De los sucesos de Playa Girón a nuestros tiempos

"Todo salió mal: el avance de un hombre rana que encendió un faro para mostrar a los exiliados donde desembarcar también alertó a la milicia cubana de su presencia."

-Michael Voss. Corresponsal de BBC en La Habana-

Este mes se cumplen 60 años de tres acontecimientos que marcaron el rumbo definitivo de la Revolución Cubana y las relaciones entre Washington y la Habana. El primer acontecimiento sucede la madrugada del 15 de abril de 1961, cuando aviones estadounidenses piloteados por cubanos exiliados, que alzaron vuelo desde Puerto Cabezas en Nicaragua, camuflados con insignias de las Fuerzas Armadas Cubanas, bombardean las bases aéreas de Santiago, San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad (ahora denominado Cuartel Columbia). Dejando como saldo unos siete combatientes cubanos asesinados y cincuenta y tres heridos Se trataban de acciones que servirían de preámbulo para un operativo mayor.

A raíz de tal acontecimiento, y en el marco de los actos fúnebres de las víctimas de los bombardeos a los diversos puntos de la geografía cubana, el día 16 Fidel Castro, en una masiva concentración decreta el carácter socialista de la Revolución Cubana. "Lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que estemos aquí, lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario del pueblo de Cuba". Fidel definía el camino ideológico y doctrinario de la gesta del Movimiento 26 de Julio, en tanto que en horas de la noche de ese día un contingente integrado por unos mil quinientos cubanos, entrenados y financiados por la CIA, partían hacia la isla por vía marítima prestos a cristalizar la invasión armada, cuyo destino: La región de Playa Larga a menos de doscientos kilómetros de la Habana, concretamente en las zonas de Playa Girón y Bahía de Cochinos, escenifico, el día 17, para los EE.UU., y los grupos anticastristas una derrota humillante, con un saldo de 89 mercenarios muertos, 250 heridos y 1.197 prisioneros, y en la cual ofrendaron su vida un centenar de combatientes cubanos. Setenta y dos horas fueron suficientes para que la respuesta gubernamental cubana lograra vulnerar la invasión que pretendía hacerse del poder, designar un gobierno interino y aperturar la presencia de tropas estadounidenses para que pusiesen fin a la Revolución Cubana.

Los comandantes de la Sierra Maestra vuelven a ganar, en lo que marca el primer revés bélico y de un elevado costo político para la superpotencia. Los prisioneros son canjeados a un costo de más de 52 millones de dólares en alimentos para la población cubana como indemnización. Los resultados fueron evidentes, la figura de Fidel sale fortalecida y la Revolución se radicaliza desarticulando toda resistencia interna y fulminando las escaramuzas posteriores de los anticastristas que intentaban montar focos armados desde El Escambray. En tanto que la respuesta desde Washington fue el incremento del bloqueo económico contra Cuba. De esos sucesos ya han transcurrido sesenta años en tanto que la Revolución perdura firme y consistente.

De ese tiempo al actual muchas cosas han cambiado en el escenario geopolítico mundial, incluido la caída del Muro de Berlín y el derrumbe de la Unión Soviética, otra "Guerra Fría" escenifica el planeta muy distinta a los tiempos del intento de invasión a Cuba en 1961. Sin embargo, las medidas económicas, coercitivas, unilaterales y criminales, así como las incursiones mercenarias siguen vigentes en la agenda imperial para torcer el rumbo de los gobiernos antagónicos a los dictámenes del Tío Sam; cuando la experiencia de estas seis décadas ha demostrado hasta la saciedad que tales actos son prácticamente inútiles para tumbar gobiernos, ocasionando miseria y desolación en las capas más vulnerables de la población. Hoy Venezuela es parte de ese escenario.

Venezuela, sumida en una profunda crisis estructural a lo cual se unen los estragos de la Pandemia mundial, marcha en el concierto de naciones con desventaja para poder enfrentar con éxito esta plaga que azota a la humanidad y es que naturalmente deben reconocerse los desaciertos del gobierno en diversas áreas de la gestión pública, pero también los esfuerzos que desde la Comisión Presidencial Nacional dirigida por la vicepresidenta de la República se hacen para contener la pandemia. A pesar de que es un país bloqueado, objeto de una agresión permanente por parte de los EE.UU. Es indispensable rechazar y exigir el fin del bloqueo y las sanciones económicas contra Venezuela. Es una actitud aberrante por parte de quienes enfrentan desde un ángulo diametralmente antagónico al gobierno del presidente Maduro, pretender su degradación, haciendo coro a tan infame acción, sobre todo en cuanto a la retención de los recursos propios de la Republica en los bancos extranjeros, sin tan siquiera permitir la adquisición de las vacunas suficientes para inmunizar a nuestros compatriotas.

Estamos en tiempos en que Venezuela, más que caridad necesita de solidaridad. Las agresiones y la barbarie no son el camino para superar los conflictos de una nación. Cuba produjo una lección incontrovertible al mundo de las agresiones con su victoria en Girón al igual que Vietnam. De manera entonces que pretender cambiar el rumbo de una nación aplicando "la política del garrote" es inviable, contraproducente y hasta absurdo. Estas lecciones deberían conocerlas y entenderlas a cabalidad quienes desde Venezuela se hacen participes de tan fachosas estrategias. No se puede jugar al derrocamiento de un gobierno a costa de exacerbar las penurias de millones de compatriotas. Dijo el gran escritor ruso León Tolstoi: "He comprendido que mi bienestar sólo es posible cuando reconozco mi unidad con todas las personas del mundo, sin excepción".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 411 veces.



Victor Barraez


Visite el perfil de Victor Barraez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: