acaba, si Ucrania deja de luchar, no habrá más Ucrania." Agregó, "Hay mucho en juego, no solo para Ucrania, sino para Europa, para la comunidad internacional y para el orden mundial."

Lo que nos deja bien claro, la jefa, en Bruselas, es que ellos (Europa y la comunidad internacional) están librando una guerra mundial contra Rusia. y, que no le importa la carnicería humana, principalmente de sus peones del ejército ucraniano y la población civil del Sudeste de Ucrania, ni las alzas de la energía eléctrica, el gas y la gasolina, ni la llegada del invierno a sus países; mientras no sean afectados sus intereses; porque hay mucho en juego para Europa y la comunidad internacional.

Este mucho que está en juego se traduce sencillamente en, y tiene que ver con el llamado "apoyo a Ucrania": mucho dinero estropeado, (miles de millones de dólares, euros y libras, enviados como ayuda) muchas armas despachadas (decenas de miles de toneladas de armas enviadas a Ucrania, demolidas unas y otras en el mercado negro), mucho prestigio político electoral gastado, (inicio de cadena de renuncias de primeros ministros), mucha hegemonía internacional perdida, (auge de la OCS, fortalecimiento de las luchas por la independencia en Mali, Argelia, Yemen, Palestina, Siria, Venezuela, Colombia, Chile, Nicaragua, entre otros países) mucha crisis creada en sus países (manifestaciones en toda Europa exigiendo rebajas a los costes del gas, gasolina, electricidad y agua) y básicamente la pérdida del prestigio racional, de tolerancia cultural, de equilibrio científico-académico, (promoción del racismo, la rusofobia, del fascismo y la censura a la universalidad de la cultura rusa, el colmo). Aunque es explicable la rusofobia, pues los rusos les recordaron que a lo largo de la historia, los europeos jamás han derrotado a los rusos y ahora los tienen hasta locos.

En esencia, lo mucho que está en juego para occidente es, la pérdida del poder de dominio mundial. Pues la guerra les sirve para esconder su desastre hegemónico mundial.

Aceptar el planteamiento de paz y negociación de Rusia significa mucho para Europa y occidente, porque revelaría el reconocimiento histórico del fin de un régimen mundial que está pretendiendo prolongarse con el terrorismo, el uso de armas nucleares, las descomunales cantidades de sanciones, el uso de pingües cantidades de dinero y servirse del daño civil provocado por el uso de colosales cantidades de armas en la guerra contra los países que no siguen su modelo de vida, modelo basado en el concepto de democracia, liberalismo y comunidad internacional.

Pero, la operación militar especial, los referendos de adhesión a Rusia de Jersón, Zaporiyia, Donetesk y Luganks y, la aceleración de los proyectos multipolares impulsados por la OCS, dan al traste con el hegemonismo estadounidense y europeo. Así, la multipolaridad de la Organización de Cooperación de Shangai, la operación militar especial y los resultados del proceso de referendos de adhesión a Rusia preparan el terreno y los procesos que llevaran al mundo a una nueva forma de vivir, de producir, de intercambiar y de coexistencia pacífica en las relaciones internacionales. Esta es la nueva concepción de paz. No en el sentido irónico de la paz perpetua de Kant.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 458 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: