Maradona fouleado por la FIFA

Nota: Este trabajo fue escrito en 1994, a raíz de la sanción aplicada a Maradona en Estados Unidos. Ahora, además de hinchar por “el pelusa” y Argentina, queremos reproducirlo en honor a quien ahora pide el premio Nóbel para las “madres de la plaza de Mayo”, lo que es una muestra más por qué se excedieron contra él. Y porque no deja de asombrar como la derecha ha difundido odio contra el genial deportista. En este instante los gauchos pierden 1x0 con Alemania.

  Cualquier desprevenido podría pensar en otros como los seres vivientes que más años llevan presidiendo una institución. Pero esto no sería verdad. Hay muchos que ya están enmohecidos y casi petrificados en el puente de "mando" de organismos importantes y tienen la dicha de pasar desapercibidos.

Joao Havelange, presidente casi vitalicio y sacrosanto de la FIFA, es uno de estos esotéricos personajes.

El carácter democrático de la FIFA es un tanto dudoso, puesto que Havelange, un señor de origen brasileño, lleva más de treinta años siendo su presidente. De esta circunstancia, cualquier simple observador podría, sin dificultad, inferir el respeto que el organismo tiene por si mismo y la discrecionalidad de poderes depositados  en esa especie de dios del fútbol.

La omnipresencia de Havelenge y la FIFA parece emerger en la actitud sorprendentemente acrítica de la mayoría de los participantes en los campeonatos mundiales del deporte de los goles. Los equipos grandes y los representantes de las sedes casi están exentos de faltas comprometidas. Los árbitros no se atreven a tomar decisiones de esa naturaleza por temor a ser execrados por la súper poderosa FIFA. Los jugadores y técnicos de los equipos " pequeños" ni siquiera opinan ante las injusticias de árbitros adulantes por temor a las sanciones que penden sobre ellos.

Es verdad que Diego Armando Maradona ha tenido sus devaneos con la droga. Los japoneses, más respetuosos y hasta rígidos en sus principios morales, negaron la entrada del futbolista gaucho a su territorio por sus antecedentes.

La FIFA del señor Havelange aceptó a Maradona y hasta contribuyó a exaltar la presencia del "zurdo de oro" en su cuarta incursión en un mundial de fútbol. Bien sabían que la presencia del astro argentino era una variable importante para el éxito del encuentro futbolístico. Pero todo marcharía de maravillas hasta tanto el pequeño pampero no desafiase las reglas del negocio y lanzase acusaciones que pusiesen en duda la honorabilidad de la institución futbolística y su dirigencia.

Es difícil desconocer el veredicto de los técnicos que estudiaron la orina del futbolista de maravillas. Es hasta creíble, pese a lo que digan los defensores a ultranza del pequeño mago del balompié, que usó un estimulante para repotenciar sus facultades y lucir su grandeza en los albores de su carrera. Pero resultó a todas luces exagerada la reacción de la FIFA.  De ser cierto que el "pelusa" usó premeditadamente drogas prohibidas y en cantidades tales que justificaran una sanción grave, debió optarse por un procedimiento más sutil que no dañase en demasía al deporte en general y la imagen de un joven a quien tanto debe el fútbol. Es más, si en verdad Maradona jugó bajo los efectos de un estimulante prohibido frente a Nigeria, esta exaltación de la FIFA y del señor Havelange, se parece mucho a una promoción "sin querer queriendo" a favor de lo que se parece condenar. 

Pero es sorprendente esta reacción contra la esperanza porteña y ante un jugador que, por encima del odio de sus enemigos por cuestiones hasta diferentes al fútbol, era la "vedette" de este mundial. 

Y la sorpresa se trocaría en frustración si sospechásemos que la medida no estuvo dirigida a sancionar a quien violó una regla legal de la FIFA, sino a un ser humano que apoyándose en su grandeza de atleta, creyó que podía ejercer su derecho a criticar los procedimientos brutales y mercantiles del ente futbolístico.

Tres o cuatro días antes del juego ante Nigeria, Diego Armando Maradona, un gaucho que como Martín Fierro piensa que:

  "Lo que al mundo truje yo

  del mundo lo he de llevar."

declaró contra la injusticia y la sobre explotación que representaba programar juegos a horas del mediodía en ciudades donde la temperatura alcanzaba hasta los 43 o más grados. Este gesto de Diego no podía pasar desapercibido para Havelange y los grandes negociantes del espectáculo, menos otras manifestaciones que hablan de un astro simpatizante de causas populares. Quizás por este atrevimiento no se tuvo ninguna consideración con los jóvenes que ven en Maradona una descollante figura del deporte y quien ha sido, después de Pelé, el usuario del trono futbolístico. Quizás por eso, el señor Havelange y sus acólitos, decidieron sacar del mundial a Maradona de manera tan humillante y sin consideración alguna a su enorme aporte a la popularización de un deporte que mucho ha dado al presidente de la FIFA.

Barcelona, 02-07-94

1.-Dos días después de escrito este artículo, Maradona declaró para la prensa internacional que haría gestiones para la fundación de un sindicato internacional de futbolistas profesionales. Su objetivo fundamental sería enfrentar situaciones como la relativa a los horarios y calendarios de los eventos internacionales del deporte de los goles.

damas.eligio@gmail.com

 


damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3209 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a103382.htmlCd0NV CAC = Y co = US