Resistir la política del garrote y de la zanahoria del gobierno norteamericano

Sí hay algo bien, pero bien claro, es la cruel ilusión de creer en la buena intención y la buena fe de los gobiernos norteamericanos, sin importar quienes gobiernen. La política del "garrote escondido en la espalda y la zanahoria como cebo", les ha dado excelentes resultados a lo largo de la historia, por lo que ellos probablemente estarán seguros que les podría funcionar ahora.

En los actuales y diferentes escenarios políticos del mundo, vemos movimientos sospechosos de apertura del gobierno estadounidense. Por ejemplo: en Bolivia, Libia, Iran, Afganistán y aparentemente en Venezuela. Sin embargo, continúa apretando las tuercas a Cuba, Nicaragua, Yemen, China y Rusia.

Este es, precisamente, el momento más peligroso. Es el momento en el que el enemigo acecha, listo para tirar el zarpazo, ya sea directamente o a través de segundos y de terceros, que siempre los ha tenido a su disposición, como es el caso de Colombia y su continuo plan de desestabilización en las fronteras con Venezuela. De allí lo efectivo que en el pasado ha sido la política del garrote y la zanahoria.

Sí algo es innegable, se quiera reconocer o no, ha sido la lenta recuperación económica del país, la mejor distribución del combustible, el plan de vacunación y el constante dialogo con la oposición . Y aunque los logros puedan parecer insignificantes, que no lo son, hay mucho trecho por andar. Debemos estar conscientes que falta bastante por hacer, así como muchos peligros que enfrentar y muchos retos que asumir.

La compleja situación geopolítica mundial, con riesgos de una guerra global, debe conducirnos a una reflexión seria sobre el futuro de nuestro país. Debemos comenzar por abordar lo de la soberanía nacional, como algo "No negociable"; la soberanía alimentaria, como elemento indispensable para reducir el impacto de las sanciones y bloqueos; la soberanía energética, para reducir la dependencia tecnológica de los centros de poder y la soberanía del acceso al conocimiento en todos los ámbitos, para tener criterio, pensamiento crítico y capacidad de discernir ante tanta información nociva, alienante y deformante, cuyos oscuros objetivos ellos los logran con suma facilidad.

Es sobre la realidad inocultable del peligro del garrote, que insistimos en alertar a todo el pueblo venezolano. No podemos, bajo ningún sentido, bajar la guardia, pues los enemigos esperan, y ellos saben esperar muy bien. No podemos dejarnos invadir por el efecto psicológico del aparente alivio de las sanciones, pues ello representa una grosera contradicción, cuando al mismo tiempo se le impide al Gobierno Bolivariano hacer efectivo el pago de las vacunas, las cuales no son para el Gobierno, son para el pueblo venezolano.

No está lejano el día, ya lo veremos, en que podamos decir con gozo y orgullosamente, que si valió la pena todos los sacrificios que en carne y hueso hemos sufrido por tantos años, solo por querer labrar nuestro propio destino. Por creer ciegamente que el socialismo es la alternativa adecuada para hacer un mundo más justo, más humano y multipolar.

Finalmente, debemos estar claros en que la creencia, sostenida a punta de sangre y fuego, por los gobiernos norteamericanos, de ser un país escogido e indispensable para regir los destinos del planeta, está llegando a su fin. Los tiempos están cambiando aceleradamente, los pueblos están cambiando, lo cual nos da la razón de que sí vale la pena Luchar y Resistir. El tiempo nos dará la razón!






 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 359 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Josefa Contreras

Josefa Contreras

Más artículos de este autor