El "sociópata megalómano" y Venezuela

Lo que ocurre en los Estados Unidos ahora en lo referente a la crisis que se vive por la pandemia por COVID-19, va más allá de su impresentable Presidente Donald Trump y la incapacidad de su gobierno.

Claro que Trump es "un sociópata megalómano que sólo está interesado en su propio poder, en sus perspectivas electorales, y al cual no le importa lo que pasa en el país, ni en el mundo", como bien lo ha señalado Noam Chomsky en reciente entrevista, pero humildemente, desde acá nos atrevemos a decir que lo que le ocurre, en el otrora todopoderoso imperio del norte, trasciende al "megalómano" que hoy ocupa la Casa Blanca.

Es innegable que el actual presidente de EE UU desestimó todas las advertencias que hizo la OMS acerca de los riesgos de la pandemia, sólo con una ligera búsqueda de las declaraciones que respecto a este tema hizo el "sociópata", se comprueba que no tenía capacidad para enfrentar este desafío.

Muchos recordarán que a finales de marzo, cuando ya se le hizo imposible negar lo evidente, ante la declaración del epidemiólogo de la Casa Blanca Anthony Fauci, en la cual afirmó que podrían morir por COVID-19, hasta 200.000 estadounidenses, Trump declaró a la prensa , que de ocurrir lo predicho por Fauci "hemos hecho un muy buen trabajo".

Es claro que el inquilino de la Casa Blanca, impuso una política desfavorable a la lucha contra pandemias, en tal sentido el citado Chomsky dice que "En cuanto Trump llegó al gobierno lo primero que hizo fue desmantelar toda la maquinaria de prevención de pandemias, desfinanciar los Centros para el Control de Enfermedades (CDC)."

Pero es que se hace necesario ir mucho más atrás, no para alegar en favor de Trump, sino para entender que desde posiblemente hacía más de una década en E.E U.U fuentes de inteligencia preveían los riesgos de una pandemia y la necesidad de tomar previsiones al respecto.

Así tenemos que en 2008 el Consejo Nacional de Inteligencia (NIC, por sus siglas en inglés), que es una oficina de anticipación geopolítica de la CIA, publicó para la Casa Blanca el informe "Global Trends 2025: A Transformed world", en dicho documento se anunciaba "la aparición de una enfermedad respiratoria humana nueva, altamente transmisible y virulenta para la cual no existen medidas adecuadas, y que se podría convertir en una pandemia global" (1)

En el documento se indica que "Podrían pasar semanas antes de obtener resultados de laboratorio definitivos que confirmen la existencia de una enfermedad nueva con potencial pandémico…olas de nuevos casos ocurrirían en pocos meses. La ausencia de una vacuna efectiva y la falta universal de inmunidad convertiría a las poblaciones vulnerables a la infección. En el peor de los casos, de decenas a cientos de miles de estadounidenses, dentro de los Estados Unidos, enfermarían, y las muertes, a escala mundial, se calcularían en millones".

Doce años después de que este informe se presentara, ya sabemos lo que comenzó a ocurrir en diciembre en Wuhan, China, con el SARS-CoV-2, que ha sido bautizado como COVID-19 y fue declarada en marzo 2020 pandemia mundial.

En cuanto a los Estados Unidos, al momento de escribir estas notas, la cifra de contagiados por COVID-19 totaliza 1.662.768 personas, de las cuales 98.223 han fallecido. Por lo cual este país es el epicentro de la pandemia.

Desde Venezuela, país víctima del bloqueo comercial y la guerra económica impuesta por Donald Trump, claro que coincidimos con Chomsky en los calificativos al presidente de ese imperio guerrerista y genocida. Pero es necesario tener presente que si bien fue este "sociópata megalómano" quien impuso las medidas económicas contra nuestro país, todo ello se enmarca en el Decreto que en el año 2015 firmara Barack Obama en el cual declaraba a Venezuela una "amenaza inusual y extaordinaria" a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos.

Mientras el COVID-19 causa estragos en la sociedad norteamericana Trump persiste en su empeño en derrocar un gobierno legítimo y constitucional. Ha sido evidenciada al mundo entero la fracasada "Operación Gedeón" y los vínculos de la contratista estadounidense Silvercorp con el gobierno de los Estados Unidos, así como la participación de exmilitares de ese país en la planificación de actividades terroristas, dirigidas a secuestrar al Presidente Nicolás Maduro.

Días atrás se dio a conocer la noticia del "remate" de la empresa venezolana CITGO, filial de PDVSA que funcionaba en territorio de los Estados Unidos y que por orden de un juez fue rematada en 1.200 millones de dólares, cuando tiene un valor que supera los 30.000 millones de dólares. Todo ello con el concierto y la complicidad de un "diputado" venezolano al que Donald Trump, le ordenó que se juramentara presidente venezolano en 2019, con el fin último de derrocar al gobierno reelecto en el año 2018.

  1. Ramonet, Ignacio (2020), file:///C:/Users/Mayte/Desktop/leer%202020/PANDEMIA-Ramonet-04-20-IR.pdf

Carlos Luna Arvelo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1006 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas