Otra batalla por la felicidad

Cuando oímos las palabras de la viceministra de salud de la hermana República de Cuba, doctora Marcia Cobas, rindiendo cuenta pública del trabajo realizado, con motivo del primer aniversario de la Misión José Gregorio Hernández, no pudimos menos que emocionarnos y desde lo más profundo del alma gritar: ¡ ¡...Marcia, novia, esposa y madre de este pueblo, que por siempre te estará agradecido por tu dedicación para hacer realidad lo que hasta ayer fue  una utopía..!, atender a nuestros compatriotas con discapacidades, para insertarlos en la sociedad, para hacerlos sentirse humanos, para levantarles la autoestima y ponerlos a repetir con frenesí: Soy un ciudadano...No es cierto que soy un pesado fardo para mi familia y para la sociedad..Yo si puedo ser útil...Yo tengo derechos...Yo también soy venezolano y tengo derecho a tener sueños...a ser feliz.

No es cualquier cosa lo que habéis logrado con tu equipo camarada Marcia. Devolver la esperanza a quien pensaba que nada valía la pena, que todo lo había perdido, que solo deseaba abandonar cuanto antes este mundo infame lleno de injusticias, que solo veía penumbras a su alrededor, que sus ojos se habían secada de tanto llorar su desgracia, que el alma había cedido ante la implacable sequía de amor y estaba a punto de languidecer. No es cualquier cosa Camarada, lograr que un ser en esta condiciones recupere lo más grande y hermoso de la vida...la esperanza...el deseo de vivir y recomponer esos tensos músculos para esbozar una sonrisa después de tanto tiempo de tener por compañía y sueños, solo amargura y desesperanza.

Tuve la oportunidad de acompañar a compatriotas de la Misión José Gregorio Hernández en la entrega de equipos ortopédicos, sillas de ruedas y útiles para el hogar,  y pude palpar de cerca, la cara de felicidad de aquellos pacientes y aquellas familias, al recibir ese beneficio por parte del gobierno bolivariano, que preside el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. A esto se añadía la devoción, conque el camarada Miguel Martínez, médico coordinador del CDI de Los Próceres, parroquia Agua Salada del Municipio Heres del Estado Bolívar, trataba a los que requerían de sus servicios, durante la visita  a domicilio, indicándoles la hora a que podían concurrir al consultorio a quienes así lo ameritaban. Son momentos indescriptibles, son momentos que solo se pueden vivir en revolución, donde el Estado y gobierno están al servicio del pueblo.

Por eso camarada Marcia, este pueblo de Bolívar,  siempre tendrá contigo y con esa legión de compatriotas hijos de la mas bella antilla del Caribe, una deuda que solo se puede pagar con el internacionalismo, llevando amor a los pueblos que lo necesiten. Ya Cuba y su amor revolucionario no están solos. El internacionalismo venezolano se fortalece cada día y ese semilla libertaria, que germinó en Cuba y que luego fecundó también en Venezuela, se extiende por el Continente y el Caribe. vale decir que al cumplirse un año de la Misión José Gregorio Hernández, con esa hermosa cosecha plasmada en el libro “Otra batalla por la felicidad”, otra batalla se ganó en Centro América, el triunfo del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en El Salvador. Otra pieza más para el tablero revolucionario.

Otra batalla por la felicidad, es el testimonio intachable, del sacrificio, de la voluntad, del compromiso, de la capacidad de amar al pueblo de un generoso grupo de compatriotas cubanos y venezolanos, que con el trabajo tesonero diario, lograron recorrer toda la geografía venezolana, Estado por Estado, parroquia por parroquia y miles de hogares donde había compatriotas con discapacidades, no para llevarle el recurso asistencialista, sino para ofrecerles merecida asistencia y a parte de eso el estudio científico para desde la genética establecer las causas del mal y por esa vía entregar a la sociedad venezolana un herramienta invalorable para continuar fortaleciendo la plataforma científica que permita llevar a nuestro pueblo a través de la salud y el amor, la mayor suma de felicidad, tal como lo soñó el más grande hombre que haya parido esta tierra Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar,  inspirador de esta revolución.

La misión José Gregorio Hernández, junto a la Misión Milagro, sin demeritar el resto de misiones, son las hijas más sublimes de la hermanda entre Cuba y Venezuela, ejemplos de dignidad y solidaridad en el continente. 

*Periodista CNP 2414. cd2620@gmail. cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2293 veces.



Cástor Díaz *

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad