Conformismo y rebeldía

"La aceptación es un acto de sumisión; la negación es el principio de la rebeldía. Las clases dominantes siempre han educado para la obediencia, la desobediencia es un acto de rebeldía. Asentir, decir "sí", es una postura simple, mientras que la negativa es mucho más compleja.

La naturaleza gregaria de los seres humanos conduce al conformismo inmediato, mientras que la negación exige un tiempo de maduración. La aceptación es un acto pasivo que no requiere de esfuerzo, pues viene ya establecido por terceros. El alumno se limita a reproducir y repetir lo que aprende de su profesor. El buen ciudadano cumple con las normas que le vienen impuestas. La negación, por el contrario, es un acto complejo que incluye dudar e interrogarse" (Juan Manuel Olarieta)

La sociedad española se pasa su historia a mitad de camino entre el conformismo y la rebeldía. El estado intermedio entre el conformismo y la rebeldía es el de alerta, que supone tomar partido por la conformidad o la reacción en un momento dado, generalmente crítico. Pero es evidente que en los últimos 43 años, no muestra encontrarse siquiera ese estado de alerta. Y de la rebeldía sólo hay esporádicos destellos. Después de los 40 años anteriores de sumisión tras una dura opresión mantenida al menos una década, el pueblo español resultó sometido mental y psicológicamente por "el padre". Luego, no ha sido necesario hacer nada especial para que la clase dominante continúe el proceso de su "natural" dominio. En realidad es la misma de antes. Véase de qué partes de la sociedad provienen todas las derechas, la ultraderecha y aun la izquierda nominal, que no la auténtica. En el tránsito de un régimen a otro, que dura hasta ayer, bastó, allá por los años 80, un puñado de individuos vociferantes de ideas rimbombantes que sugerían rebeldía pero como el perro ladrador, en absoluto mordieron. No tuvieron intención alguna de poner en marcha la reacción. De ahí venía su falta de coraje. Temieron reproducir el clima del año 36 y, como en las artes marciales optaron por aprovecharse de la fuerza del contrario…

De este patético modo, véase el resultado. La causa de los débiles sociales, de la pobreza galopante al lado del enriquecimiento de los ya ricos en paralelo, siguen siendo las señas de identidad española. Ahora, hasta "el rey representa los valores de la República", al decir del líder de esa izquierda de guardarropía, ¿Podrá oír mayor afrenta un republicano? La población española parece entregada a su suerte. Ha terminado efectivamente domeñada. La izquierda ha sido barrida. Quienes dicen serlo viven bien, son una imitación, son los infiltrados mayores de la causa de una izquierda moribunda, de la que sólo quedan reductos en las universidades. Sin mordiente alguno, sin valentía para remontarse por encima de los patricios, por encima de la magistratura post franquista pero franquista, y por encima de los poderes fácticos, para colmo quieren sofocar el pensamiento y la opción republicanos.

Al cabo de cuatro décadas, en su conjunto los españoles ya son obsecuentes. Ya están doblegados, resignados a su suerte. Y la ciudadanía, no ya en el umbral de la pobreza sino la pobre oficialmente, no tiene fuerza alguna siquiera para la manifestación y la protesta. Dentro de dos años, como el acto triunfal después de la guerra militar, volverán a desfilar, esta vez como civiles, las fuerzas nacionales. Y si no, al tiempo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 655 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor


Notas relacionadas