¿Ley Contra la Corrupción o la necesidad de una Ley Anticapitalista?

¡Nadie amasa una fortuna sin volver harina a los demás!

Hoy vi en aporrea.org que se va a la sanción de una ley contra la corrupción y note que se hace mucho énfasis en las “irregularidades” que puedan cometer los funcionarios públicos. Esto tiene sentido, porque el gran inversor que más gasta es el Estado Venezolano y, por supuesto, lo hace a través de funcionarios específicamente designados y con responsabilidades en esa tarea; pero, ojo, eso no puede dejar por fuera a los operadores (funcionarios) privados, quienes son los principales delincuentes que usufructúan la cosa pública (ESTADO=DINERO Y RIQUEZAS DEL PUEBLO) en beneficio de los dueños del gran capital nacional e internacional.

El Capitalismo es CORRUPCIÓN y Chávez no deja de decirlo y advertirlo. ¡El Capitalismo es el responsable de los grandes males que aquejan a la Humanidad! Y si hay algo que se vagabundea alegremente en las instituciones y empresas del Estado Venezolano es el Capitalismo, además de su lógica y metabolismo de siglos. Agréguele también como se vagabundea en el Régimen, es decir, en su cuerpo de leyes e instituciones jurídicas y judiciales y solo se nos medio salva del capitalismo una parte del Gobierno: con el propio Chávez como ejemplo y que quiere decir mucho. Aclaremos esto último: estamos en un Proceso de Transición Revolucionario porque existe una Disposición de Cambio Mayoritaria en el Pueblo Venezolano que ha delegado en el Presidente Chávez la dirección política del proceso; y la transición se mantiene por dos hechos: 1. La Disposición de Cambio del Pueblo Bolivariano no tiene salida en el marco Capitalista y 2. Chávez lo sabe y ha sido consecuente con lo que él mismo ha denominado el Huracán Revolucionario, que no es otra cosa que esa Voluntad de Cambio.

Hechas estas precisiones vayamos a otras. Siguiendo a Marx, podríamos decir que la CORRUPCIÓN se encuentra en la PERSONIFICACIÓN del CAPITAL. Este es el meollo de cualquier ley que se quiera hacer contra la corrupción. Y puntualicemos lo siguiente: en el Capitalismo está legalizada la ACUMULACIÓN PRIVADA de CAPITAL, es decir, el derecho a Explotar, a volver harina a los demás. Pero también hemos aprendido, porque es un hecho comprobado, que los procesos de transición revolucionarios se pueden degenerar y convertir en procesos altamente burocráticos donde también existe Acumulación Privada de Capital, incluso, allí, donde no existía Propiedad Privada: en este caso no es la Burguesía quien Acumula, sino esa parte de la Burocracia que tiene competencia en la Administración de los recursos, riquezas y presupuestos de la Nación. Que vaina: la Personificación del Capital (Burguesía o Burocracia) es capaz de MIMETIZARCE y mantenerse en procesos de Transición Revolucionaria, es decir, es capaz de elevar a la ENESIMA POTENCIA la  CORRUPCIÓN y, lo peor, se constituye en TRAICIÓN a la Disposición de Cambio de los explotados, a los que nada tienen y que han delegado toda su confianza en un liderazgo que constituye su voz, su herramienta fundamental para convertir en un hecho colectivo la transformación de lo existente.

Señores Diputados: el diablo no sólo está en los pequeños detalles, sino también en los grandes. Miremos la Unión Soviética y nos daremos cuenta que el problema no sólo es eliminar la Propiedad Privada, que en un periodo de transición se puede convivir con ella restándole espacio, sino, principalmente, la Acumulación Privada de Capital: aquí es donde está el cáncer de la reversibilidad de los procesos revolucionarios y de la maldita corrupción que en su esencia es pura lógica del capital.

¿Y como tratamos el problema de la Acumulación Privada de Capital?

  1. Fijando fuertes topes a las ganancias, de manera recurrente e inmediata para que se traduzca en un impacto efectivo contra la especulación, que es uno de los desordenes mas diabólicos de nuestra economía real y que perjudica a toda la población. Para esto hace falta con urgencia un organismo de control de costos ganancias y precios.
  2. Sincerando el impuesto sobre la renta para que corresponda a un proceso de transición revolucionaria que transparenta su enemigo: el Capitalismo, el Capital y su Personificación
  3. Garantizándole al pueblo la herramienta fundamental de la CONTRALORIA SOCIAL, a través de una ley que obligue al sector público y  privado a llevar sus cuentas de manera detallada y permanente en sus páginas web y, de esta manera, honrar una de las propuestas más viejas que han levantado los luchadores revolucionarios de todos las épocas.
  4. Formulando un cuerpo de sanciones ejemplarizantes contra todo aquel funcionario público, empresario o banquero privado que viole las normas contra la especulación y la acumulación privada de capital fijadas por el Gobierno Revolucionario


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4674 veces.



Juan Afonso


Visite el perfil de Juan Afonso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social