!Revoluciones en tiempos de Coronavirus!

La severa crisis que en todos los ordenes de la vida ha desatado esta pandemia, ha obligado a muchos países a ajustarse a nuevas circunstancias y realidades. Quizás los estragos en nuestro país no han sido de la magnitud que se vaticinó, debido principalmente a que ya estábamos en dificultades mucho antes que nos arropara el Coronavirus, por un lado, y por las previsiones tomadas por el Gobierno Bolivariano para enfrentar la pandemia, por el otro. Dichas dificultades nos obligaron a redireccionar en todos los sentidos, al tener que ajustarnos el cinturón y aprender a establecer prioridades, entre otras cosas.

Pero en otros países, nunca se imaginaron que la pandemia pondría al total descubierto sus graves problemas, sus miserias, sus injusticias, su explotación y el desprecio manifiesto por los más desposeídos. Dichos problemas han estado solapados por décadas, esperando por un detonante. !Pues el Coronavirus lo hizo posible! La tormenta que está cubriendo a América Latina y próximamente a América Central, no es precisamente una tormenta de Citoquinas, es una Tormenta Social.

Lo que comenzó con la caída de Macri en Argentina, el levantamiento popular en Chile, la recuperación de la democracia en Bolivia, la Resistencia de Venezuela y el triunfo de Castillo en Perú, va a culminar, por ahora, con la extremadamente grave situación colombiana, donde todos los límites de los derechos del ciudadano los volvieron añicos. La salida de I. Duque está en el tapete, la clase militar, que no es de la oligarquía por cierto, debe estar deshojando la margarita.

Muchos creen, ante el desconocimiento de la historia reciente y lejana, que esta Tormenta Social es un simple descontento, tal vez un capricho. No, es el resultado de la acumulación en silencio de tanta desigualdad, tanta pobreza, tanta explotación y saqueo de las materias primas de esos países. Es la forma abierta y descarada o solapada como han decidido en otras latitudes el destino de América Latina y América central, en otras palabras, la injerencia total en todos los aspectos de nuestras vidas.

Sin embargo, quisiera decirle a mis lectoras y lectores, sí alguna vez se han preguntado donde estaban y que hacían los paladines de la democracia, de la libertad y de los derechos humanos cuando las dictaduras de Stroessner, Pérez Jiménez, Somoza, Videla y la Junta Militar, Trujillo y Pinochet, por nombrar a varios de los más sanguinarios, cuyas acciones por tantos años, horrorizan a cualquiera. Asimismo, preguntaría a la gente común y corriente, sí se han hecho esta interrogante?
Es pues, esa gran ignorancia, la que ha permitido que haya opiniones encontradas sobre las acciones incorrectas a lo largo de tantos años por los diversos gobiernos estadounidenses. Ellos aplican cualquiera de sus raseros, según sus intereses y conveniencia, sin importarle en lo absoluto el mínimo de bienestar de la gran masa poblacional que representa América del Sur y América Central.

Pero hay un límite para todo y, aunque en apariencia no se perciba el rol nocivo de los gobiernos norteamericanos, ellos han estado siempre allí, de una forma u otra, contribuyendo a esa deformación estructural de las economías, de la vida política y social. En concreto, se han metido en todo.

Así tenemos, que el llamado “Patio Trasero” se les ha alzado. Nunca más volverán a engañarlo, a mediatizarlo, a subestimarlo y a sojuzgarlo. Se acabó! Ya Brasil está cogiendo fuego y más temprano que tarde, anótenlo por allí, toda América Central estará ardiendo, a pesar también, del enorme poder de la ultraderecha y de la existencia de numerosas bases militares norteamericanas, como en Colombia.

Finalmente, queremos decir que históricamente es inevitable lo que está ocurriendo en las Américas. Era cuestión de tiempo. Lo que comenzó con la memorable Revolución Cubana y luego se le agregó la Revolución Bolivariana, es indetenible. Ya los pueblos saben con certeza quien es el enemigo y lo que quiere. Esos pueblos han aprendido a Resistir y no permitirán, al costo que sea, que sean manejados como borregos. Los tiempos han cambiado. Ahora tenemos Revoluciones en los tiempos de Coronavirus!





Esta nota ha sido leída aproximadamente 342 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: