La ideología y los recursos políticos del pueblo determinan la seguridad de la patria

“Como ha ocurrido con otros próceres, es más frecuente el intento de negar la portentosa obra de Vladimir Ilich, aún desconociéndola, que valorar objetivamente su legado. Pero lo cierto es que el desplome del socialismo irreal no se debe a la fidelidad que los sucesores le rindieron al forjador de la Revolución de Octubre de 1917, sino a todo lo contrario: el abandono de los fundamentos y principios, el muy deficiente trabajo ideológico, el creciente deterioro de la base económica, la corrupción, el empobrecimiento del pensamiento filosófico que se alejó de la dialéctica para reducirse a oscuros dogmas, y el dejarse ganar por la propaganda enemiga, lo que hizo creer a los incautos que con solo renegar del socialismo, arriar las banderas rojas, propiciarían que lloviera el maná del cielo y pronto pudieran vivir, unos más encumbrados que otros, en la añorada, inexistente sociedad de bienestar capitalista.”

Radio Nuevitas. 11/07/2007

La relación entre el Estado y la sociedad, y los mecanismos de control de la clase dominante sobre el ámbito social que ella ejerce con su ideología estrictamente de clase como instrumento de dominación, es centro de la atención de Gramsci. Además, Gramsci (1) analizó las causas del fracaso del movimiento revolucionario, explicitando a su vez, los factores que propiciaron al ascenso del fascismo como fenómeno político de masas en la Italia de su tiempo. La necesidad de dar respuesta a estas y otras cuestiones lo llevó por vías que la teoría marxista hasta ese momento no había tomado y sus análisis contienen indicaciones de gran valor para la actividad revolucionaria. El conocimiento de los métodos y formas de cómo una clase detenta su hegemonía es lo que como marxista debemos teorizar para abordar de manera practica el como resolver los problema relativo de la desigualdad social, al lugar y papel de la ideología marxista como guía para el estudio de nuestro contexto histórico, el pensamiento Bolivariano, de la tradición y la herencia cultural de la sociedad venezolana y sus individuos con su conciencia cotidiana, de los intelectuales y su rol social para lograr el triunfo de la revolución Bolivariana. En este sentido, Gramsci trazó pautas de significativa importancia para la teoría y la actividad práctica de todo movimiento revolucionario que aspira no sólo por alcanzar el poder para el pueblo, sino también para retenerlo en beneficio de las mayorías y para todo el conjunto social que nos permita establecer la plataforma para el Socialismo.

José Carlos Mariátegui que tuvo contacto con Antonio Gramsci en la lucha antifascista, realizó una labor plausible en la divulgación de la teoría revolucionaria (Marxismo), en educación política de las masas y a los sectores de la intelectualidad de izquierda en los momentos en que el Perú vivía los efectos de la dictadura de Augusto Bernardino. “Marxista convicto y confeso", como él sé autodefinió.

Mariátegui, hostil hacia la burguesía nacional, transforma todo el reformismo, que para su mometo histórico existía que era la revolución democrático-burguesa en revolución socialista como una necesidad dictada por el desarrollo contradictorio de la formación económico-social subordinando las tendencias del capitalismo mundial a la acción del proletariado como sujeto del proceso revolucionario en su conjunto y por lo cual sugiere nuevas vías para que la clase proletaria y su vanguardia puedan acceder al cambio social, incluido el cambio de la conciencia cotidiana de toda la población.

Tanto Gramsci y Mariátegui siempre permanecieron en la vanguardia por establecer y consolidar la ideología en el ideario de los pueblo para los que pertenecían, delegando a la historia sus torrentes de pensamiento para el desarrollo de la ideología del movimiento revolucionario y la Clase Proletaria mundial. El compendio del enfoque científico de estos hombres y el marxismo acerca de las fuerzas motrices que transforman la historia de los pueblos, el papel de la clase obrera como vanguardia para la transformación del capitalismo al socialismo necesario e inevitable que elimine tal sistema capitalista de explotación y como podrían organizarse las clases oprimidas con los demás sectores revolucionarios en función de esta tarea extraordinaria que es hacer la revolución.

Los aportes que han incorporado otros extraordinarios pensadores y luchadores revolucionarios como Mao, Fidel o el Che (3), reconfirman la validez de la ideología desarrollada por Marx, Engels y Lenin, como tampoco no se debe dejar de incorporar los aportes teóricos y prácticos de las particularidades de cada nación o cultura, en nuestra América y las planteadas por el pensamiento de Chávez con Bolívar y Fidel con Martí.

Sin olvidar que es legado de todo un PUEBLO Y UNA SOLA NACIÓN: AMÉRICA.

1.- A. Gramsci. CUARDERNOS DE LA CARCEL. Edición crítica. Cuaderno 11, pág. 303.

2.- Mariátegui, José C., DEFENSA DEL MARXISMO. p20, 124-125, 126 - Lima, Perú, Amauta. 1974.

3.- Fernández Díaz, O., MARX Y EL DESAFIO LATINOAMERICANO.

f.oscar.f@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4411 veces.



Oscar Flores

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: