El Titanic de la civilización del materialismo histórico se hunde

Einstein: “No puedes resolver un problema con los medios que lo crearon”

 Más y más momentos de protesta social y de rebelión populista se convertirán en el orden del día. El caso del pueblo egipcio, en esa parte del continente africano, es la punta del iceberg.

Se ha puesto en marcha un irrevocable impulso para el cambio. Se está produciendo una revolución en las profundidades de la conciencia de la masa. No se trata solamente de un presidente que fue sacado del poder por el pueblo, sino un triunfó de la conciencia colectiva que hizo sentir su poderes invisibilizados.

Vamos de un tiempo de guerras a un tiempo de paz, de un tiempo de miedos a un tiempo de amor, de un tiempo de caos a un tiempo de armonía. Vamos a resolver nuestros problemas nosotros mismos, vamos e entrar en un tiempo de reorganización y empoderamiento, vamos a reparar los daños, en vez de continuar la explotación y agotar los recursos que nos brinda la Madre Tierra.

El Sueño americano está construido a costa del Tercer Mundo . Las injusticias en este Continente y de otros allende los mares, empezaron hace quinientos años y continúan a este mismo día en toda América. Las Guerras indias nunca han acabado… Yo pienso que los poseedores de poder en el mundo desarrollado ven como requisito necesario destruir a las gentes indígenas, o por lo menos destruir su cultura, porque ellos no son ‘consumidores‘.

Un adagio atribuido a Einstein dice que no puedes resolver un problema con los medios que lo crearon. No importa cuánto dinero arrojen los gobiernos en los bancos, el sistema financiero no revivirá. El dinero creó la degradación de la biosfera (a favor de los centros comerciales) y la política apoyó este esfuerzo destructivo. Barack Obama el hombre será, sin duda, un fracaso político porque él sólo está cumplimiento las políticas ya establecidas por sus predecesores y pasará gran parte de su tiempo tratando de apuntalar las instituciones defectuosas y los valores anticuados. Mientras más él se adhiera a los métodos políticos tradicionales y no se convierta en un verdadero ‘visionario’, ¡será simplemente otro ladrillo en la pared!

Esto es así, porque lo que está ocurriendo es que el Titanic de la civilización del materialismo histórico se está hundiendo y no hay nada en el universo que lo pueda salvar – ya que está predeterminado que todo lo que no es verdadero y artificialmente provocado por la inteligencia del hombre, está condenado a ser eliminado. Cuando el buque claramente se hunde, poco sirve intentar arreglar el motor. El 2011 es el año en que este hecho llegará a ser definitivamente obvio para todos.

De nada vale que el sistema capitalista, valga decir Mr. Obama y su imperio depredador, haya alimentado y sustentado por 30 años a la Bestia en Egipto, y por la otra que le haya propinado una artera puñalada cuando ya vio que éste no le aportaba ningún beneficio al sistema. Ahora en su mejor papel Hollywoodense y con su doble cara, al imperio no le queda otra que decir ante el mundo que el pueblo egipcio tiene razón en sus reclamos y que ya basta de que Hosni Mubarak siga en el poder (…)

El Titanic del fracasado imperio hace aguas por todos lados. El Sistema Capitalista y su ficción del dinero ha dominado de tal manera los 5000 años del ciclo de la historia babilónica, que como consecuencia ha traído: el temor a los impuestos, la guerra y la dominación imperial. De hecho prácticamente toda institución del mundo moderno está gobernada y manipulada por el dinero.

Con la historia en su final, es esta ficción y sus mecanismos de apoyo perpetuantes –el sistema bancario y los gobiernos mundiales— la que ahora está desplomando todo lo que nos rodea. Con el dinero que se va por la ventana, el sistema económico que ha sido sostenido por el dinero también continuará entrando en caos. Esto significa que para una buena parte de la humanidad, el 2011 significará enfrentarse con la cruda realidad, la verdadera realidad perdurable, la realidad que no puede ser comprada o vendida.

Para las oligarquías gobernantes, el colapso financiero económico será la causa de un mayor afianzamiento y un endurecimiento de las arterias del poder. En lugar de enfrentar el hecho de que el antiguo juego se acabó, ellos preferirán resistir cada vez más fuerte. En lugar de entregarse a lo nuevo seguirán tratando de reforzar las instituciones fallidas, causando una línea divisoria aún mayor entre los que tienen y los que no tienen –de la que esta última se incrementará en gran número— por la falta de trabajo y el desempleo pasando la cuenta. 

joseagaporam@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1905 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: