Carta abierta a los aspirantes a cargos en el PSUV o a los diversos cargos públicos

Es un ineludible deber de todo militante revolucionario el de ser autocrítico, y no solo para admitir los errores propios, sino también para admitir la critica de las demás personas, sin asumir por ello posiciones defensivas y mucho menos retaliativas, sí acaso considera que dichas criticas son infundadas, debe propiciar el diálogo franco y abierto con la finalidad que dichas criticas sean procesadas en el plano de la racionalidad y se puedan llegar a conclusiones válidas en beneficio de todos, me refiero fundamentalmente a los compatriotas que ocupan cargos de relevancia en el aparato de la administración pública, en los distintos parlamentos y en la estructura partidista, quienes deben concebir su acción como servidores públicos.

Ser militante de la izquierda revolucionaria y bolivariana más que una postura política, es una filosofía de vida en lo personal y en lo colectivo, es adoptar una posición obstinada contra la justicia social, es combatirla sin cuartel donde ella aparezca, es ser profundamente solidario, el hombre o la mujer de la derecha actúa sobre la base de intereses principalmente de orden material, mientras el hombre o la mujer de izquierda actúa sobre la base de los principios, por lo que el militante revolucionario no puede concebirse como un cuidador o buscador de cargos, ni un adulante de quienes detentan el poder constituido en un momento dado, no se siente orgulloso de ocupar cargos por muy encumbrados que estos sean, ni se siente humillado por no detentarlos, para el o ella su condición de Ciudadano revolucionario bolivariano esta por encima de su ubicación en cualquier organigrama del aparato del Estado o de la estructura partidista.

Un militante revolucionario avanza cada día en su desarrollo ideológico y en su vinculación con el pueblo, en la reflexión permanente y en su compromiso con la transformación de la sociedad, esta claro en la finalidad estratégica de la instauración de un sistema socialista, y en la lucha frontal con todo lo que significa el neoliberalismo y el imperialismo, para el o ella la tería y la practica constituye una unidad dialéctica inseparable.

Compatriota venezolano, sí usted es Ministro, Gobernador, Alcalde Diputado, o Concejal, o forma parte de la estructura de Dirección del PSUV, u ocupa cualquier otro cargo relevante en la estructura estatal al cual llegó por vía electoral, o fue designado por un funcionario de mayor rango, y aspira a la reelección o a cualquier otro cargo, o es usted un aspírate a los mismos debe practicarse una descarnada autoevaluación, le sugiero no consulte a los adulantes de siempre que con toda seguridad están a su alrededor, recurra a la co evaluación y a la evaluación externa, dichos procesos evaluatorios deben ser lo mas objetivos posibles, sí los resultados no fuesen positivos o existiera alguna duda sobre su condición revolucionaria, debe abstenerse a aspirar a los posiciones estratégicas, es un asunto de honestidad personal, recuerde que la revolución esta primero y por encima de usted o de cualquier individualidad sin importar quien sea , ni mucho menos las charreteras que tengan y en ello no hay excepción.

mcrespo48@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2140 veces.



Mariano Crespo

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas