Perspectivas de las Elecciones de Noviembre

La vida política de nuestro país está en una completa efervescencia. Las correderas de bolas y las fake news están desatadas. Los chismes nacen y mueren enseguida, pues no hay mucho público para atenderlos. Unos por burdos y los otros por referirse a personajes que dejan mucho que desear.

Puesto que cada quien anda en esa diaria lucha por sobrevivir a la severa crisis que nos arropa sin misericordia, poco ha llamado la atención, por ejemplo, las elecciones para las gobernaciones y las alcaldías. La apatía electoral va a ser un enemigo, con un peso considerable, a menos que con una buena dosis de creatividad se logre motivar al grueso de la población votante.

En mi opinión, esta elección de noviembre, sobre todo para elegir las y los gobernadores, será una de las prueba más preocupante, a la cual será sometido el actual Gobierno Bolivariano. Va a ser el propio termómetro de la aceptación del desempeño del gobierno en el manejo de la crítica situación económica y laboral y de la pandemia.

En esta elección, quienes serían las personas con aspiraciones electorales y con la posición más difícil para alcanzar los cargos claves? Diría, las que aspiran a las gobernaciones principalmente. Y dentro de ellas las que van por la re-elección.

El pueblo va a castigar con todo a los gobernadores, gobernadoras, alcaldes y alcaldesas, quienes pretenden la re-elección y cuyas gestiones han sido un desastre, mostrando así, el poco interés en la solución de los serios problemas que enfrentan las comunidades a lo largo y ancho del país. Hay algunos estados, Sucre, por ejemplo, donde el 70-80% de las vías publicas están muy dañadas y, en unas cuantas, se acumulan a diario las cloacas desbordadas. Quien viva en aquellos sitios con aguas negras acumuladas, seguro ya le dio su calificación al funcionario incompetente. Ni se diga de las comunidades que tienen casi un siglo con la basura acumulada al frente de sus casas.

Nadie duda que la corrupción campea en algunas gobernaciones y alcaldías, pero también lo hace la burocracia, el clientelismo, el nepotismo, etc. Todos estos elementos en conjunto son excelentes saboteadores de cualquier gestión de gobierno seria. Hay que ver los malos tratos y todas las expresiones de arbitrariedad a la que son sometidos los ciudadanos, cuando acuden a las oficinas de estos mal llamados servidores públicos.

Hace varios años atrás, el Presidente Chávez se dirigió a todos los empleados público del país, para solicitarles su apoyo en la lucha contra la burocracia. De allí el eslogan: "Burocracia o nada" Bueno, en algunas alcaldías, dichos funcionarios se reunieron y se decidieron por "nada", lo cual explica también el aumento de esta secular práctica

Las propuestas electorales de todos los que aspiran a ser electos, deben ser consideradas muy seriamente por el electorado. No se sostiene por más tiempo el discurso vacío y demagógico de tanto político poco serio y con avidez por ponerle "los cinco y pa’lbolsillo" a cualquier gobernación o alcaldía. Es que se les nota apenas muestran sus intenciones!

Desde hace tiempo, vengo insistiendo en que el pueblo ha ido despertando lenta y paulatinamente de esa falta de criterio para escoger a sus gobernantes. Ahora es más crítico, se interesa por la calidad de la gestión realizada y va a exigir de verdad, la llamada "eficiencia o nada". De allí que estas próximas elecciones obligará a estos políticos de otoño a enseriarse y comenzar a respetar al pueblo que los eligió. De otra manera, tampoco Pasarán!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 517 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: