Es un error evadir la lucha necesaria

La derrota del 2 de diciembre de 2007 fue consecuencia, entre otras
cosas, de haber intentado “asar varios conejos al mismo tiempo”. Fue
extenuante la batalla librada para demostrar que no era un atentado
contra la libertad de expresión el no renovar la concesión a RCTV; mas no
habían sanado algunas “heridas” cuando se anunció la creación del PSUV,
la desaparición de los partidos de otrora Polo Patriótico y el desmontaje
de una estructura organizativa que hasta ese momento marchaba invicta en
procesos electorales.
Como si fuera poco, no se había aún celebrado el congreso fundacional del
partido, cuando nos lanzamos a una batalla por la reforma constitucional,
en medio de una apretada agenda del Presidente en lo internacional.

La derrota representó un frenazo, pero al mismo tiempo una oportunidad
para acabar con tanto triunfalismo; para realizar una profunda revisión
de la marcha del proceso revolucionario; para evaluar la estrategia hasta
entonces desarrollada en la confrontación con una oligarquía que cuenta
con enorme poder mediático y para entender que en las próximas elecciones
regionales podría estarse jugando el destino de la Revolución
Bolivariana.
No tenemos dudas de que el Comandante interpretó correctamente los
resultados de un referendo que despertó a una oposición que necesitaba de
una victoria, aunque fuese tan pírrica como la alcanzada aquel 2 de
diciembre.

Es correcta, entonces, la estrategia destinada a dar respuesta a
problemas como el del acaparamiento, la especulación y la inseguridad
pues por allí se venía colando una oposición que trabaja para hacerle
daño al pueblo y luego usa sus medios para acusar de ineficiente al
gobierno y sus políticas.
También es acertado el plan de trabajo que da prioridad este año, a la
consolidación del PSUV, el relanzamiento del Polo Patriótico y la
focalización en las elecciones del próximo noviembre.
No puede la dirigencia y muchos menos los cuadros revolucionarios dejarse
tentar por unos medios que apelarán al juego sucio, al escándalo y a la
manipulación para tratar de sacarlos de un plan destinado a barrerlos en
las elecciones del próximo noviembre.

Ahora bien, lo anterior no significa que el gobierno tenga que recular
ante cualquier campaña de la oposición, so pretexto de no repetir los
errores que nos condujeron a la derrota del 2 de diciembre. Sería peor el
remedio que la enfermedad.
Ese error podría confundir a los revolucionarios dejando la sensación de
que el gobierno está débil y sin capacidad de lucha, y sin duda sería
aprovechado por la oposición para impulsar la matriz de opinión de que el
gobierno está en retirada.

No se trata, entonces, de caer en la trampa de la oposición y ser víctima
gratuita del terrorismo mediático; pero tampoco de evadir las luchas que
necesariamente tengan que librarse.
Allí tenemos el caso del nuevo currículo de educación ¿Para qué lanzamos
el tema a la calle, sino tenemos interés en esa pelea por ahora? ¿Por qué
tiene el gobierno que diferir la decisión sobre su aprobación? ¿Por qué
tiene el gobierno que renunciar a su atribución de decidir sobre el tema
y proponer, en consecuencia, un referendo como salida? ¿No exigirán ahora
que el gobierno someta a referendo todas sus decisiones?

Nuestra humilde sugerencia es que gobierno, partido y pueblo se dediquen
a desarrollar la estrategia del triunfo en noviembre, evitando el
brindarle oportunidades a la oposición para que monte sus shows, pero
confrontándola cuando sea necesario.
Para ello es necesario la sincronización de todos los actores y nada
mejor que el partido para ejercer esa tarea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1969 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor