VII Cumbre: nosotros tampoco nos comemos el cuento

Cuando el premio nobel de la paz sostiene su discurso basándose en que no quiere verse atrapado en la historia, tiene razón porque, la historia del imperio norteamericano desde su fundación hasta nuestros días es una historia plagada de agresiones cada vez más brutales hacia nuestro hemisferio y por más que el premio nobel de la paz se quiera diferenciar de los anteriores criminales que han sometido a ese país a una dictadura por parte del aparato industrial militar, lo he dicho en otros escritos es algo así como que los demócratas van a la misa de 9 y los republicanos van a la misa de 11 pero ambos van a la misma iglesia y eso difícilmente cambie a menos que en los eeuu ocurra un proceso revolucionario, lo cual no ha ocurrido ni siquiera un indicio en 200 años sino todo lo contrario, su modo de vida como potencia mundial implica un gasto tan gigantesco que por sí solos no pueden sostener por eso tienen que saquear todos los pueblos pero con mayor crudeza a quienes no piensen como ellos, tan es así que nadie puede discutir que poder que no se ejerce se pierde esa es la verdadera esencia del debate de ideas que está planteado y por eso no nos podemos comer el cuento, en ningún momento y bajo ninguna circunstancia ellos retrocederán un milímetro sus políticas de dominación y es un craso error pensar que lo que sucedió es una victoria porque no lo es y no lo es porque no hubo declaración final, es decir 2 países se opusieron y 33 se tuvieron que conformar con eso, es decir el imperio ejerció su poder y aun habiéndolo tampoco hubiese sido una victoria, porque repito ellos los 35 mandatarios van a defender sus intereses como clase gobernantes y en su mayoría no representan los intereses de los pueblos porque ni viven como nosotros, ni padecen como nosotros, ni piensan como nosotros, más de la mitad de nuestro hemisferio vive en pobreza, lo demás se sobreentiende y no creo que necesite mayor explicación por tanto sigo con la idea de que estas cumbres no tienen que ver nada con nosotros los pobres materialmente hablando y mientras como poder popular no tengamos claridad en estas cuestiones seguiremos de cumbre en cumbre y de abismo en abismo, nosotros de lo que nos tenemos que preocupar es de como nos hacemos de nuestros propios medios de producción, de nuestros propios medios de conocimiento y de mantener una concepción anti imperialista, por el socialismo como ideología política de igualdad, participación, de justicia social y por sobre todas las cosas la justa distribución de la riqueza y no la justa distribución de la pobreza que mantiene a la mitad de nuestro hemisferio en la pobreza y los asalariados lo hacen en medio de una cruenta explotación, en donde una minoría se sigue apropiando de la riqueza de todos, escasa seguridad social y en medio de una crisis que en su mayoría es responsabilidad de los propios gobernantes por hacer de sus países, países improductivos que solo viven para consumir y no para producir lo que necesitan para vivir en lo básico y mínima mente aceptable.

En 200 años debemos reconocerlo, no hemos sabido que hacer con nuestras inmensas riquezas materiales, que no sea tener un montón de bandidos que las han entregado al imperio sin la menor vergüenza. Por más verdades que se digan y algunos de manera apasionada, la realidad de nuestro hemisferio nos demuestra una realidad totalmente distinta a sus bonitos discursos se habla de igualdad, de justicia y de otros aspectos que nada tienen que ver con la realidad que vivimos todos los días, porque los resultados solo son un problema de estadísticas y nada más, sería injusto no reconocer los avances que hemos logrado en algunos países, como Venezuela, Ecuador, Bolivia pero estamos muy lejos de cantar victoria, porque la victoria o es hemisférica o no es nada.

Chavez vive, la lucha sigue.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1305 veces.



Patricio Silva


Visite el perfil de Patricio Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas