Petkoff: las medidas no son socialistas

Una derecha sin rumbo

Si no fuera porque vivimos en Venezuela, cualquiera se asombraría con las declaraciones de la derecha.

Por solo nombrar  y citar a dos de sus más insignes voceros:

  • Teodoro Petkoff se pregunta ¿qué hay de socialista en las medidas económicas de Chávez? y asegura que tampoco son diferentes a las tomadas por los anteriores gobiernos.
  • El presidente de FEDECÁMARAS, José Manuel González, también conversó sobre el aumento salarial de 20%, decretado por Chávez y manifestó que está por debajo de las expectativas de los trabajadores. "Pensábamos que iba a ser mayor". Incluso hace un llamado a los empresarios privados a superarlo.

A la pregunta de Petkoff, hay que responderle sin ningún tipo de vergüenza: las medidas económicas no son socialistas (anticapitalistas), pero si son diferentes a las tomadas históricamente por gobiernos anteriores y muy específicamente en el gobierno donde él fue ministro y dirigió la tripartita: periodo en el cual el salario inmediato fue pulverizado por las bonificaciones (más de un 50 % de la remuneraciones semanales y quincenales de empleados y obreros no eran salario), una política de ahorcamiento del salario para poder pasar su propuesta de eliminación del recalculo en las prestaciones sociales (salario futuro) y que todavía no se ha revertido de acuerdo a un mandato de la Asamblea Constituyente.

En cuanto a lo dicho por el representante de los capitalistas (empresarios) privados llama la atención su defensa al salario de los trabajadores, le parece insuficiente y pide a sus afiliados superar la medida salarial de Chávez: ¡bienvenida esa orientación y esperamos su cumplimiento! No creemos que sea un desliz ese nivel de desprendimiento de FEDECAMARAS: los trabajadores pueden estar segurísimos que las empresas privadas han acumulado ganancias exorbitantes (groseras como le gustaba decir a Petkoff) para arriesgarse a decir tan contraproducente aseveración. Así que esta recomendación de la cúspide empresarial, le permite intuir a los trabajadores del sector privado que es correcto luchar por salarios que superen la medida de Chávez: a echarle b…

La locura es tal, que la derecha incita al gobierno a tomar medidas socialistas y a sincerar el salario, es decir, ganarle espacio al capital a favor del trabajo. Eso está de pinga para que lo tome en cuenta Chávez, para ver si podemos avanzar en delinear el tipo de gobierno que necesitamos: un gobierno de las organizaciones de los trabajadores y del pueblo explotado.

Pero volvamos a la cordura: la derecha no es loca.  Lo que pasa es que no tiene rumbo ni direccionalidad y por eso su imposibilidad de lograr (y ahora menos con la crisis del capitalismo mundial) un espacio mayoritario en la política venezolana. El oportunismo los desmembra de manera permanente porque el momento histórico no les permite militar con sus naturales medidas de corte capitalista: devaluación del bolívar, eliminación del control de cambio, aumento de la gasolina, aumento de las tarifas de los servicios públicos (electricidad, aseo urbano, telefonía, transporte), privatizaciones, liberación de precios, aumento de las tasas de interés, congelación y bonificación del salario para evitar su incidencia en el salario mediato (vacaciones y utilidades) y salario futuro (prestaciones sociales), endeudamiento externo ilegal e ilegitimo, subsidio al empresariado, etc.

Medidas que sí se tomaron, a sangre y fuego, en gobiernos anteriores señor Petkoff y que usted antes de su conversión confrontó. Particularmente creo que debiera ser más consecuente con sus “convicciones”: porque llama la atención la vehemencia acertada conque usted ataca las medidas de Chávez como no socialistas, en contraste con el silencio que mantuvo frente al paquete neoliberal que puso a rodar su derecha antes del anuncio presidencial.

Es posible, ante el contexto actual de una posible agudización de la crisis del capitalismo, que Chávez tenga que tomar otras medidas y Petkoff tiene mucho que aportar, él sabe mucho de las carencias y deficiencias del Socialismo Real y podría dar luces en ese sentido, es decir, en esa vieja contradicción Capital vs. Trabajo: ¿hacia donde se inclinaría hoy en medio de esta recesión mundial? Y no lo digo de manera irónica, porque creo que en momentos como los que transita el mundo de hoy hasta los viejos (en sentido respetuoso) cambian. Sería bueno que abundara en unos de sus editoriales lo que significa para usted una economía de transición, poscapitalista y que medidas serían las acertadas sin claudicarle al capital.  No creo que el momento dé para más capitulaciones y oportunismos. Ni creo que el viejo Marx ni los millones que optaron en la antigua contradicción de alinearse con el Trabajo dieron o estén dando un salto al vacío.

Hoy la gran estafa mundial financiera la están pagando los mismos estafadores con dinero público: de los contribuyentes. Al encarecimiento del crédito y la escasez de liquidez después del pinchazo a la burbuja inmobiliaria, se le suma ahora la baja del consumo y el desempleo: la crisis se traslada de manera vertiginosa del sistema financiero a la economía productiva-real y contrasta de manera contradictoria la “fortaleza” del dólar.  Hasta el momento no nos pega con fuerza esta ruta de la crisis mundial en Venezuela, pero el sólo hecho de ver, lo que vemos en los epicentros de la crisis, EE.UU. y Europa, es un indicativo que nos llama a prepararnos para el peor escenario, con prudencia y fundamentalmente con el acompañamiento del pueblo, con su participación y protagonismo.  Hemos entrado en una situación excepcional que amerita medidas de contingencia:

  1. Debate nacional, campaña nacional de difusión de la crisis: a prepararnos contra la crisis.
  2. Impulsar un congreso mundial sobre salidas a la crisis del capital: lo que debe implicar alianzas y políticas comunes entre los pueblos dirigidas a restarle espacio al capital y movilizaciones contra el capitalismo y su única salida: la guerra.
  3. Economía para la crisis: trabajo, producción, ciencia, cultura, salud, educación, comunicaciones, servicios, alimentación y todas las manos a la siembra para enfrentar la crisis.
  4. Sobran socialistas inconcientes, faltan anticapitalistas concientes. Para ser socialista hay que ser anticapitalista consecuente: Hacia una Nueva Cultura Política Anticapitalista, realmente Socialista.
  5. De este debate y esta política surgirá en el Pueblo Bolivariano un rearme en su Disposición de Cambio ( la gasolina del proceso revolucionario) y la exigencia de las medidas socialistas, tan ansiadas y solicitadas por una derecha sin rumbo.
luisjesusalvarado@hotmail.com

     


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3400 veces.



Juan Afonso


Visite el perfil de Juan Afonso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición