Ya no es la economía, estúpido, es el virus

El reconocido columnista de opinión estadounidense y profesor
distinguido en el Centro de Graduados de la Universidad de Nueva York,
Paul Krugman, ganador en 2008 del Premio Nobel de Ciencias Económicas
por su trabajo en comercio internacional y geografía económica resume
en un artículo que titula "Los delirios mortales del rey loco Donald",
publicado ayer, la precaria situación en que se debate la nación
norteamericana.

Hace un mes todavía era posible esperar que el impulso de Donald Trump
y los gobernadores trumpistas de los estados del cinturón solar
(Sunbelt ) para relajar el distanciamiento social y reabrir negocios
como restaurantes y bares, pese a que no pudieran no tener con ninguno
de los criterios para hacerlo de manera segura, pudieran no tener
resultados absolutamente catastróficos.

En este punto, sin embargo, está claro que todo lo advertido por los
expertos probablemente suceda, como está sucediendo. Los nuevos casos
diarios de Covid-19 se están ejecutando dos veces y media más que a
principios de junio, y están aumentando con rapidez. Los hospitales en
los estados de reapertura temprana están bajo una presión terrible.
Los totales nacionales de muertes siguen disminuyendo gracias a la
caída de las muertes en el noreste, pero están aumentando en el
cinturón solar. Y lo peor seguramente está por venir.

Un presidente normal y un partido político normal estarían
horrorizados por este giro de los acontecimientos. Se darían cuenta de
que hicieron algo mal y que es hora de una corrección del curso.
Comenzarían a tomar en serio las advertencias de los expertos en
salud.

Pero Trump, que comenzó su presidencia con una desafiante queja sobre
la "carnicería estadounidense", no parece perturbado completamente por
el número de víctimas de una pandemia que presagia matar a más
estadounidenses de los asesinados durante toda la última década y
apunta a duplicarse con la semana con la la reapertura total de las
escuelas en desafío a las pautas existentes.

Sin siquiera convocar a los estadounidenses a que se protejan unos a
otros usando máscaras, o dando el ejemplo al usar uno él mismo ¿Cómo
podemos dar sentido a la respuesta patológicamente inepta de Trump al
coronavirus?

Hay un núcleo subyacente de cinismo absoluto: claramente, a Trump y a
quienes lo rodean no les importa un comino cuántos mueren o sufren
daños duraderos por Covid-19, siempre que en el terreno de la política
electorera trabaje a su favor. Pero este cinismo está envuelto en
múltiples capas de engaño.

Independientemente de lo que se piense de la respuesta de George W.
Bush el 11 de septiembre y cómo Bill Clinton enfrentó un desempleo
obstinadamente alto, Trump heredó una nación en paz y en medio de una
larga expansión económica que continuó, sin cambios visibles en esa
tendencia, después de asumir el cargo.

Luego vino Covid-19. Otro presidente podría haber visto la pandemia
como una crisis a tratar. Pero ese pensamiento nunca parece haber
cruzado por la mente de Trump quien, en cambio, ha pasado los últimos
cinco meses tratando de volver a donde estábamos en febrero, cuando
estaba sentado en la cima de un tren en movimiento y fingía que lo
conducía.

"Esto ayuda a explicar su extraña aversión a las máscaras anti
epidemia: le recuerdan a la gente que estamos en medio de una
pandemia, que es algo que él pretende que todos olviden.
Desafortunadamente para él, y para el resto de la población, el
pensamiento positivo no hará que un virus desaparezca".

Sin embargo, es ahí donde entra la segunda capa del engaño. Por ahora
está claro que la decisión cínica de sacrificar vidas estadounidenses
en busca de ventajas políticas está fallando incluso en sus propios
términos. La prisa por reabrir produjo grandes ganancias laborales en
mayo y principios de junio, pero los votantes no se mostraron
impresionados; su sondeo seguía consignando lo peor. Pero este año, no
es la economía lo que determina, estúpido, es el virus.

Y ahora el aumento de las infecciones puede estar causando que la
recuperación económica se detenga. En otras palabras, la estrategia de
"ignorar y maldecir a los expertos y, seguir a toda máquina hacia
delante" parece tonta e inmoral. Pero Trump, lejos de reconsiderar que
está profundizando el hueco en el que se halla cada vez más, de la
misma manera que sigue girando el dial sobre el racismo a pesar del
hecho de que no le está beneficiando a él políticamente.

Increíblemente, a medida que están aumentando las hospitalizaciones,
sigue insistiendo en que el aumento en los casos reportados es solo
una ilusión creada por el aumento de pruebas.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Se preguntará Trump - a quien le quedan
otros seis meses en el cargo si permanece en él después del 20 de
enero (que Dios nos salve a todos). Y ya está claro que no cambiará de
rumbo, no importa cuán grave sea la pandemia. "Todos somos pasajeros a
merced de un capitán loco decidido a destruir su barco", concluye
Krugman.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 591 veces.



Manuel Yepe

Abogado, economista y politólogo. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, Cuba.

 manuelyepe@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Yepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: