Aventis

Programas imperialistas hacia el Sur

El Liberalismo económico desatado en Suramérica, busca ahorcar las inversiones sociales, mediatizar las fuerzas políticas y proponernos un libre mercado de oferta y demanda para presionar la inflación y llevarnos a un caos socioeconómico con la conjunción de teorías económicas devastadas por el tiempo.

El mercado doméstico ha fracasado, los políticos de izquierda en Venezuela jamás han sabido interpretar su rol, porque desconocen el arbitraje y acoplamiento de las tendencias modernas en el arbitraje bursátil para ofertarla con el dólar y fortalecer, en nuestro caso, el bolívar fuerte.

Es la misma historia, el Sur enfrenta una campaña de destitución legislativa de presidentes a través de golpes suaves, iniciándose con Fernando Lugo en Paraguay, continúa con los Kirchner en Argentina y luego en Brasil contra Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula Da Silva. La actuación de los cuerpos secretos de La CIA es directa y la ultraderecha, asume de nuevo el control del Sur.

La Alianza para el Pacífico, tiene entre sus programas, levantar las crestas izquierdistas para poner fin a las ideologías y darle cuerpo a la economía, una premisa que comparte con China, quién ha sabido manejar su pacto comunista con el vasto mundo empresarial., lo que implica que Latinoamérica revive una etapa desacertada porque descuidó la formación de líderes y alimento en una especie de psicopatía al mundo delictivo y militarismo.

Rómulo Betancourt, tuvo un gran acierto, provocó un pacto cívico- militar para emprender un programa y darle ruido a los motores de la agricultura, producción y vehicular. Pero nunca coloco a nuestros soldados a cuidar mercados y desgastarlos en asuntos netamente civiles.

El Estado, nos muestra una sociedad anarquizada y sin regulación ética, permite el abuso del consenso social e impide una verdadera jerarquización de los cargos y sus aplicaciones en el campo empresarial y de soberanía alimentaria, todas las instituciones se encuentran convulsionadas en lo político y social y el Ejecutivo no tiene los medios para atender a la solución de los problemas creados.

Tenemos, un conjunto de desafíos y una visión simplista sobre ellos, pero, todo está enmarcado en dos realidades, la paz y la democracia y por el otro lindero, el revocatorio y la aplicación en un extremo del caos, la Carta Democrática que ya va en una tercera fase de su acción de una manera silenciosa.

El tiempo para el diálogo se cumplió. Ahora, entramos en otro mundo de reconciliación social, donde debe existir un cronograma de trabajo para la moderación y cumplimiento de las metas constitucionales y políticas, todos debemos ir a una pacificación de los conflictos y, es un fenómeno único acompañado del Consejo Nacional Electoral. Solo, la victoria política se gana por consenso y no a través del camino violento y la disgregación social. Pero, el tema primigenio es como eliminar al bachaquero que abusa con los precios, el miliciano o militar que cobra un puesto en la cola para adquirir productos primarios o el Estado Delictivo que lleva sus armas tradicionales y amenaza a nuestras mujeres en plena cola y le quita su posición de estado, si no le cancela mil quinientos bolívares, es un nivel de impunidad y corrupción a todo rapel.

La derecha como la izquierda internacional viene cumpliendo sus planes de trabajo de intervención política y de verdad, los ajustes para favorecer el capitalismo de Estado y mercado, constituyen una exageración a todo nivel de lucha social.

Los conflictos, deben construirse a base de realidades y no de fantasías. Todo, está escrito y las Regiones ya han dado sus recomendaciones.

Colombia y Perú se favorecen con el caos venezolano, en cuanto al valor monetario. Muchos se alimentan del paso fronterizo y nuestras pocas industrias en producción sacan nuestros alimentos al exterior en buena cantidad y el venezolano va y las compra en ese lugar de destino, un exabrupto. Toda una conspiración contra el país y el Estado de Derecho Jurídico. Aquí, no hay Guerra Económica, sino una dejadez en la aplicación de políticas mancomunadas que interpreten el camino a seguir por el productor e industrial hasta llegar al consumidor.

En América Latina, ya el contrabando nos beneficia, constituye una distracción del Liberalismo como sistema y daña la esencia impositiva en la administración de impuestos por parte del Estado, todos, podemos trabajar, sin abusar de las Regiones administrativas y consolidar un solo principio geopolítico.

El presidente, Nicolás Maduro Moros, en el mes de julio de éste año manifestó en una reunión con su Consejo de Ministros, lo siguiente: "Vamos a concentrar esfuerzos en los motores vitales de La Agenda Económica Bolivariana para revertir la Guerra Económica y Ganar La Paz. Con el espíritu de la patria y la voluntad más férrea de unión Cívico- militar, vamos a elevar el esfuerzo y los logros para nuestro pueblo". Pero, nadie cumple estos preceptos.

Los objetivos económicos, deben ser reales y no artificiales, quien trabaje de manera paralela al Estado, tiene que ser neutralizado y se le debe ejecutar un informe técnico para obviar todo intento de crédito público a su favor, es una sanción por abusos que, solo favorece a la especulación, debemos ir a un dólar unitario, sin paridad cambiaria para evitar las distorsiones en el mercado y la adquisición de insumos para los trabajadores del campo.

Hay mucha irresponsabilidad de parte y parte. Hay una ausencia de criterios en nuestros diputados, se está dando un mal ejemplo al país y todos hacen sus compras en Estados Unidos de Norteamérica o en una de sus colonias y, hablan de justicia social.

Pero, el programa está allí, cumpliéndose paso a paso, tanto el Balboa como el Cóndor II. Hay un saboteo continuado sobre las Misiones, las cuales son dirigidas por gente de Voluntad Popular, en lo personal fui sacado de Misión Sucre y mi coordinador contrato docentes de Leopoldo López y uno de ellos, trato de captarme en vista de mi vieja amistad, cuando éramos dirigentes estudiantiles en la Universidad de Carabobo. Yo siempre he sido fiel a principios ideológicos, hay un sabotaje permanente hacia el Estado Venezolano en todos sus extremos y conozco mucha gente que se artícula con los golpistas de la derecha y tienen el control político de las regiones, de allí los atrasos en los programas de inversión social.

Thomas Mann, manifestaba que el hombre era un deleitante de su vivir y su secreto convalida sus promesas. Por esto, se debe tener cuidado con el engaño, cuando llegamos a su realidad, En esta contemporalidad del mundo de hoy, todo es un acto lingüístico, por esto vivimos llenos de huéspedes que trastornan al Estado y nuestras ilusiones, es la temporalidad del tiempo y la personología individual como colectiva.

Así, es el Estado cuidémonos de los toques dramáticos, porque Hugo Chávez Frías y Carlos Andrés son únicos, sus Legados partieron del principio Romuliano, pero, Chávez asumió la realidad de nuestra Venezuela futurista, salirse de él, es negarnos a sí mismo. Somos la patria y vivencia de ella.

Así que, cuidémonos de los entrampadores del camino, se visten de rojito, pero, engañan a nuestra sociedad. Los espectros se mueven delante de nuestros ojos para dañar nuestra esencia política, hay intereses para convertir al venezolano en un despojo humano, aferrado a intereses extraños a nuestra economía, somos indígenas, somos latinos, somos América virgen y amazónica.

Chávez, supo interpretar el arte de la vida, como era la condición de su pueblo. Pero, nadie le cuido, el virus cubrió la vitalidad de varios presidentes progresista, pero el más fuerte fue para él, su imagen constituyó el emblema de América, Carlos Andrés y Chávez se atrevieron a desmarcar territorio con los norteamericanos y captaron a Alemania y reformaron al Estado Venezolano en todas sus instancia, uno de derecha, otro de izquierda democrática, pero un solo sendero para alcanzar La Paz y Libertad de los hombres.

Tenemos, un compromiso militante con la producción nacional y La Paz. Somos revolucionarios, el capitalismo occidental busca mutarse para utilizar a los propios comunistas en el mercado de capital, sin importarle el pueblo. Los ciudadanos estamos en una prisión llamada inflación y hambre, hay indiferencia seglar y ya los sermones y discursos asumieron su tarea, el Referendo Revocatorio dirá la verdad, plasmada en votos, para asignar luego, nuevas responsabilidades, Venezuela va a una gran velocidad hacia el derrumbe, el plan ferrocarrilero fue detenido por manos infieles al Legado chavista y el sur de Guayana es destruido por el Arco Minero, grandes empresas del capitalismo han asumido con los militares su acoso a la naturaleza e indígenas.

Es el momento para la reflexión y el avance ideológico.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 916 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a234650.htmlCd0NV CAC = Y co = US