Nueva categoría sociológica: ¿El Socialismo salvaje?

No nos queda la menor duda, que el Aló Presidente de este domingo 6 de diciembre, es el más didáctico y mejor desarrollado –políticamente- por el Comandante Presidente, Hugo Chávez, evidenciándonos a los venezolanos y venezolanos, que ha adquirido plena conciencia sobre el grave riesgo que significa para la Revolución Bolivariana el burocratismo, enquistado como está, en el Estado Burgués, que aún no termina de morir, en transición al Socialismo. Solo esperemos no le censuren, como lo ha denunciado a través de Aporrea, el camarada Luigino Bracci Roa en sendo artículo: “Si de algo se dan tupé los medios del Estado, es de censurar al propio Presidente de la República. Es algo que pudimos ver el pasado domingo 29 de noviembre, cuando el Presidente Chávez regañó tanto al gobernador de Lara, Henry Falcón, como al ministro de Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello, por lo ocurrido con una carretera en dicho estado que no había empezado a construirse (…) Este hecho noticioso, que ha dado de qué hablar a todas las y los venezolanos durante la semana, no fue reseñado en las páginas web ni en los noticieros de ninguno de los medios del Estado. Todos los que quisieron enterarse de lo ocurrido en ese memorable Aló Presidente tuvieron que abrir la página de Noticias24, ElImpulso.com o Noticiero Digital, y leer los hechos con el correspondiente veneno añadido por los opositores radicales que manejan esas páginas…” (Aporrea, 6-12-2009). Cosa para nada extraña, ya que los medios oficiales si algo han demostrado, es su efectividad para silenciar la voz del pueblo y sus luchas reivindicativas; que lo hagan con su líder, no nos sorprendería. Si fueran tan eficientes para desenmascarar y neutralizar la artillería contrarrevolucionaria, que emana desde los medios privados, sí nos sorprenderíamos. Que falta hacen unos medios de comunicación, verdaderamente, revolucionarios; por fortuna, contamos con el Correo del Orinoco, que arrancó con buen pie, es lo único que reivindica los medios públicos. Ya la televisión pública no tiene el atractivo suficiente como para sentarse un par de horas a verla, si no fuera por Dossier… Urge un sacudón comunicacional, la batalla por venir es definitiva y los necesitamos!!!

En lo internacional, el imperio se quitó su careta en lo que corresponde a Honduras y con sus colonias (Colombia, Perú, Costa Rica, Israel, México y Panamá) se apresta a darle reconocimiento al gobiernillo nacido de las fraudulentas elecciones, realizadas por la dictadura de Micheletti. Por fortuna, el pueblo estadounidense comienza a despertar, más temprano que durante la dictadura de mr. Bush, y comienza a movilizarse contra las pretensiones del nobel de la paz, Barack Obama, de enviar cerca de 30 mil soldados a Afganistán, más guerra, de alguna manera debe justificar el premio nobel. El descontento comienza a expresarse en las encuestas, como lo indica una realizada por la Corporación de Sondeos de Opinión de la CNN, publicado el pasado viernes 4, por la cadena norteamericana, la cual señala que el índice de popularidad del presidente de Estados Unidos descendió en siete puntos porcentuales respecto al mes pasado, situándose por debajo del 50 por ciento, compárese con la del Comandante Presidente, Hugo Chávez, quien después de 11 años gobernando, mantiene una popularidad por encima del 60% de aprobación, mientras en Bolivia, Evo Morales es reelecto con 62% de los votos, cerca de un 10% más de los votos con que fue electo para su primer mandato. "El sondeo indica que la gran caída en la aprobación proviene de los votantes sin formación universitaria", explicó la directora de este centro de encuestas, Keating Holland, agregando que "la creciente impopularidad de Obama" podría estar más relacionada con el desempleo y la difícil situación económica que con su estrategia para la guerra de Afganistán. Algo que debe preocupar a Obama, porque es el pueblo pobre norteamericano quien se está pronunciando en dicha encuesta, su mayor base de apoyo en las pasadas elecciones que lo llevaron a la Casa Blanca. El 48 por ciento mantienen su apoyo en el presidente y el 50 por ciento desaprueba su gestión, lo que supone un descenso de 7 puntos porcentuales respecto a la encuesta realizada el mes pasado por la cadena norteamericana. Que mal te vemos nobel de la “paz” y seguirás palo abajo en tu rodada, si insistes en promover la destrucción del planeta.

De vuelta a la República Bolivariana, tenemos lo ocurrido con los bancos privados, desbancando a sus ahorristas, como venía haciéndose por sus dueños hasta que el Gobierno Revolucionario mandó a parar. Este hecho, es ejemplarizante, comparémoslo con la cuarta república o con el gobierno de Obama; gobiernos que, de inmediato, echaron manos a los dineros de todos y todas, y procedieron a dar los mal llamados “auxilios financieros”, que no es otra cosa que salvar a los banqueros de la crisis otorgándoles recursos de los contribuyentes, y abandonaban a los ahorristas a su suerte, sin garantizarles sus ahorros. En contraposición, este Gobierno Revolucionario no otorga “auxilios financieros” y solo les ofrece a los banqueros la cárcel como premio, dándoles el trato que merecen, el que se les da a los delincuentes de cuello blanco. Mientras que, a los ahorristas, el pueblo usuario del sistema financiero, el Gobierno Revolucionario les garantiza sus ahorros y se los reintegra. Como han cambiado las cosas en la República Bolivariana de Venezuela!, y pensar que esta conducta es reprochada por el oposicionismo apátrida, quien se ha colocado de espaldas al pueblo y se ha avocado a una campaña mediática en contra de las medidas de salvaguardia y contra la corrupción financiera que ha emprendido el Gobierno Revolucionario.

Pero, ¿por qué ocurren situaciones como esas? Y esto, tengámoslo siempre presente, el sistema capitalista tiene como móvil principal la ganancia. Todas las inversiones, movimientos de capitales, tienen sentido, solo si, los burgueses obtienen ganancias; el crédito y la especulación son como una droga de la que dependen y necesitan dosis, cada día, más fuertes. Marx nos explicaba este fenómeno, propio del capitalismo, en sus obras "Contribución a la crítica de la economía política" y "El Capital", de manera muy sencilla nos explica a través del ciclo que sigue el comercio, el cual se corresponde a un esquema M-D-M (Mercancía-Dinero-Mercancía), el agente del ciclo posee una mercancía, la cual vende a cambio de dinero para con éste obtener a su vez una nueva mercancía. Una vez que existe el dinero, el ciclo puede recorrerse de un modo distinto, esto es, con un esquema D-M-D (Dinero-Mercancías-Dinero). En este caso, el agente económico adquiere una mercancía para después venderla. Al principio tenía dinero y al final vuelve a obtener dinero. ¿Por qué recorrer este ciclo? La respuesta es clara: nuestro agente espera que la segunda cantidad de dinero sea mayor que la primera. Cuando el dinero es empleado de esta manera se transforma, según Marx, en capital. La diferencia entre dinero y capital sería simplemente la forma en que éste entra en circulación. La búsqueda de esa ganancia extra, es lo que mueve a los capitalistas a invertir dinero en una mercancía, mientras mayor es esa diferencia entre dinero invertido y dinero recuperado al final del ciclo, motivan en el capitalista todos sus instintos y perversidades. Para maximizar esa recuperación de la inversión inicial, entonces acude el capitalista a lo que conocemos como la “especulación”, que no viene a ser otra cosa que la ganancia exagerada del capitalista. Eduardo Samán, Ministro del Poder Popular para el Comercio, la define en los siguientes términos: “El capitalismo está robando, cobrando unos precios que esa inflación es pura especulación. Nosotros tenemos aquí productos que se están vendiendo aún con un dividendo pequeño del 25% que es bastante para los grandes volúmenes que se mueven y alcanza para pagar personal, gastos de transporte, almacenaje y todavía queda dinero (…) Señaló que un cuaderno de cinco materias que en las librerías capitalistas cuesta hasta 70 bolívares, en la feria socialista ese mismo tipo de cuaderno se vende al pueblo en 11 bolívares. Iguales montos se muestran en las cajas de 12 unidades de lápices, que en otros sitios llega a costar hasta 19 bolívares, mientras que en los espacios del Teresa Carreño se expende a 5.50 bolívares (…) Eduardo Samán enfatizó que uno de los objetivos principales de esta feria es presionar a las librerías a bajar los precios de sus productos y para que dejen la especulación. “Si no desisten en esas ganancias groseras y exageradas el Gobierno Nacional, a través de la empresa Suvinca (Suministros Venezolanos Industriales), pondremos todo a la disposición de nuestro pueblo a precios verdaderamente bajos”, insistió…” (Aporrea, 12 de septiembre de 2009).

“Las empresas de telefonía móvil celular Movistar y Digitel deben rebajar al menos dos veces el precio actual de los equipos para el mes de diciembre, debido a que el Gobierno Nacional le garantizó a estas compañías la entrega de divisas al cambio oficial, informó este martes el ministro del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Jesse Chacón (…) Al respecto, dijo que por ejemplo, “si entregamos divisas para productos envasados, deben bajar los precios en los productos envasados”. Por tal razón, Chacón llamó a los empresarios a sincerar sus precios…” (ABN, 20/10/09). La realidad es que ya esos equipos, adquiridos con esas divisas otorgadas por el Gobierno Revolucionario, están en el mercado venezolano, compárese sus precios con sus equivalentes en los EEUU y verifíquese si la condición establecida por el camarada Jesse Chacón, se viene cumpliendo, esperemos que el Indepabis esté montado en esa tarea y los potenciales compradores también, si no es así, denúncienlos. En todo caso, pongamos el ejemplo de las mini laptop o minicomputadoras, cuyo precio está en las tiendas de EEUU, en un monto que oscila en 245 dólares y 275 dólares, más el envío a la República Bolivariana de Venezuela cuyo monto por peso del equipo ronda, como máximo, los 100 dólares, lo que daría un costo total del equipo entre 350 y 375 dólares, ya aquí en Venezuela, en BsF, sería algo así como 806,25, pues bien, ese mismo equipo en cualquier tienda del país hoy en día se expende, con IVA incluido, en uno 2.900,00 BsF, lo que significaría una ganancia bruta para el comerciante de 2.093 BsF, o sea, el 260% del valor de importación, cómo se llama eso: ESPECULACIÓN, no hay otro nombre posible, por supuesto el comerciante se excusará en que no tiene acceso a los dólares en Cadivi, que tuvo que comprar los dólares en el mercado paralelo y otras cobas más por el estilo, para ello contará con el apoyo mediático de los medios privados que acusarán al Gobierno Revolucionario de retardo en la asignación de divisas y otros cuentos por el estilo. En fin, esta es la realidad que vive hoy en día el venezolano y venezolana en su día a día, cada vez que va de compras a una tienda. La ESPECULACIÓN se ha convertido en una espada de Damocles que cierne sobre todas y todos nosotros, mermando nuestro poder adquisitivo sin que el Gobierno Revolucionario, quien otorga los dólares, pueda mermar la voracidad del sector comercial a través de los mecanismos que ha creado para atacarla y doblegarla: el Indepabis y la Ley Especial Contra el Acaparamiento, la Especulación, el Boicot y Cualquier Otra Conducta que Afecte el Consumo de Alimentos o Productos Sometidos a Control de Precios, Gaceta Oficial número 38.628, de fecha 16 de febrero, que contiene el decreto 5.197 .

La ESPECULACIÓN, a diferencia de la inseguridad, es un problema que realmente afecta a todas y todos los venezolanos por igual, sin distinción; verifíquese que aquellos y aquellas, que hablan de la inseguridad como un problema grave y delicado, y se llenan la boca acusando al Gobierno Revolucionario de ser el responsable, cuando se les pregunta, cuántas veces lo han atracado en este año, por lo general, el bocón responde que ninguna vez. Mientras, que esta forma de delincuencia (los especuladores) nos roban legalmente, a todas y todos por igual, sin derecho a réplica y lo hacen todos los días del año y a toda hora. Estos delincuentes de nuevo tipo, forman parte de la clase de los capitalistas, la burguesía y pequeño burguesía. Si aún subsisten en el período transicional es mal síntoma del camino andado.

En Socialismo, las y los especuladores son tratados duramente, como delincuentes de alta peligrosidad, las penas a sus delitos son tan severas como las de los homicidas o los narcotraficantes; ya que sus delitos afectan, gravemente, los salarios de las trabajadoras y trabajadores. Leyes draconianas, tribunales y policías anti-especulación, comunidades de consumidores, organizadas en función del cumplimiento de las leyes y ejerciendo contraloría social y denunciando a esos delincuentes y su ubicación, son tareas propias del combate a la especulación y los especuladores. Si el Gobierno Revolucionario continua dando rienda suelta a la especulación y a los especuladores, dejando que actúen a sus anchas, mermando el ingreso socio-económico de trabajadoras y trabajadores, incidiendo negativamente sobre las variables macroeconómicas (la inflación), estaría permitiendo que la burguesía se fortalezca, sería permitir que la transición al Socialismo desvíe su rumbo recto y victorioso. No debe haber tregua en el combate a este flagelo, propio, del capitalismo salvaje, impropio del Socialismo. “El especulador, el agiotista, el que entorpece el monopolio [estatal en función social progresiva]: ese es nuestro principal enemigo. (...) Sabemos muy bien que la base económica de la especulación es la capa de los pequeños propietarios, extraordinariamente vasta en Rusia, y el capitalismo privado, que tiene un agente en cada pequeñoburgués. Sabemos que millones de tentáculos de esta hidra pequeñoburguesa aferran, aquí o allá, a diversos sectores obreros, y que la especulación penetra en todos los poros de la vida económico-social en lugar del monopolio de Estado”. (V.I. Lenin: "El impuesto en especie" 21/04/921).

“El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, llamó a atacar uno de los grandes males del capitalismo: la especulación, por lo cual instó a construir el modelo socialista para que desaparezca este tipo de prácticas. “Pdval debe ser como un hermano de Mercal en búsqueda de asegurar a todos los venezolanos la alimentación básica, sin especulación, ni explotación de los trabajadores”, enfatizó”. (ABN, 23 de Enero de 2009).

No existe Socialismo salvaje, se equivocan los oposicionistas apátridas, porque en esa nueva sociedad, la economía está planificada para la mejor satisfacción de las necesidades de la población; si no, no podrá ser llamada una Sociedad Socialista, en la que el flagelo de la especulación no tiene posibilidades de sobrevivir!!!


henryesc@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1989 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a91393.htmlCd0NV CAC = Y co = US