Fidel Castro: pionero en el cumplimiento del derecho humanitario de la guerra

En la media noche del jueves 24 de noviembre de 2016, víspera del viernes 25, estaba en la revisión y corrección final de los originales de un trabajo editorial sobre el historiador cubano Francisco Pividal, dedicado al centenario de su nacimiento.

Ya en las primeras horas de la madrugada de aquel segundo día, de pronto me vi obligado a suspender la tarea, al escuchar por TELESUR, la voz llorosa y quebradiza de un Raúl Castro, anunciando el fallecimiento de su hermano, el Comandante Fidel.

En un primer momento, reaccione imaginando que estaba soñando despierto, pero inmediatamente después, una segunda aparición en la pantalla del Jefe del Gobierno de la Isla, terminó ratificando la infausta noticia, agregando entre sollozos, que mayores detalles de las honras fúnebres serian anunciadas al siguiente día.

Conmovido por la información, sumido en una gran tristeza, antes de que el sol de la mañana deslumbrara en el firmamento, envié mensajes de condolencias a los camaradas Rogelio Polanco y Luis García Trujillo, Embajador y Ministro Consejero respectivamente de la representación diplomática cubana en Caracas.

Por supuesto, la desaparición física del máximo líder, altero el contenido original del trabajo sobre Francisco Pividal, al que le incorpore un comentario sobre la trayectoria de Fidel.

Como figura trascendental en la lucha por la liberación de todos los pueblos del mundo, el estadista cubano tuvo la característica de ser una personalidad que cumplió simultáneamente el rol de "guerrero" y "pacifista".

En materia de conflicto y paz, hablando en términos beisbolero, el deporte que también acaricio Fidel en sus preferencias atléticas, es como si hubiese tenido la capacidad de lanzar con el brazo zurdo y el derecho, rasgo poco común en los seres humanos. Fidel fue ambidiestro en este álgido tema. Supo armonizar la ley con la fuerza en los momentos cruciales de los acontecimientos.

Siendo profesional de las leyes y con esa dualidad de virtudes (guerrerista y pacifista) tiene el mérito de ser uno de los pioneros en el cumplimiento del Derecho Humanitario de la Guerra, al empeñarse tercamente ante la Cruz Roja Internacional, para hacer entrega de soldados prisioneros, en momentos de mayor conflictividad con fuerzas del Ejército del dictador Fulgencio Batista.

La operación humanitaria se llevó a cabo en el sitio denominado "Vegas de Jibacoa" el 24 de julio de 1958 en el oriente cubano, donde fueron devueltos 254 efectivos del Ejército regular, entre ellos 57 heridos. Para coordinar la maniobra fue necesario la intervención de la clandestina Radio Rebelde en la Sierra Maestra, una emisora de Caracas y los servicios onda corta de la radio Suiza en Ginebra.

Tal gesto reivindica al máximo líder de la isla socialista, como un defensor a todo evento y en todo tiempo, de los derechos humanos y la dignidad de las personas, desvirtuando la imagen negativa que en esta materia pretendieron trasmitir falsamente las trasnacionales de la información.

Fidel Castro vino por primera vez a Venezuela a finales del mes de marzo de 1948, durante el breve gobierno de Rómulo Gallegos, de tránsito hacia Colombia, lugar donde coincidencialmente lo sorprende en Bogotá, la muerte de Jorge Eliezer Gaitán, con quien tenía previsto reunirse ese mismo día cuando fue asesinado el líder colombiano, el 9 de abril de 1948.

Por su recia formación martiana, bolivariana, socialista y marxista, Fidel no se dejó arrastrar por la debacle y el derrumbe de la Unión Soviética en 1991, manteniendo en alto las banderas del socialismo, doctrina que es hoy la única esperanza para la superación y el bienestar de toda la humanidad, frente a un capitalismo salvaje que se expresa en su versión imperial, destruyendo al medio ambiente, violando los sagrados principios universales de soberanía y autodeterminación de los pueblos, saqueando las riquezas de las naciones y pretendiendo desconocer conquistas sociales que han costado siglos de luchas, con lo cual la brecha entre pobres y ricos se ha ensanchado exponencialmente.

Para tranquilidad del estadista cubano, en el lugar del más allá donde se encuentre, seguramente debe estar feliz y contento, al constatar que su orientación ideológica no ha caído en "saco roto", al observar el retorno del progresismo de izquierda en Argentina, Bolivia, próximamente en el Ecuador y el pueblo chileno en la calle enarbolando banderas del "Che" Guevara.

En este día miércoles 25 de Noviembre, cuarto aniversario del fallecimiento de Fidel, lo recordamos por su ejemplo, cuyo espíritu de lucha debe estar presente siempre en la mente de todos los revolucionarios del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 725 veces.



Alirio Almao

Abogado Memorialista.

 alirioalmao@hotmail.com      @AlirioAlmao

Visite el perfil de Alirio Almao para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: