Verdades o mentiras imperiales

Mi costumbre de leer prensa y escuchar noticias la tuvo mi madre, ya desde mozalbete antes de desayunar. Bien temprano me enteraba las informaciones proveniente de radios Rumbos o de radio Continente. Así mismo, después de la colación me dedicaba a leer los reportajes del periódico, bien sea de la Noticia o del Nacional de Miguel Otero Silva, no del "Nazional" de ahora. A pesar de la precariedad económica de mi casa nunca faltó el medio o el real para comprar un diario.

Pasado el tiempo, en siglo XX y en actual XXI, además de la prensa escrita, la radio y la tv el mundo dispone de Internet y de las redes "cloacales" para mantener informado a la población del planeta. Nunca imaginé que aquello que consideré como una necesidad o casi como un vicio, hoy se convirtió en lo actualmente se conoce como la "canalla mediática", una maligna organización empresarial cuyo fin es transformar la realidad con fines políticos y económicos.

Al presente, la prensa comprometida con los grandes intereses de las corporaciones económicas manejan los medios de comunicación internacional de manera que las mentiras parezcan verdades y las verdades parezcan mentiras. A la larga, quien no tiene una buena información sobre lo que está sucediendo en el planeta no tendrá las herramientas necesarias para leer entre líneas o escuchar con facultad para analizar una noticia. Y no se trata de tener un título académico, o una persona adinerada, o un profesor de la casa que vence la sombra o cualquier personaje que se jacta provenir de la academia, para descubrir la intencionalidad de la información recibida. Aunque no se crea, existen muchos ignorantes con títulos de grado o post grado que emiten opiniones desconociendo parte de la Historia, única fuente para despejar las dudas.

En mis artículos anteriores he reiterado y todavía lo machaco que el mundo lo construyeron los malos, para eso necesitaron en la antigüedad poderosos ejércitos para subyugar poblaciones enteras. Al presente, además de lo anterior los malos, los poderosos, utilizan las ignominiosas corporaciones mediáticas para engañar a millones de personas, al ofréceles noticias que desvirtúan la realidad. La historia y la geografía nos enseña brutales verdades, pero lamentablemente la mayoría de las personas desconocen y por tal razón son presas fáciles del engaño.

Lamentablemente el arte, un instrumento de los hombres para exhibir su creatividad, ha sido utilizado y se utiliza por diversas formas de gobierno, por lo general opresores, para influir en la psiquis de las personas. Por ejemplo, durante la época del oscurantismo (el medioevo) la pintura se manipuló para crear un estado anímico en el observador que miraba con aprensión las representaciones de aquellos santos que morían torturados, asaeteados, apedreados, lanceados o muertos a la parrilla. Únicamente para controlar, atemorizar y conquistar nuevos acólitos. Pasado el tiempo, cuando la masa de gente aprendió a leer muchos fueron los escritores asalariados cuyos temas se basaban en argumentos que atentaban contra la honestidad de unos y fanfarronear sombre la gloria de otros. Así pues que la literatura sirvió como una arma para destruir formas de pensar que no fueran cónsona con los intereses de los poderosos del dinero, quienes financiaban a las editoriales y a ciertos autores de libros. Miles fueron las novelas escritas en las cuales los indios norteamericanos eran los malvados y los hombres de azul protegían a los blancos, para así evitar que los primeros le cortaran el cuero cabelludo a los invasores colorados. En realidad los uniformados, el ejército de los blancos, lo que hacían en era proteger a los pioneros para así evitar que los aborígenes recuperaran las tierras que les fueron despojadas, así como también impedir la eliminación de la población y la cultura ancestral. Lo mismo sucedió con los comunistas. Millares de libros fueron escritos para culpar a los rusos y a los chinos de todos los males de la humanidad. Fue así que, a pesar que el ejército soviético perdió más de treinta millones de seres humanos, entre civiles y soldados y a pesar de haber entrado triunfante, durante la segunda Guerra Mundial, en la Berlín nazi, los libros escritos por autores asalariados sólo glorifican de la tropas aleadas (EEUU, Inglaterra, Francia….). Por esta misma vía, a través de la literatura, en sus obras, el imperio norteamericano le mostraron y le muestran al mundo que todos los hombres y mujeres de ojos oblicuos (chinos, japoneses, norcoreanos, vietnamitas, filipinos…) son de estirpe malvada cuya una intención es apoderarse del mundo para esclavizar a sus semejantes. Mentiras que parecen verdades.

El mejor instrumento para mentir y para agredir a los semejantes que no acepten el modelo capitalista es el séptimo arte. Miles de filmes de Hollywood se han rodado donde se representan mentiras descaradas y lamentablemente personas ignorantes la aceptan como verdades A través de las corporaciones cinematográfica las malévolas empresas le han mostrado a la humanidad a un ejército bondadoso que se traslada desde USA para ayudar a los pueblos amenazados por los comunistas. En realidad, aquellas huestes (los yanquis) son una mesnada de barbaros cuyo único interés es asentarse en territorios ajenos para sojuzgar a sus habitantes y robarles las riquezas naturales. Así mismo, Hollywood pretende vender un estilo de vida que no se corresponde con la realidad. Como si en los EEUU todos sus habitantes vivieran como los millonarios de Beverly Hills, donde todas las chicas acuden a las tiendas de marca a comprar y los jóvenes se desplazan por modernas autopistas en flamantes y costosos autos deportivos. Mentiras que parecen verdades. En la pantalla nunca se verá el otro lado de USA, la de los cuarenta millones de pobres, la del país de la policía racista, la de los excluidos centroamericanos, la de los afroamericanos pobres quienes viven en verdaderos guetos. Tampoco el cine gringo muestra la derrota del poderosos ejército norteamericano en Vietnam. Verdades que parecen mentiras.

Las malévolas corporaciones mediáticas son los mejores aliados de los dueños del dinero para transformar realidades, con el único fin de derrocar presidentes que no se acojan a los mantos imperiales. Esto lo vimos con el gobierno de Irak, cuando todos los medios de comunicación de masa difundieron, a través de la prensa escrita, la radio, la televisión y por internet que el presidente del país árabe tenía armas biológicas y armas químicas de destrucción masiva. El mundo se hizo eco de una mentira con visos de verdad y esto bastó para que sentenciaran a muerte al dirigente musulmán. Lo mismo sucedió con el líder libio, a quien asesinaron de manera brutal, todo basado en una prosaica mentira con apariencia de verdad del presidente Obama, premio nobel de la paz. Resultado de esta grotesca ficción, millones de árabes asesinados, pueblos destruidos civilizaciones arrasadas, millones se seres sin hogar errando por el mundo y una Europa con graves problemas ante la presencia de millones de refugiados que buscan un lugar donde reconstruir una vida digna. Y todo por una mentira que parecía una verdad.

Actualmente el pueblo venezolano está siendo hostigado de una manera cruel y despiadada por grandes corporaciones económicas internacionales en alianza con políticos de la oposición, cuyo único provecho es entregar el país a los extranjeros a cambio de las miserables canonjías que da la traición. Por eso aceptan la mentira con descaro y no denuncian los ataques provenientes del exterior, entre ellos la de J.L. Morgan y las de Dólar Today cuyo impío interés es inducir una malvada inflación que golpee el bolsillo de los asalariados. Así se falsea una realidad, así se construye una verdad aparente partiendo de una descarada mentira, en su intento de derrocar a presidente chavista MM, dado que no lo han podido por ninguna de las manoseadas vías. Lee que algo queda.

Otro más: Hay hombres y Hombres, a este segundo grupo pertenece el comandante Fidel, un ser que como un cantero dejó en la dura piedra una impronta que perdurará en la geografía y en el tiempo por miles de años y más. La huella de Fidel está personificada por sus obras para el bien de la humanidad, su preocupación para lograr un planeta mejor, sus acciones para evitar la guerra, un mundo sin excluidos donde convivan todos sin explotados y explotadores. El guerrillero invencible no desaparecerá mientras existan millones de seres humanos que lo recuerden, su nombre crecerá como la sombra de la tarde cuando el sol declina. Hasta la victoria siempre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a238032.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO