La llamarada roja se expande por el fin del mundo burgués

El humo negro de las poderosas bandadas de hombres armados del aire que los pulmones tenían ardiendo de rebelión se había convertido ya en una roja llamarada que desde Grecia iba abrasando el sur de la eurozona y hacía temblar a Finlandia. No había periódico que no intentara callar a las imágenes que hablan por mil palabras sobre los rojos obreros calentando las arenas de la vieja madre de naciones cayendo lentamente pero segura en la putrefacción total, era el grito de Baco que impregnaba los rincones más olvidados de la región, era el gorro frigio que volvía a levantarse de la tumba para acaudillar a millones renegados del amo usurpador de felicidades.

El rayo que se hizo sentir dolorosamente en los barcos llenos de alimentos destruyó lo poco que quedaba parado y daba esperanzas a la horrenda dictadura de la estrella de seis puntas. Todos miraban los videos de cómo desde los helicópteros mataban a inocentes personas que sólo llevan alimentos para los que tienen hambre y están cercados por el totalitarismo sionista apoyado por la bestia de mil cabezas.

Y salieron de sus casas a rodear las plazas y a vociferar en contra de la masacre de los humanitarios y mártires que sólo llevaban alimento y agua. Todos los gobiernos cómplices alardeaban recriminaciones pero nadie rompía las relaciones comerciales ni boicoteaba el antro de psicópatas del Estado forajido con armas nucleares.

En Centroamérica la lluvia volvía a dejar familias destrozadas por la miseria. En Colombia los medios anunciaban la segunda vuelta entre políticos mantenidos por la droga y las guerras que la bestia dirige para sus planes genocidas. La televisión mostraba las caras aparentemente de felicidad de un pueblo sometido a la guerra civil más larga de la humanidad. Lugar de la fosa común más grande del mundo que los medios pasan por alto.

El derrame de la British Petroleum supera ya al de la Exxon Valdez y la muerte negra y aceitosa pretende ser contenida por los medios que el negro premio nobel de la paz utiliza para fomentar mas caos sobre la ya desequilibrada tierra. Mudo ante los crímenes de guerra del fascismo sionista que a él mantiene en el poder.

16 muertos en el buque de bandera turca, y se suma la rabia, el odio, la frustración en los más humildes, de Atenas, Lisboa, Madrid, Roma, Londres, Paris, Gaza que no tardarán en arder devorando la tierra gastada de una Europa sin alma. En Estambul arde la misma llama roja que quemará los estados hampones que entregan la sangre obrera a los vampiros burgueses.

Ya no hay resquicio donde no explote una bomba de reclamos sociales por justicia y si antes eran pacíficas ahora serán ardientes manifestaciones que no ahorrarán en violencia para destruir la institucionalizada violencia de los estados corruptos y sus dirigentes esclavos.

La solidaridad y la rabia se han hermanado en el mundo que grita con voz ardiente y reclama la libertad y la justicia y está cada vez más dispuesto a enfrentarse con o sin armas al enemigo. No hay debilidad que valga, los antivalores capitalistas frenan a muchos jóvenes acostumbrados al facilismo, el consumo, el individualismo, pero no tardará la poderosa llama en arder hasta en las cabezas rapadas de los más insensatos.

Y ya no habrá retórica que valga, volverá a conocerse de la fuerza de la rebeldía humana contra los poderosos y los siniestros modelos de usurpación y usura. Se verá la luz al final del túnel pero no será eléctrica, sino de la llamarada roja que hará temblar la oligarquía occidental venciendo los obstáculos y los panes y los circos a nivel mundial. Aunque estén jugando al futbol. Aunque el papa sionista declare una nueva bula contra el color rojo.

Desde Chile a Grecia la burguesía ha querido salirse con la suya transfiriendo el costo de la crisis financiera al pueblo, a la esclavitud asalariada del mundo que hoy se unifica sin que nadie le diga cómo. Imprevisiblemente la llamarada roja hará que los ricos del mundo tiemblen de miedo y busquen las armas de los militares para sofocar tamaña revolución social.

81 años después del famoso crack de 1929 escuchamos el bramido del que está sobre nuestras narices y mucho más rápido que ayer los obreros rojos del mundo habrán de responder a la sádica manipulación de los usurpadores de la felicidad popular. Ya no esperará cuatro años el pueblo gringo para reclamar sus derechos humanos exhaustiva y sistemáticamente violados por los traidores disfrazados de defensores del pueblo.

A salir y reclamar por la vida, por la justicia, por la libertad a este mundo lleno de enfermedad y muerte, de tiranía y de hipócritas. A defender la lucha de los oprimidos y reivindicar los principios de dignidad y de igualdad. La balanza está señalando el momento de la gran lucha contra los enemigos de la mayoría. A batallar contra los que prefieren vernos muertos antes que ceder a sus propiedades privadas. Vamos a inaugurar una ola revolucionaria capaz de incendiar hasta el último banco de ladrones del pueblo.

Mforti9@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1399 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a101647.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO