Ayotzinapa, dolor y esperanza

A 7 años de lo ocurrido en el estado sureño de Guerrero, la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014, se han encontrado e identificado los restos de tres estudiantes. También, tres padres de familia de los 43 han fallecido en el camino mientras buscaban a sus hijos. Y algunos de los que algo tuvieron que ver con los sucesos de aquella noche, han sido "misteriosamente" asesinados.

El paradero de los 43 muchachos sigue siendo un misterio, porque a pesar de que ya es bien sabido que la verdad histórica del gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN) fue una gran farsa construida a base de prisas políticas, torturas y encubrimientos, a la fecha, a 7 años de los sucesos, seguimos sin saber en dónde están los muchachos, quién se los llevó, a dónde se los llevaron y qué hicieron con todos ellos.

Durante la pasada administración (2012-2018), un gobierno muy corrupto, comenzando por el presidente priista EPN, se obstaculizó la investigación del caso Ayotzinapa. Sin embargo, la ventaja es que México ha pasado a tener un gobierno transparente como nunca antes, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que sin simulaciones, sin obstrucciones, sin la prisa por salvar políticamente el pellejo de nadie (como hizo el corrupto de EPN), hoy, a tres años de la 4T se puede constatar que sí se está buscando a los 43.

En todo lo que restó del periodo de EPN, desde septiembre de 2014 hasta noviembre de 2018, el grito de todos era el de que "fue el Estado". Hoy, paradójicamente, el Estado, con AMLO al frente del gobierno, trabaja arduamente para llegar a la verdad. Y el pueblo mexicano está ansioso de conocer los avances de estos casi tres años de investigación exhaustiva.

Encontrarlos a todos sigue siendo una tarea monumental. Es uno de los retos más grandes para el gobierno de AMLO. Confío en que tarde o temprano, antes del 2024, sepamos la verdad amplia y definitiva, una verdad que ojalá traiga alivio para muchos.

Sí, que caigan policías y militares, pero, también, que caigan empresarios, funcionarios, políticos y criminales de cuello blanco. Todos aquellos que material e intelectualmente jugaron un rol en la desaparición de los jóvenes estudiantes.

A 7 años de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, sigue habiendo dolor pero también sigue habiendo esperanza.

Digamos no al olvido, no a la impunidad. Solidaridad con las madres y padres de los 43. ¡Hasta encontrarlos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 421 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter