Alquimia Política

Alice Munro: maestra del relato corto

Alice Ann Munro (1931), narradora canadiense de relatos cortos, es hoy el flamante premio Nobel de Literatura 2013, considerada como una de las escritoras de lengua inglesa, con mayor proyección y espíritu creativo. En el 2010, en una de esas tantas entrevistas concedidas a los cables internacionales, llegó a expresar: “…Una historia no es un camino a seguir, es más bien una casa. Uno entra y permanece ahí por un rato, deambulando de un lado a otro, acomodándose donde más le guste, descubriendo cómo se relacionan los pasillos y las habitaciones entre sí, cómo se modifica el mundo exterior al mirarlo a través de esas ventanas”.

Los relatos de Munro tratan del amor y el desamor, de infidelidades adúlteras, de reencuentros y desencuentros, de deseos inconfesables, del paso del tiempo, de soledades tristes u obligadas y, casi siempre, de perdedores y personajes que en mayor o menor medida han extraviado sus vidas; de la existencia en suma, con sus luces y sus sombras y su constante fluir cotidiano hacia la muerte. Sus cuentos de ficción parten de una unidad que los conectan con la realidad, un carácter autobiográfico en los que, como la misma autora ha explicado, son “lo primero y lo último, y lo más íntimo, de lo que tengo que decir sobre mi propia vida…”.

En este sentido, los cuentos Munro, son un espacio repleto de voces, nombres, lugares y saltos en el tiempo; los relatos superpoblados de Munro exigen estarse adentro de una habitación imaginaria, donde como ocurren historias, se dan miradas, en una oscuridad que vive momentos humanos hasta que se perciben figuras, reconociendo voces y personajes, desde sus tonos y gestos roncos y traviesos.

Munro ha publicado unos once volúmenes de cuentos; su primer libro, “Dance of the Happy Shades”, apareció en 1968 y desde entonces se inauguró como una creadora existencial, pero sin despreciar el recurso literario que da la ficción para proyectar las historias hacia lugares infinitos y desgarradores.

La propia Munro, ha dicho que su primera aproximación al lugar desde donde partiría su escritura, se debe a la influencia de la tradición del sur de los Estados Unidos Norteamérica: “Lo que más me interesaba, sin ser del todo consciente, eran las mujeres narradoras. Faulkner no me gustaba tanto. Amaba a Eudora Welty, Flannery O’Connor, Carson McCullers y Katherine Ann Porter. Tenía la sensación de que las mujeres podían escribir sobre los freaks, los marginales. Entendí que ese era nuestro territorio, mientras que la gran novela realista era territorio de los hombres.”

La lectura en Munro le sentenció el camino hacia la naturaleza de su espacio narrativo, desde donde poder contar su propio sur, la región del lago Hurón que está ubicada al sudoeste de la provincia de Ontario; ha tomado como imagen el escenario de la famosa masacre Donelly, una familia católica de origen irlandés que por motivos político-religiosos fue quemada dentro de su propia casa; ahora bien, no es sólo esa tierra de naturaleza exuberante, emociones reprimidas, excesos sexuales escondidos y explosiones de violencia el que está contenido su cartografía literaria.

La Academia Sueca, en su veredicto, expresó: “…maestra del relato corto contemporáneo; con un armonioso estilo de relatar, que se caracteriza por su claridad y realismo psicológico…".

Munro ha volcado en su literatura la experiencia de su vida cotidiana; sus libros en español publicados son: Las lunas de Júpiter (Debolsillo) (1982, edición original), Progreso del amor (RBA) (1986), Amistad de juventud (Versal) (1990), Secretos a voces (RBA) (1994), El amor de una mujer generosa (RBA) (1998), Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio (RBA) (2001), Escapada (RBA) (2004), La vista desde Castle Rock (RBA) (2008) y Demasiada felicidad (Lumen), en 2009. Siete de sus ficciones han sido llevados a la pantalla, especialmente a la televisión, Sarah Polley filmó en 2006, “Lejos de ella”, con Julie Christie, basada en uno de sus cuentos. En este aspecto ha roto la academia en esta ocasión, con el veto silencioso a los autores que le han dado a su obra una brecha de difusión más allá de la literaria, basta mencionar a Stephen King, a quien no le han dado espacio en este tipo de galardón.*.-


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1665 veces.



Ramón Eduardo Azocar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: