Noam Chomsky. Idealistas y antimarxistas disfrazados de revolucionarios en las gubernamentales

Ya nuestro Presidente bien puso en su lugar a Noam Chomsky, quien es conocido por ser un intelectual que deja mucho que desear; Noam Chomsky es de los que primero disparan y después averiguan, que no investiga.

Este intelectual burgués, o de derecha, tuvo una gran acogida por los falsos izquierdistas universitarios de los años 90, siglo XX. Es un ejemplo de falso intelectual. Hablamos de Noam Chomsky, de un intelectual idealista, o agente del imperialismo burgués, el mismo que había sido hasta ayer tratado ingenuamente como un aval muy fuerte de nuestro proceso revolucionario, por intermediación de los izquierdistas que acompañaron a Chávez y ahora y muy probablemente, acompañan al Presidente Maduro.[1]. Nos llama la atención el hecho de porqué hay tantos partidos "bolivarianos", eso supone divisionismo, algo abiertamente contrario a la unión y solidaridad plena del socialismo verdadero. Se puede y hasta debe elaborarse y sostenerse pensamientos diferentes, pero es necesario uniformar el partido único de la revolución.

Este tratamiento se lo dieron obviamente los falsos izquierdistas que aún siguen cerrando filas dentro del PSUV y del PPT[2].

Lo trataron así los gente desleal presentes en el poder ganado por el Presidente Chávez y quien, dada explosión popular madurada hasta entonces, logró teñir de rojo y rojito todas las mesas electorales con muchos de ellos.

Fue así como se coló todo bicho de uña que se hallaba disconforme con el Estado saliente, pero que no necesariamente han sido revolucionarios en el sentido socialista que debe manejar el partido dejado por el citado Presidente Chávez y por sus colaboradores con incuestionables condiciones como marxistas verdaderos. Hoy esas caretas lucen desteñidas.

En cuanto a Chomsky, a ese "intelectual verdadero" no lo culpamos directamente; sabemos que la burguesía es experta en cobrar los favores que adelanta a sus adulones de siempre, a sus apologistas y hacedores de panegíricos, a los protectores mediáticos de un sistema que cada día luce tan desteñido como esa careta arrugada que hoy exhibe este "intelectual" venido a menos.

Sépase que una parte de los respetables parlamentarios de derecha que mantiene curules en la Asamblea Legislativa Nacional no son los autores del texto de sus parlamentos durante sus escasas intervenciones dirigidas a negar las obras de la presente Administración. Por lo general están viviendo con cargo a sus dietas.

Con Albert Einstein, el connotado físico idealista, quien no logró entender-o así lo hizo ver a terceros-que la energía y masa son sólo formas de una misma materia o viceversa[3], hicieron con él algo muy parecido: luego de contratarlo para ser guía importante en la elaboración de aquellas horribles armas de destrucción masiva jamás conocidas hasta entonces, como fueron las bombas atómicas lanzadas en "nombre de Dios", verdaderamente "todo poderoso" en tales casos, sobre las poblaciones japonesas y que marcaron el nacimiento descarado del prepotente imperio bélico conocido hasta ahora.

Hechas las monstruosas y horripilantes masacres debidamente divulgadas internacionalmente con miras a un evidente, pesado y eficaz amedrentamiento, a Einstein lo vistieron de socialista y de actor pregonero con renombre de Nobelado para invitar al pendejo mundo restante a un desarme atómico, de tal manera que ellos mantuvieran en lo posible el monopolio de esta criminal mercancía bélica, por causa hasta del propio temor que desde entonces sienten porque saben de hecho de la monstruosidad que representa lo que habían desarrollado y experimentado antes que los demás. Se cuenta por ahí que hasta el abominable Hitler había renunciado al uso bélico del arma que le habría garantizado la ganancia de la Segunda Guerra Mundial.[4]

Chomsky ha sido conminado, compulsado, obligado, llevado con yuntas, nariceado como se dice, para que expresara contra Venezuela-la chavista, la izquierdista y bolivariana y enemiga de la explotación del hombre por el hombre como lo fue Simón Bolívar-tales declaraciones infundadas, y hacerlo justo en estos críticos momentos preelectorales de vital importancia para continuar con la sustitución del sistema burgués por el presente proceso y modo transicional bolivariano.

El caso es que días recientes le salió a clase a este supuesto "verdadero intelectual de nuestros tiempos", según sus mismas autocalificaciones como tal. Chomsky, un yanqui idealista hasta la cacha-calificado interesadamente como intelectual de izquierda[5]. Él niega rotundamente que primero comemos y luego pensamos, y llegó a afirmar que nacemos aprendidos, "que el niño no aprende a hablar, que sabe hacerlo" antes de nacer como si el lenguaje fuera una parte biológica y no una forma material en movimiento soportada por una base material-la fonación, las ondas sonoras en sí mismas.

Este "intelectual de izquierda" desconoce de un plumazo (que le ha dado muchos dólares[6]) que el cerebro mismo aparece como solo un programa neuronal, que sólo es un potencial receptáculo de informaciones tomadas del mundo exterior a través de órganos anatómicos especializados-sentidos-y que por consiguiente mal podemos hablar antes de que se nos enseñe cómo hacerlo.

Vemos en Chomsky un desconocimiento, adrede e interesado, o no, acerca de que en nuestra época de primitivos no usábamos consonantes para comunicarnos oralmente, sólo vocalizábamos y después nos valimos del resto del aparato fonal (dientes, paladar, labios) que dio origen a las consonantes, y de allí vienen los sonidos de nuestros bebés, a los que mal puede aplicársele una imaginaria gramática prenatal ya que, según su "brillante" y loada-entre ellos mismos-versión gramatológica, nacemos aprendidos, y según su "brillante intelectualidad contemporánea" o posmarxiana-es lo que insinúan con semejantes adjetivos-según él, decimos, cuando nacemos ya traemos el programa de análisis sintáctico y lo que de allí se derivaría para NEGAR la concepción marxiana moderna y vigente sobre el ser humano, su existencia, sus orígenes históricos, etc., porque para pensar primero debemos trabajar y producir nuestra vida misma[7], debemos producir nuestro lenguaje intercomunicacional que no puede escapar si queremos ser coherentes con la Filosofía dialecticomaterialista sobre la que soportamos estas disquisiciones.

El yoísmo o singularismo, por ejemplo, es una invención fuedaloide asimilada perfectamente por la burguesía que pone por delante al sujeto "yo" y demás singulares, para dejar en el foso de la conjugación del pronombre a los plurales, al trabajo social[8].

Hasta allí ha llegado el individualismo burgués, uno de cuyos complacientes gramatólogos y gramáticos fue Andrés Bello a quien desde entonces se le vio el bojete[9]. No en balde sigue engalanando a nuestros aburguesados paraninfos. La sociedad burguesa, importada desde los tiempos colombinos y vespucianos, paga así a quien uniformó y facilitó el uso de la lengua invasora en desmedro y marginación de las numerosas y hoy rescatadas lenguas originarias de este continente.

31/10/2015 07:29:06 a.m.


[1] Un arcano proverbio chino reza: Cuando no puedas con tu enemigo súmate a él", pero desde ese momentos serás un Tartufo.

[2] También los excusamos porque son claros ejemplos de hasta dónde puede llegar la mediática proburguesa, particularmente en intelectuales poco dados a la investigación profunda, y en aquellos que suelen conformarse con cuantos refritos o versiones de segunda y tercera manos llegan a las suyas en materia de Literatura marxista y Marxiana.

[3] En su afamada fórmula E = mc2.

[4] Véase: Erwin Oppenheimer, "Prisioneros del mundo Atómico". 1956, Vergara, España.

[5] Véase el apologista Guy Sorman, Los verdaderos pensadores de nuestro tiempo. Seix Barral, Edit. Presencia Ltd. Bogotá, Colombia-Tenía que ser. De este "intelectual" son las siguientes perlas: "Los niños no aprenden a hablar, saben." "Rechazo la etiqueta de izquierdista". "No he dejado de oponerme al marxismo y al leninismo." Opera en Massachusetts, Boston, rancia cuna de los vestigios ingleses permanecidos casi incólumes en EEUU.

[6] Es, además, tremendo mal agradecido: Chávez le catapultó las ventas de uno de sus engañosos libros hechos mercancías.

[7] Ojo, "saber producir" es una expresión idealista en sí misma porque, supuestamente, entonces primero sabemos o pensamos para luego producir, aunque en materia filosófica hablamos de nuestra ideología, de nuestra manera de ver el mundo que es otra cosa. Es obvio que para caminar, primero recibimos órdenes cerebrales que ya están inscritas en el archivo incipiente formado por imitaciones tomadas del medio exterior. Hay confusión al respecto.

[8] No se conoce la existencia de 1 (un) trabajador que haya dado cuenta de su producción, salvo Robinson Crusoe.

[9] Un panegírico bellista-una monografía que le perteneció al Presidente Caldera-a este le ayudó a su más perfecta identificación con valores burgueses y proimperialistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2477 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: