El gobierno sabotea al gobierno

Cada anuncio que realiza el alto gobierno en lo que respecta a las posibles soluciones de la crisis socioeconómica que sufre el pueblo, en cuestión de horas suceda todo lo contrario: un agravamiento inmisericorde de la situación que genera más opresión a las familias venezolanas. Ya la gente se aterroriza al oír cualquier enunciado oficial, cualquier "buena noticia", cualquier "aumento de beneficios", cualquier "normalización de los servicios" porque de manera inmediata sucede lo contrario y se transmuta hacia unas circunstancias aun más calamitosas para el colectivo. Vean, comparen, no es mentira. Pero lo más terrible de todo, es que son los mismos voceros y responsables por parte del gobierno de hacer la tarea, los que la cagan. Y esta cagada la realizan al emitir destempladas afirmaciones o al dejar las tareas a medias, hacerlas de otra manera o no cumplir la tarea. Este "deja vu" reiterado que vivimos o más bien sufrimos en toda la comarca venezolana (nuestro país se ha empequeñecido) nos hace llegar a una supina y supuesta conclusión: factores del gobierno están jugando al exterminio del gobierno. Veamos algunos casos de tantos:

  • Luis Motta Domínguez, ministro de Energía Eléctrica aseguró el 5 de abril que en diez días el servicio de electricidad que afecta gran parte del país estaría normalizado. De eso, han transcurrido 23 días y lo único que quedó como norma en todo este tiempo, son los reiterados y abusivos cortes en el fluido eléctrico. Las respuestas son de catálogo: no hay agua en los embalses porque no ha llovido y si llueve, mucha agua en las represas. Y si la cosa ya no es por la carencia o abundancia del vital liquido la otra y repetitiva situación es saboteo, saboteo y saboteo. Al final, se paraliza todo, se daña todo, se jode todo y no hay nadie que responda de manera seria y responsable, sólo hay manidas excusas. Cada vez que habla el "ministro de la luz" Motta Domínguez, oscurece más que aclarar.
  • El Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos el irascible William Contreras (Na´guará de cargo con nombre tan rimbombante, como ineficiente) como todo superhéroe con poderes mentales manifestó que su ejercito compuesto por 3600 fiscales con brillante armadura invisible, estarán "ausentes" controlando que le quiten los "tres ceritos" a los precios que "deben" llevar los productos que aumentan de precios todos los días (si, redunde, triste mi redacción hoy). Es decir, lo importante es quitar ceros, no importa si aumentan los precios. La pregunta para el paisano y tocayo Contreras, ¿cuanto tiempo durará quitar tres ceros cuando se desaten aun mas los precios y empiecen aparecer otros ceros mas? Cero mata cero y en esta ecuación salimos jodidos, con un cero en los bolsillos.
  • La cosa en la frontera no ha cambiado. El desangre es monstruoso. Toneladas y toneladas de papel moneda, alimentos, materiales y minerales estratégicos, maquinaria, motores, repuestos, medicamentos, insumos para hospitales, carne y hasta animales en pié, todos subsidiados con dinero del estado y que deberían llegar a las familias venezolanas, traspasan de manera impune nuestros límites, sobre todo con la "hermana" Colombia. Es cosa de locos. El pueblo ingenuo aun no se explica como funcionarios de la FANB, de los cuerpos de seguridad del estado y de aduanas, que moran y laboran cerca de esta tierra sin ley y que perciben salarios tan deprimidos, posean vehículos de alta gama, casa con electrodomésticos de pared a pared y una vida suntuosa no acorde a sus mermados ingresos. Es como la multiplicación de los panes y pescados, pero ya con otros productos del siglo 21 y no tan milagrosa por cierto. Son buenos estos muchachos para acrecentar sus haberes, deberían manejar nuestra economía.
  • Nuestra plenipotenciaria ANC está en desacato con su pueblo, porque se ha convertido en el reflejo de la otra "desacatada" AN. Son mas de medio millar de integrantes y si dos cabezas piensa mas que una, coño, nosotros nos imaginaríamos que mas de quinientas deberían generar muchas ideas buenas para el país. Pero las capacidades y las competencias no se multiplican ni se transmiten y creo que este es el caso. La "Pleni" está en morosidad y con una deuda tan grande con el pueblo, por la inmensa inversión económica, política y emocional que los ciudadanos hicieron con la esperanza de que su accionar generara bienestar popular. No sólo de leyes impalpables y de anuncios vive el pueblo, también le hace falta comida y que la justicia se aplique. Sería bueno reeditar la novela "Los Miserables" y vendérsela a los asambleístas para ponerlos en el contexto de la realidad nacional y que generen cosas tangibles, no de novelas de ficción.
  • ¿Cuándo comprenderá el gobierno que los servicios públicos y la distribución de combustible se seguirá deteriorando si se siguen cobrando una estupidez que no cubre su valor de costo y que no permite la reinversión operativa, tecnológica y de personal? ¿Cuándo el gobierno nacional entenderá que el bienestar socioeconómico de los docentes, de los médicos y todo el personal del sector salud, de los técnicos de CANTV, CORPOELEC , PDVSA y otros organismos de servicios públicos del estado y la nación redunda en la calidad de vida del pueblo venezolano en esta época de crisis? No es crear un estamento de privilegiados, es reconocer su plusvalía (reconocimiento básico y fundamental de la causa socialista de los trabajadores), porque si se le exige al capitalista al afirmarse que son los trabajadores los que le generan su riqueza ¿Por qué el patrono nacional no puede hacer lo mismo en su justa medida? La industria nacional, la salud, la formación del pueblo y la seguridad descansa en los millones de venezolanas y venezolanos que trabajan para el país. Pero esa labor de patria tiene un limite cuando en la casa el estipendio miserable que obtienen por su trabajo, no cubre las necesidades elementales y mira como los integrantes de la familia cada vez están mas flacos mientras los que "mandan" aumentan de peso, como diría Alí. La migración y las renuncias para destinos ciertos o dudosos es la causa-efecto de la caída de los servicios y la merma progresiva en la calidad de vida de los que moramos aquí, además de que cada quien de manera descontrolada hace lo que le da la gana.

Finalmente, no puede ser que en plena escalada de la inmisericorde agresión del imperio norteamericano y sus satélites lacayos, de la escasez brutal y de la aberración de los precios, aun existan cientos y hasta miles de sujetos con cargos o "responsabilidades" gubernamentales robando de manera descarada, directa o cómplice y aun no estén presos y sus haberes mal habidos y privilegios que disfrutan, no se les haya quitado. Lo que más encojona a la gente, casi tanto como su hambre y su desesperación, es esa maldita corrupción y la infame inoperancia en la aplicación del castigo a los delincuentes de cuello rojo, porque los de cuello blanco eran los de la cuarta república.

Hasta aquí llego hoy. Estoy medio arrecho y no quiero arrecharme completo.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1474 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social