Manipulación acústica contra Cuba

La mayor asociación estadounidense de organizadores de viajes a Cuba,
luego de efectuar una asamblea de sus miembros, emitió una declaración
en la que discrepa, por unanimidad, de la decisión del Departamento de
Estado de su país de retirar el 60 % del personal de su Embajada de la
Habana y de su advertencia a los ciudadanos estadounidenses de que
eviten sus viajes a Cuba.

Derivado de ello, el Consulado estadounidense en La Habana suspendió
por tiempo indefinido la expedición de visas para viajar a Estados
Unidos, aunque seguirá prestando servicios de emergencia a los
ciudadanos estadounidenses cuando están en Cuba.

La motivación que se argumenta para estas acciones es que se había
conocido que 21 diplomáticos Usamericanos acreditados en La Habana han
reportado problemas auditivos de origen ignorado.

"A partir de la evidencia disponible hasta el momento y del hecho de
que el Departamento de Estado afirma que ningún otro ciudadano
estadounidense han sido afectado, creemos que tal decisión es
injustificada y, por tanto, continuaremos organizando viajes a Cuba y
animando a otros a hacerlo", declaró Bob Guild, Co-Coordinador de
RESPECT (por las siglas en ingles de Turismo Ético Responsable de
Cuba), una Asociación profesional integrada por 150 representantes de
agencias de viajes, turoperadores y otros prestadores de servicios
relacionados con los viajes a la isla fundada en diciembre de 2016, en
el aniversario de la apertura del diálogo cubano-estadounidense.

Destacó Guild que las leyes estadounidenses permiten a los ciudadanos
y residentes estadounidenses viajar a Cuba y no hay disposición alguna
del Departamento de Estado que de alguna manera prohíba a ciudadanos
de Estados Unidos visitar la isla.

En la arriba citada reunión de RESPECT, los representantes de las
aerolíneas comerciales de Estados Unidos que viajan a Cuba expresaron
su intención de continuar haciéndolo.

Gail Reed, fundadora de la revista científica MEDICC y
vice-coordinadora de RESPECT, destacó categóricamente en la propia
reunión que "Cuba sigue siendo un destino muy seguro para los viajeros
de Estados Unidos".

Por invitación de las autoridades cubanas, el FBI estuvo en La Habana
anteriormente buscando evidencias de lo que Estados Unidos ha descrito
como "ataques sónicos" causantes de hipoacusia y otros síntomas, pero
sus agentes no encontraron dispositivo alguno u otra evidencia que
explicara el misterio.

Ninguno de los 500,000 visitantes de Estados Unidos a Cuba en este año
2017 ha reportado problemas de salud similares y, según declaración de
Secretario de Estado Tillerson de la semana pasada "no tenemos
informes de ningún otro ciudadano estadounidense que haya sido
afectado...".

Tampoco han tenido contratiempos aproximadamente dos millones de
turistas de otros países que ha visitado a Cuba en lo que va del
presente año.

Ni un solo huésped ha experimentado en Cuba problemas relacionados con
"pérdida auditiva" u otros reclamos de salud que preocupan a la
administración de Trump.

De los muchos miles de invitados extranjeros que se hallaban en Cuba
cuando la isla fue recientemente azotada de una punta a la otra por el
huracán "Irma" ni uno solo sufrió daños. Cuba sigue siendo una de las
naciones más seguras del mundo para sus huéspedes y, además, tampoco
hay guerras por la droga, ni por terrorismo, ni por tráfico de armas,
ni guerras de pandillas, ni secuestros, ni hay pandemias tropicales.

La presidenta de AFSA, asociación que representa a 15,000 diplomáticos
de Estados Unidos en todo el mundo, Barbara Stephenson, se ha opuesto
a cualquier decisión de retirar los diplomáticos de Cuba. Dijo que sus
miembros están en contra de la reducción del personal de la Embajada
en La Habana y que están preparados para continuar a su misión
independientemente de que hubiera problemas de salud reales o
supuestos. "Tenemos que permanecer en el campo y en el juego", alegó
Stephenson.

En respuesta a la medida de Washington de reducir el personal
diplomático de su Embajada en Cuba, Josefina Vidal, Directora General
de asuntos de Estados Unidos en la Cancillería cubana, calificó la
decisión de precipitada y consideró que ello afectará las relaciones
bilaterales y la cooperación en áreas de interés mutuo. Vidal había
instado a los Estados Unidos a no politizar el asunto e insistió en
que Cuba precisa de una activa cooperación de las autoridades
norteamericanas para llegar a una conclusión definitiva.

Evidentemente, estamos en presencia de una nueva maniobra contra Cuba
de los sectores de la extrema derecha terrorista en la política
exterior del gobierno estadounidense. La insistencia en el asunto de
personeros tan representativos de esos sectores de la diplomacia
estadounidense como el senador republicano Marco Rubio confirma esta
hipótesis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 370 veces.



Manuel Yepe

Abogado, economista y politólogo. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, Cuba.

 manuelyepe@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Yepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Yepe

Manuel Yepe

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a253105.htmlCd0NV CAC = Y co = US