A propósito del artículo "Ideas para que nuestros alcaldes..." de Luigino Bracci

Una revolución que sigue »estrellas«

Con estas líneas quiero resaltar una falla común en algunos cuadros de Nuestra Revolución: La falta de solidaridad genuinamente socialista y la ausencia de promoción de los valores que la hacen posible!

Luigino es un joven talentoso a quien le he seguido la pista por los valiosos aportes en las aplicaciones abiertas, sobre todo por el éxito del "Leander". Entiendo que sus motivaciones son la publicidad y ahora me sorprende gratamente con la advertencia a poner cuidado en evitar valores sexistas en nuestras generaciones jóvenes, algo tan nefasto que debió ser incluido en la ley contra los juguetes y juegos violentos. Estas preocupaciones quedan reflejadas en su artículo "Ideas para que nuestros alcaldes, en vez de bailar reggaeton en la Plaza Bolívar, nos ayuden con el Socialismo" (http://www.aporrea.org/contraloria/a92635.html). También me ha llamado la atención su abierta solidaridad hacia la memoria de Solimar que se nos ha ido, lo cual ha sido para mí también un duro golpe en el alma. El caso de Luigino y Solimar permiten algunas reflexiones en torno a la forma como se consolidan, debilitan o desaparecen talentos revolucionarios y su aporte a la consolidación de la necesaria, crítica y auténtica solidaridad, alejada de aquella malentendida en otras esferas de poder con el respaldo cómplice a desatinos.

En cuanto al software libre he visto que cada unidad operativa de nuestros medios de comunicación o de sistemas de información trabajan sin compartir abiertamente sus mejores experiencias. Cada uno es un ente aislado que sólo obedece directrices de una autoridad que está por encima de las unidades operativas, pero que, no obstante el gran avance general, horizontalmente no se intercambian los conocimientos ni siquiera para resolver las dudas rutinarias más sencillas, mucho menos de hablar sobre proyectos de coordinación. Por eso cada nuevo nombramiento de encargado de unidad operativa llega con su nuevo equipo. Cómo entonces podrá la Revolución crear cuadros de sustitución o reproducción de la experiencia y valores socialistas?

En cuanto a los líderes culturales, como Solimar, se los deja solos y aislados porque no se ha entendido la importancia de ellos en la transmisión de valores auténticamente socialistas, lo cual tendría que ser una estrategia de inversión por parte del Estado, intencionalmente, sí... con todo el dinero que sea posible! Pero no es así, a nuestros líderes culturales no se les da muchas veces ni para un 'refresquito'. Se quiere evitar que nuestros líderes culturales sean 'estrellas' -como comentaba equívocamente nuestro querido camarada Mario Silva-, pero en cambio sí se les paga todo el dinero a los que ya son 'estrellas realzadas por los medios a.n.t.i.-socialistas' que promueven el consumismo. Toda una estrategia publicitaria, educativa falsa, ideada desde nuestro lado, puesto que una 'estrella del consumismo' sólo puede ser desplazada por otra estrella del mismo calibre, pero por una 'estrella del socialismo'. Este hecho pone en evidencia la urgente necesidad de promover los líderes socialistas a ser las nuevas estrellas del mundo cultural superando aquél vitual mediático!

La situación de los valores socialistas es similar a la situación del manejo de la salud de nuestras generacione futuras en nuestro país. En diversos artículos se han presentado evidencias del proyecto de dominación poblacional a través de los alimentos (La pugna alimentaria entre el capitalismo y el socialismo al enfrentar la crisis mundial: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=82800) y por medio de la salud, particularmente en "Un Dossier sobre la Política Genocida: Sida y Gripe Porcina AH1N1" (http://anzoateguivive.com/2009/12/30/un-dossier-sobre-la-politica-genocida-sida-y-gripe-porcina-ah1n1).

Muchos dentro del campo político han pensado que el mero control del mercado de los alimentos sería la solución para llegar a una soberanía alimentaria, pero se olvidan de la genética y de la química que está detrás de los insumos alimenticios y en los tratamientos sanitarios, sobre todo de los seres humanos. El caso concreto del manejo de las vacunas en el país es el caso más elocuente (http://www.aporrea.org/ddhh/a89146.html).

Los encargados de tomar la decisiones sanitarias, pretendiendo evitar que Venezuela vaya a aparecer entre los paises con mayores números estadísticos de afectados por la "pandemia mediática" de la gripe porcina AH1N1, inmediatamente entran a competir trayéndose las 'estrellas farmaceúticas' que brillan en el mundo de vacunas de los grandes consorcios, se trae esas 'estrellas' para intoxicar las generaciones presentes y futuras con el "preparado especial" contenido en las vacunas. Sí, lo mismo que hace trayéndose las 'estrellas culturales intoxicantes' de la mente procedentes del mundo mediático capitalista... Sí, eso mismo sucede con las "soluciones sanitarias" capitalistas a las cuales se puede llamar sin ambaje "venenos encapsulados" mejor ocultos que el recientemente descubierto fraude de la industria alimentaria a partir de los análisis del ADN (http://www.aporrea.org/internacionales/n148085.html).

El futuro de la Revolución está en manos de las 'estrellas' que se le impongan a nuestras generaciones: Unas son 'estrellas socialistas' y otras son 'estrellas capitalistas'. La 'estrellas' son la génesis de valores y en el campo de la salud 'ellas' son la fuente de la vida o causa de la muerte. Estrellas capitalistas no pueden ser metidas dentro de la Revolución para pretender con ello competir con el sistema de dominación imperialista. Hagamos la apuesta por las 'estrellas' que iluminan revolucionariamente los valores de la vida..

Venceremos!

sirioquintero@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4372 veces.



Sirio Quintero


Visite el perfil de Sirio Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a92655.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO