Sepa usted comandante….

Hoy de nuevo, después de 4 años de su siembra, me atrevo en esta otra ocasión, mi querido y recordado comandante Hugo Chávez Frías, invocarlo para informarle algunos datos sobre el país, aún cuando sospecho que usted allá, en ese mundo lejano, en donde reposa su alma, está debidamente enterado de todo lo que ocurre en nuestro país, pero mi deber es tenerlo al tanto de las cosas que giran en torno a este mundo, por demás, desquiciado.

Si, comandante, por segunda vez lo pongo al tanto de cómo marcha el país, y para asombro de usted mismo, le advierto que lo tome con calma, pues pudiera de nuevo morir, está vez, de un infarto, al conocer la triste realidad de lo que se vive en su amada Venezuela.

Esta vez no solo le informaré del comportamiento continuo que ha venido manteniendo a lo largo del tiempo la ultra derecha venezolana, representada en este caso por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que va "palo abajo", como decimos en criollo, según las últimas encuestas, sino también de los desaciertos o descuidos del gobierno revolucionario.

Sobre este particular puedo informarle que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pierde arraigo y se va al foso, pues de acuerdo al Diario Nuevo Herald, escuche bien, de los Estados Unidos, ha perdido más de 10 puntos porcentuales de popularidad, en los últimos meses.

Según el presidente de la encuestadora Datincorp, Jesús Sequias, todo obedece a las estrategias fracasadas de la MUD que han generado decepción, en un número importante de venezolanos.

Sequias, revela, en este sentido, -escuche usted Comandante-, que parte de lo que le ocurre a la MUD se debe a que hizo promesas que no ha cumplido durante la campaña de las elecciones parlamentarias, como fue, una de ellas, la de convocar al referéndum revocatorio, aún cuando sabía de ante mano que no estaban dadas las condiciones para citarlo.

Según mi propia percepción, le informó con humildad, mi estimado Comandante, el país ya está cansado de tanto "tome y dame", y lo que desea, por el contrario, es que cese de una vez por todas esas diatribas que en nada contribuyen a mejorar la situación en el país, y que la oposición definitivamente acepte las reglas del juego y se adecue al estado de derecho, a fin de lograr que el país pueda vivir en sana paz, libre y soberanamente.

Comandante, en este sentido lamento informarle que el comportamiento de la oposición no ha variado en nada: continúa vendiendo al país desde el exterior como un Estado fallido, y lo que es peor, como auténticos traidores a la patria insisten unos desquiciados en formular llamados para que el imperio organice una invasión armada a suelo patrio.

El comportamiento, sobre este particular, tampoco ha variado en nada en los EE.UU, pues ahora esa nación cuenta con un nuevo presidente del ala republicana, ese mismo sector que le gusta promover guerras, llamado Donald Trump, que desea que la "bota aplastante del imperio" se imponga sobre las naciones más vulnerables, a través de nuevas estrategias guerreristas que ya se planifican.

Como dato excepcional le informó que esta misma semana el Senado norteamericano pidió que se aplique la Carta Democrática Interamericana en la OEA contra nuestro país, no sin antes solicitar que se pongan en libertad los mal llamados presos políticos, en una clara demostración de injerencia desproporciona en los asuntos internos de Venezuela. ¿Qué le parece Comandante ?.

Del clero, también me incomoda informarle que sigue en su empeño en desconocer al gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro, a través de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Mientras el Vaticano hace esfuerzos para lograr que se materialice el diálogo y con ello se mantenga la paz en el país, los voceros de la CEV por el contrario y en claro desacato a la voluntad del papa Francisco, continúan conspirando con los llamados violentos que pretendan dar con el traste y con los esfuerzos de llegar a un feliz entendimiento, entre oposición y gobierno.

Supongo Comandante que usted está en conocimiento también que la Asamblea Nacional (AN) está ahora dirigida por la oposición, y que la misma fue tomada por asalto, como trinchera, para arreciar las acciones conspirativas y violentas en contra del gobierno.

Su primer presidente fue el desfasado diputado de Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, quien al verse al frente de tan importante cargo se creyó que iba a ser electo, de manera inmediata, nuevo presidente de Venezuela. Por ello se atrevió a decir que al presidente Maduro solo le quedaban seis meses en el poder, una vez que asumió la AN.

Ahora la AN pasó a manos de ese otro conspirador y vende patria llamado Julio Borges. Este detestable personaje, de manera errada, convocó a una sesión para declarar por mayoría el abandono del cargo del presidente Maduro, aún cuando el propio Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), días antes, había declarado a la "honorable" AN en desacato, toda vez que se negó acatar una disposición del máximo tribunal de la república. "Parecen locos", diría usted, mi estimado Comandante.

Sobre los planes conspirativos de esos incansables golpistas que pretenden llegar al poder, ha como dé lugar, el propio José Vicente Rangel, ese amigo leal que aún defiende su legado a través de su programa de televisión, "José Vicente Hoy", acaba de lanzar la semana pasada la siguiente perla:

-"Insistir en los llamados para promover acciones de calle, con apoyo de grupos estudiantiles", sin el menor recato de involucrar a nuestra generación de relevo en actos violentos.

-"La AN se mantendrá en desacato exigiendo la realización de elecciones generales anticipadas, sin dejar de presentar ante la comunidad internacional al gobierno como un Estado fallido, a fin de lograr la aplicación de la afamada Carta Democrática Interamericana, desde la OEA".

Radicalizar la campaña de desprestigio en contra de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para lograr la confusión y el descontento del personal militar y sus núcleos familiares"

-Captar personal militar para promover actividades de desestabilización y sabotaje, así como sustraer material de guerra y violar la seguridad en las comunicaciones e involucrar a la FANB en actividades delictivas, narcotráfico, secuestro y extorsión".

-"Impulsar la creación de un clima generalizado de violencia con la participación de elementos paramilitares y grupos estructurados con la delincuencia organizada, para la ejecución de actos de terrorismo, sabotaje y subversión, todo dentro del marco de la guerra convencional".

Del gobierno lamento informarle también que está lleno de fallas, sobre todo porque no ha asumido, con entereza, las acciones que ha de cumplir.

Por ejemplo, escuche bien usted comandante, uno de los problemas graves que afecta hoy en día al país es el desbordamiento incontrolado de la delincuencia, a pesar que usted en los inicios de su mandato llegó a plantear que este flagelo había que combatirlo con educación.

Lamento informarle que la delincuencia ha subestimado esos programas educativos que usted implemento a través de las Aldeas Universitarias, y por el contrario han conseguido aliados, dentro de las mismos cuerpos policiales, para seguir llenando de luto a cientos de hogares venezolanos.

Que le cuento que aquí en Yaracuy, por ejemplo, a los productores y dueños de posadas los delincuentes los tienen pegados en contra de la pared, aún cuando muchos de ellos son detenidos y reconocidos por las autoridades policiales, pero en vez de procesarlos, como debe ser, los retienen momentáneamente solo para "bajarlos de la mula" y luego dejarlos en plena libertad.

Aquí en Yaracuy, le reitero comandante, ningún productor puede producir rubros para alimentar al pueblo, como maíz, aguacates y plátanos y muchos menos pueden dedicarse a la cría de ganado vacuno, ovejos, chivos o gallinas, pues los delincuentes arrasan con todo.

En solo dos municipios, La Trinidad y Sucre, se han desparecido más de 450 caballos, que han sido sacrificados para vender sus carnes en carnicerías inescrupulosas, mientras los cuerpos policiales de la región se hacen de la vista gorda.

Los controles, por igual promovidos por el gobierno, de nada sirven para evitar la estafa y la especulación, pues aquí todo el mundo vende y hace lo que le da la gana, en claro perjuicio de los consumidores, que ya mueren de merma ante el hambre que los agobia.

Sabía usted comandante que un kilo de queso ya ronda en los 9 mil bolívares, que un cartón de huevos cuesta más de 7 mil bolívares y que un kilo de carne por igual cuesta 9 mil más.

De las medicinas ni para qué hablar. Si comandante, nuestros connacionales, incluyéndonos, estamos muriendo por la falta de medicamentos, como son los destinados a combatir la hipertensión y los pocos que se consiguen tienen precios dolarizados.

Lamento comandante, y por ello me veo en la necesidad de dar por finalizado este encuentro y el haber logrado, contrario a nuestros deseos, ponerlo quizás de mal humor, pero un periodista serio y apegado a la objetividad no puede callar verdades, aunque éstas nos dejen profundas cicatrices en lo más profundo de nuestra alma.

Le prometo sí, en otra oportunidad, informarle debidamente de los hechos de corrupción, que tanto daño le están haciendo al país, una vez que logre contundentes pruebas en contra de aquellos que se valen de los dineros de la administración pública para vivir placenteramente, a espaldas de una verdadera justicia. ¡Hasta la próxima Comandante…!

*Periodista

italourdaneta@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1255 veces.



Ítalo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición