Nuestro exilio interno

Es como si estuviéramos exiliados en nuestro propio país, todos los santos días luchando contra una corriente política que por ningún motivo ha querido aceptar que este País, que esta Patria, que esta Nación, que este Estado en tanto República, no es exclusivamente de éllos. Me explico:-Existimos y por lo tanto vivimos dentro de un espacio geográfico y humano conocido dentro y allende los mares, como Venezuela, rebautizada por mandato Constituyente como República Bolivariana de Venezuela desde aquel 15 de Diciembre de 1999, más sin embargo, quienes hasta entonces habían vivido bajo la declaración de la antigua Constitución de 1961, y quienes en muchos de los casos usufructuaron el poder que da el gobernar el País, los Estados y Municipios, no ha dejado de perturbar con sus acciones desestabilizadoras la construcción de una Patria que satisfaga y cubra las máximas aspiraciones y necesidades de las grandes mayorías de la Nación Bolivariana.

Es como si los venezolanos, hijos de esta República, nacidos aquí, dueños de esa historia heroica que impulso con sus resistencia desde sus inicios Guaicaipuro contra el invasor y que con el pasar de los siglos Miranda Bolívar y Sucre con un ejército de Pueblos descalzos y sin camisas derrotaron y echaron al ocupante de ayer, no hubiese acontecido, es como si la guerra Federal y al frente de élla Ezequiel Zamora, no hubiese existido, es como si el esfuerzo nacionalista y anti Imperialista de Cipriano Castro y sus seguidores a finales y principios de los siglos XIX y XX para nada hubiese servido, o mejor dicho, es como si las torturas, los asesinatos, los desaparecidos y caídos en la búsqueda de la Libertad y la Democracia por la que siempre lucharon y siguen luchando los hombres y mujeres que han amado y siguen amando La Patria venezolana, de nada ha servido; y que la oligarquía sigue siendo la misma de ayer , allí está incólume, conspirando, buscando la forma, el modo y manera de retomar el control, las riendas del poder que está en la renta, es decir en el petróleo que por más de un siglo fue de éllos y de los gringos ante quienes se arrodillaron como vulgares mercaderes que se vendieron al nuevo invasor.

De allí la reflexión que me hace afirmar. Que esos millones de seres humanos que explotaron aquel glorioso Febrero de 1989, bautizado por la burguesía criolla como el “Caracazo” no fueron ni son Venezolanos, pareciera que de éllos, no es esta Patria, y menos aún lo podrían ser aquel puñado de militares jóvenes valientes que tuvieron la gloria de in surgir contra más de 40 años de falsa democracia el 4-F y 27 -N de 1992. Y como si fuera poco, cómo que de nada han servido esos diez eventos electorales que desde 1998 hasta hoy se han celebrado Y donde cada vez se ha reafirmado el espíritu y razón de la Constitución Bolivariana. Más sin embargo ahí sigue la burguesía criolla y extrajera, abusando descaradamente de la libertad que el pueblo bolivariano ha conquistado con dignidad a través de sus luchas perseverantes de todos los días. Persección que nos hace sentir que estamos siendo concebidos como “ajenos” como “extraños” dentro de nuestra propia Patria, y contra la que tenemos que combatir en cada espacio y cada momento, en razón a que la mediática poderosísima que sigue bajo control de la burguesía endógena y erógena tiene su plan y por nada del mundo va a aceptar que la clase media baja y los pobres de este país, que somos mayoría consolidemos la construcción de una República de iguales.

Razón más que suficiente que nos debe llevar al logro de la unidad verdadera, unidad que nos permita hacer entender a quienes aún no nos asumen como nacionales de la Patria de Bolívar, que somos tan venezolanos como todo los que han nacido o llegados a esta nuestra amadísima Venezuela.


canrosa@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1483 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor