Alquimia Política

La vida de García Márquez según G. Martin

La lectura de la biografía que Gerald Martin (Londres, 1944), realizara sobre la vida y obra, del Premio Nobel en literatura 1982, el colombiano Gabriel José de la Concordia García Márquez (Aracataca, Magdalena, 6 de marzo de 1927), es un uno de los trabajos más documentados y explorados, desde la técnica etnográfica, y valiéndose la entrevista a profundidad, que haya leído en los últimos años. Acerca de García Márquez, o el Gabo como se le conoce en los entretelones latinoamericanos, ya había leído la biografía de Dasso Saldívar, “El Viaje a la semilla” (1997), reeditada en el 2005 por el periódico español ABC.  

El estudio de Martin se diferencia del de Dasso, en cuanto a que este último se concentra más en la obra que en el personaje; Martin explora al hombre, y va lidiando con un temperamento escurridizo, en ocasiones ingenioso, que le cuesta dar con el verdadero hombre que es el Gabo. En momentos no se sabe qué parte de la historia de vida que cuenta Gabo es verdad y qué parte es fantasía. Él llega casi a la conclusión de que lo que ha contado hasta ahora García Márquez es lo que “él ha creído que fue su vida”, y no la vida misma. Por ello, es un sujeto de estudio  difícil, diría que su espacio natural está en la cripta de un pensamiento muy ligero en su relación con la realidad, pero muy fecundo en su imaginario fantástico. 

La obra de Martin es densa (762 págs. en la versión española), y fue publicada en el 2008 originalmente en el Reino Unido, por Bloomsbury Publishing Plc; la edición para el mundo hispanoparlantes la llevó la casa Mondadori, y sería bajo la traducción Eugenia Vázquez Nacarino, en la colección Debate-Colombia, que en el 2009 nos llega “Una vida”, biografía de García Márquez, “tolerada” por él. Tengo mis objeciones acerca de la traducción; hay errores que si bien pudiesen pasar desapercibido, ante el ojo evaluador de quien haya leído la obra del Gabo, aparecen como catedrales. Hay confusión en los títulos de las obras de García Márquez (se traduce, por ejemplo, “Cien años de soledad”, por “cien horas de soledad”, y sin las mayúsculas de rigor por ser nombre de un texto importante; también se aprecia “crónica de una catástrofe anunciada”, en vez de “Crónica de una muerte anunciada”; “el otoño del dictador”, en vez del “Otoño del patriarca”, p.22). En otro aparte dice: “Mercedes empezó a empeñar todo…Sus tres últimas posiciones militares…”, en vez de: “Mercedes empezó a empeñar todo…Sus tres últimas posesiones materiales…” (p.348); y conste que se ha cotejado con la versión en inglés, y es evidente el error en la traducción. Esto lo comento porque es el gran obstáculo que tenemos al leer un texto escrito en otra lengua, que la traducción llega alterada y ante una obra tan densa esos errores en vez de ser una nimiedad, es una gota de agua para comprender el cuerpo literario del argumento. 

Entrando un tanto en el impacto de la historia que cuenta Martin del Gabo, la obra ha traído polémica. El crítico Enrique Krauze (de la Revista mexicana de literatura Letras Libres), expresó en su ensayo “Gabriel García Márquez: A la sombra del patriarca” (2009), que lo que no advierte Gerald Martin “…es el sentido biográfico de lo que narra. Todo parecía, en efecto, una reconstrucción perfecta del paraíso macondiano anterior a la hojarasca, con la ventaja de que ahora era García Márquez quien habitaba del otro lado, del lado americano. Para los cubanos comunes y corrientes su mansión de Siboney, sus comilonas, la champaña, los mariscos, las maravillosas pastas preparadas por Castro y los paseos en yate eran…apariciones instantáneas de un mundo remoto e inverosímil que nos estaba vedado a los mortales. Pero ningún paraíso es perfecto. Martin alude sin detallar a cierto malicious gossip que circulaba sobre el comportamiento del escritor en la academia, cosas que no eran del todo propias de un hombre de sesenta años de edad.” El ensayo de Krauze fue irreverente, muy infeliz ante el esfuerzo de Martin y el verdadero sentido de lo que significó la vida del Gobo en su relación con Fidel Castro.  

No se hizo esperar la respuesta de Martin, quien en la misma revista, en un ensayo bien hilado y argumentado, titulado “La comedia intelectual de Enique Krauze”, esgrime lo siguiente: “…a Krauze no le interesa mi libro, ni en lo más mínimo: lo quiere utilizar. En el fondo, con toda su brillantez, es un historiador aferrado…a una concepción muy limitada de la vida y de la historia, es decir, a una ideología…Él no quiere saber cómo la vida le puede parecer a un hombre joven nacido en la tercera década del siglo veinte, sin muchas ventajas materiales, en un pequeño pueblo colombiano, exactamente como no quiere saber cómo la vida le puede parecer al equivalente mexicano de nuestros días y cómo ese joven mexicano va a ir escogiendo entre las diferentes alternativas políticas y morales que se le presenten en el camino. No: para Krauze la única cosa realmente importante…en la vida de García Márquez es su relación con Fidel Castro. Repito: Krauze, con una alusión permanente pero nunca definida a un ideal abstracto llamado democracia, que utiliza para desacreditar a todos los que él considera adversarios ideológicos, no tiene el menor interés en cuáles han sido las contradicciones y perplejidades reales de la abrumadora mayoría de los latinoamericanos de su época, quienes no han disfrutado las ventajas que él ha tenida en la vida. No le gusta en lo más mínimo la extraordinaria popularidad de Gabriel García Márquez entre los pueblos latinoamericanos…ni mucho menos quiere aceptar que esa popularidad se base en valores diametralmente opuestos a los suyos. Debe haber alguna explicación perversa…” 

Como puede apreciarse, la biografía de Martin ha traído mucha polémica en los escenarios intelectuales del mundo; la postura cambiante del Gabo en cuanto a su compromiso político, su enfermedad (cáncer linfático), sus últimos fracasos (“Memorias de mis putas tristes”, 2004), y su perdida de memoria, han descompuesto en vida al arquitecto de Macondo. Ya no es el mismo que recordaba “aquella tarde remota” en la cual fantaseó que al coronel Aureliano Buen Día, lo llevó su padre a conocer el hielo. Tendrán que leer ustedes la obra para tomar postura en razón del significado e importancia que tiene y tendrá el Gabo en la continuación de ese cuento largo, cuya verdadera inspiración partió de nuestros ancestros aborígenes cuando echaron al oído del Conquistador, el “Mito del Dorado”. 

*.-ramonazocar@yahoo.com.ve



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2568 veces.



Ramón E. Azócar (*)

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad