¿Alianza Boliburguesa en el PSUV?

Dentro del torbellino del síndrome post2D, se han generado seis hechos relevantes, la “rebelión de los batallones”, las 3R, la ley de amnistía, la misión Emmanuel, el congreso fundacional del PSUV y el llamado a la alianza con la burguesía nacionalista. Sería pretencioso de mi parte abordar los seis en tan poco espacio, por ello los invito a sumergirnos en uno en especial, “la alianza con la burguesía nacionalista”, para después abordar el resto en subsiguientes espacios.

De principio, cualquier movimiento, colectivo o partido que se digne ser socialista, sea del siglo XXI, sea bolivariano o a la venezolana, debe compartir ciertos valores, y uno de los elementos imprescindibles para llamarse socialismo es entender que existe una profunda discriminación social como consecuencia de la inequitativa distribución, producto de la concentración de los recursos dentro del capitalismo, que nos arroja de manera insuperable a un conflicto de clases sociales cuando al adquirir conciencia del problema se busca la igualdad de condiciones para el logro de una vida digna.

Esto implica que una alianza con quien concentra el capital, monopoliza los medios de producción, y explota a sus semejantes, implica sumarse a lo que condujo el nacimiento de la socialdemocracia, implica además, ya más a la venezolana, suscribir la “teoría de la conciliación de las élites” de Juan Carlos Rey, que justifica al Pacto de Punto Fijo, y dio pie al descalabro de Acción Democrática.

Tratando de entender esta propuesta, en un escenario donde tres millones de chavistas no votaron por la reforma, se pudiera deducir que el cambio de estrategia discursiva tiene como objetivo persuadir a esos chavistas de que el socialismo chavista es “light”, asumiendo que el pueblo es incapaz de comprender la propuesta de fondo que existe dentro del socialismo del siglo XXI. En mi simple apreciación, los tres millones de ciudadanos que dejaron de votar por la propuesta de reforma no están reclamando un cambio de discurso, ellos votaron concientemente por un presidente socialista, un gobierno socialista y una ideología socialista, pero después dejaron de votar porque el discurso socialista iba por un lado y la acción del gobierno, en su mayoría se orientó, después de ser electo Chávez socialista, por el camino de la boliburguesía, sector del chavismo ajeno a toda ideología, de absoluto pragmatismo, que pretende sustituir a la burguesía tradicional, por una nueva semejante al pomagás, roja rojita por fuera, blanca blanquita por dentro.

Es insostenible la idea de aliarse con la burguesía nacionalista, al menos de que estemos hablando de la boliburguesía o “nueva burguesía pomagás”, la que la revolución ha creado y ahora no puede controlar. Será este un reto para el PSUV, decodificar esta propuesta y ponerla en su justo lugar es uno de los primeros objetivos, sino, fracasaremos en el intento.

nicmerevans@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3608 veces.



Nicmer N. Evans

Director de Visor 360 Consultores, una piedrita en el zapato, "Guerrero del Teclado", Politólogo, M.Sc. en Psicología Social.

 nicmernicolasevans@gmail.com      @NicmerEvans

Visite el perfil de Nicmer Evans para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Balance de la Reforma Constitucional

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Balance de la Reforma Constitucional


Otros artículos sobre el tema PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela