Propuesta al CIM: Organizar una asamblea de discusión acerca de las razones del surgimiento en Venezuela del "stalinismo sin Stalin" en línea ultrachavista

Personalmente no tengo mayores elementos que agregar a las respuestas que han dado numerosas personas, y presentes y no presentes, a las apasionadas acusaciones que se han dispuesto sobre el evento -y sobre los eventistas- organizado por el CIM para debatir el proceso de construcción socialista en Venezuela. Después del mensaje de Galeano, el escrito de Luis Brito García o el bello artículo escrito por Javier Bierdau sobre la intelectualidad, y tantos otros, basta y sobra de mi parte. En fin no quería añadir mas a candela al asunto. Pero hay algo que me quedó dando vueltas y que posiblemente si sirva de algo un poco más allá de la discusión sobre el papel de la crítica en sí, los intelectuales, la diversidad del pensamiento, etc.

Por todos lados se oye hablar dentro de las filas chavistas de una supuesta "derecha endógena" incrustada en el proceso. Nadie dice quienes son, pero rondan como fantasma temido y aborrecido al cual hay que derrotar para salvar la revolución de la desviación burocrática y reformista. Por supuesto, si esa derecha que supuestamente existe y tiene entre sus mejores exponentes a connotados dirigentes, diputados, ministros, gobernadores, gerentes, etc, pero éstos a su vez nunca son ubicados con nombre y apellido, es obvio que por el lado de estos, en la regalía del anonimato que les han dado, aprovechen ese anonimato, lo cultiven a la manera que lo hace la columna "Un grano de Maíz" y se pongan ellos también a acusar a todo el mundo de derechista, contrarevolucionario, reformista, etc. De esa manera, acusándote a tí lo que tu me acusas a mí pero sin saber quien soy yo, se acabó el cuento y se produce un efecto colectivo de gran provecho a toda derecha o cualquier causa reaccionaria: todo el mundo se empieza a cuidar las espaldas de no dar ninguna razón, en actos producidos o palabras emitidas, para entrar dentro de los juicios acusatorios que anónimos y no anónimos han comenzado a distribuir por todos lados, teniendo a su vez gran parte de las chequeras del estado, revistas, medios oficiales, etc, en sus manos. Se trata entonces no solo de gentes con capacidad de hacer multiplicar acusaciones contundentes, y de consecuencias secundarias en trabajo y reconocimiento, que pueden ser muy tristes para algunos, sino que además cuentan con muchos recursos y poder para hacerlo. Conclusión: el silencio ya muy generalizado en lo que hemos llamado las "filas del proceso", se agudiza y tiende a convertir esta historia en una catacumba cuidada y vigilada por un monumental "superyo" interiorizado en toda nuestra psiquis política.

Sucede luego otro efecto. Estos productores y multiplicadores de juicios a diestra y siniestra, no solo juzgan moral y políticamente a quienes le da la gana y con derechos autootorgados para ello, sino que además esta misma medalla tribunalicia los catapulta a un segundo nivel de dominio quizás muchos mas interesante para ellos. Situándose al menos muy cerca de la condición de "juez mayor", estos prelados ahora pueden monopolizar un buen espacio de hegemonía en el "deber ser" del pensar. Es decir, de repente, ante el silencio de todos o de demasiados, empiezan a crear las ecuaciones básicas que ordenan la estructura del pensamiento debido. Quien no piense así o muy cerca de algo así pasa entonces a las ordenes del tribunal que ahora cobra la altura de un tribunal ideológico. Y este tribunal ideológico por supuesto comienza por explicar los fundamentos de su juicio-verdad, atribuyéndole al acusado un "pecado de origen" fatal y definitivo para él: su llamada "condición pequeño-burguesa". No pierden tiempo en entrar en mayores debates. El "desvío" ya no es ni siquiera por los contenidos de los que se dice o hace; todo lo que se diga o se haga tarde o temprano se desviará sin remedio por una supuesta culpa de origen o una culpa actual de ser. En esto ya no tienen nada que enviadiarle a los fascistas donde la persona es juzgada no por la intención o consecuencias de sus acciones sino por lo que es, en origen o actualidad: judío, homosexual, negro, comunista, inmigrante, etc. En este caso se trata se ser "pequeño burgués".

Pero esto al mismo tiempo tiempo trae una tercera consecuencia, la que al menos de mi parte es la que mas duele. Toda esta torre de juicios, acusaciones y verdades, al interiorizarse y encontrar eco no solo en los altos connotados sino en el emisor de opinión e ideas mas sencillo y verdadero, contribuye de manera espectacular a generar una verdadera irresposabilidad generalizada por lo que se dice, se hace y sobretodo se piensa; las ideas que se defienden. Empezando por este pecado de origen. ¿quienes son estos jueces del ultrachavismo?, ¿sus documentos o declaraciones nacen de asambleas obreras o cumunitarias?, ¿es que no son estos todos una cuerda de pequeño o gran burgués ya?. Por los que dan la cara y por los que no, evidentemente que muchas de sus chequeras, propias o manejadas, superan ampliamente el medio pequeñoburgués. Su lugar en la división del trabajo no es que es distinto al manual es que es intelectualísimo. Por tanto, tu puedes acusar por pecado de origen a cualquiera, no importa, no importa si a la final tu cargas también con el mismo pecado, el problema es acusar desde los mismos parámetros y razones que el gran jueces. Esto te salva del pecado, y no por confesión cristiana que es mas sincera, sino porque haces parte de los que "representan" y hablan en nombre del ideario del pueblo y el proletariado. Consecuencia: nadie tiene responsabilidad ética por lo que se dice o hace. En la mayoría de estos documentos u opiniones jamás se contraponen en verdadera polémica y de tu a tu, las ideas. El mismo pecado de origen que está detras de estas ideas las vuelve secundarias e irrelevantes. Discutir con ellas ya sería denigrante. Por tanto no hay manera de discutir nada Es aquí donde si que se produce una mala anarquía del pensamiento, un caos completo, donde se emiten juicios, se hacen aseveraciones, se condenan ideas y corrientes, se acusan opiniones sin entrar en la mas mínima y seria contraposición de argumentos con nadie. En otras palabras la irresponsabilidad total frente a lo que se dice genera un fenómeno ya muy ampliado, y es que esto se ha convertido en una repetidera de frases abstractas, sin cuerpo, sin hecho, sin un otro real a quien contraponer. La verdad se autoproclama ella misma. Es en el fondo la verdadera razón de esta contraofensiva reaccionaria: caotizar el mundo de las ideas, llevarlas al basurero y generar desde su boca o en forma multiplicada un desdeño total por la producción creadora, que sea cual sea, a nivel humano, siempre empezará por el esfuerzo intelectual, el mágico hecho del pensar. Triste producto de la sociedad clientelar, rentista y monoproductora.

Para terminar entremos en sus propios contenidos, asi sea a vuelo de pájaro. Esta es una cosa que mas llama la atención. Esta derecha llamada endógena ha podido refugiarse en cualquier corriente radical reformista a la manera de Allende, posmoderna, marxista crìtica, en el bolivarianismo puro, admitir su diversidad, que se yo. Hombres como Calixto Ortega, innegable representante de esta derecha endógena, por ejemplo, cuando Chávez empezó a hablar de socialismo, entendieron que esto sería como el socialismo de Chile o de España, donde mandan partidos socialistas... Ahora se callan él y sus iguales para dejarle paso a esta lìnea ultrista y dogmática dejándose representar en ella Cosa rara, lo cierto es que todo este proceder acusador es ya bastante stalinista. Y para mas, lo que parecen es lo que son. En ese sentido los de "Grano de Maìz", por ejemplo, han hecho un esfuerzo loable por revivir en sus contenidos un stalinismo local, sin Stalin por supuesto. Dos principios claros que los devela y repiten en argumentos y consignas: Con Chávez todo sin Chávez nada, o algo parecido, y luego la tesis del bendito "estado revolucionario", y más aún, "socialista" que gobierna hoy nuestra sociedad. Lo primero es un claro llamado al culto a la personalidad, y más allá, una confesión por demás de peligrosa e incitadora de que si matan a Chávez de verdad nos jodieron. Una frase removida de la genial definición de Fidel en los años sesenta donde se afirma: "dentro de la revolución todo fuera de la revolución nada". Pero esto no tiene nada que ver con hombres ni con condenas trágicas a ninguna personalidad, ni siquiera la de él mismo que ya era bastante importante, era una definición concreta de la dictadura revolucionaria en formación y su amplio campo interno de libertades. Y en cuanto al Estado, creo que Lenin efectivamente habló de Estado Socialista con mucha discreción, entendiendo que es un estado fruto de la destrucción total del estado burgués, y un estado que a su vez se iría disolviendo en la medida en que vaya apareciendo la sociedad comunista. Era mas una gran comuna soviética que un estado. Es solo Stalin y el stalinismo quienes, luego del triunfo sobre los nazis y la enorme influencia sobre toda la Europa del Este que guardaron, empiezan a decretar `"estados socialistas" llamados como tal, imponiendo poderes y modelos de sociedad. Ya se sabe como terminó todo eso. Aquí también, al menos en sus frases lo repite, pero aún peor, estando enterito uno de los estados mas corruptos, ineficientes, burocráticos, y aburguesados del continente, ahora parece ser que estamos radiantes bajo el mando de un estado socialista. Y por supuesto quienes lo imputan o cuestionan ya se sabe lo que son; y vuelve de nuevo el tribunal.

Preguntas finales, si les sirve al CIM que las tome, total ya no les falta que los acusen mas, sino disculpen por pasado y poco chavista: ¿Por qué es precisamente esta suerte de stalinismo sin Stalin lo que se impone de más en más dentro de los opinadores ideológicos de gobierno?, ¿no es esto un síntoma de que algo ha venido pasando dentro de las relaciones de estado, dentro del cuerpo de gobierno, dentro de los intereses ocultos, que hace necesario el advenimiento de este tipo de pensamiento?, ¿No es esto un producto ideológico que expresa fielmente la propia crisis interna del chavismo?, y pongan todas las preguntas mas que quieran.

jansamcar@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3949 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US N ab = '0' /ideologia/a80181.htmlCd0NV CAC = , co = US