Contra sectores de la ideología oligárquica, profundicemos en la ideología proletaria

“El capitalismo no tiene ninguna perspectiva que ofrecer a la humanidad, sino es la de guerras cada vez más bárbaras y brutales, de catástrofes a cada cual más trágica y, de una miseria creciente para la mayor parte de la población mundial. La única posibilidad que tiene la sociedad para salir de esa espiral de barbarie del mundo actual es el derrocamiento del sistema capitalista. Y la única fuerza capaz de hacer frente a esa titánica tarea es la clase obrera. Pero el no haber sido capaz, hasta el momento, de afirmar y desarrollar su propia perspectiva con el desarrollo, reforzamiento y extensión de sus luchas, ha supuesto que millares de sus hijos se hayan visto envueltos en la desesperación, expresando su revuelta contra el sistema capitalista de forma absurda o, refugiándose en las quimeras de la religión que prometen el paraíso para después de la muerte. La única y verdadera solución a la “crisis de los barrios desheredados” es el desarrollo de las luchas del proletariado en la perspectiva de la revolución que permitirá dar un sentido y una perspectiva a todos los sentimientos de revuelta de las jóvenes generaciones obreras.”

Revista Internacional. Enero 1986.


¡El comunismo ha muerto! ¡El capitalismo ha vencido porque es el único sistema que puede funcionar. Es inútil y peligroso soñar con otro tipo de sociedad!.:
Estos mensajes forman parte de la gigantesca campaña que la oligarquía y burguesía nacional e internacional nos viene atizando desde la caída de la Unión Soviética en 1989. Al mismo tiempo, como colofón, la propaganda burguesa intenta, una vez más, desmoralizar a la clase obrera intentando persuadirla que en lo sucesivo ya no serán una fuerza en la sociedad, que ya no tiene nada que decir, en definitiva que no existen. Para ellos, se apresuran en poner de manifiesto la caída general de la combatividad en de las filas obreras de estos últimos años, como resultado de la desorientación provocada entre los trabajadores y trabajadoras por los grandes cambios históricos que actualmente ocurren. El resurgir de los combates de clase, que esta en desarrollo desde el 2001, debe ser un imperativo y proceder a su profundización en nuestra patria Bolivariana. La oligarquía y la burguesía no cesará, en el curso de las luchas obreras, de machacar la idea de que esas luchas en modo alguno podrán darse como objetivo del derrocamiento del capitalismo y la instauración de una sociedad (Socialista) que nos libre de las plagas que este sistema capitalista global impone a la humanidad. Así las cosas, contra todas las mentiras de la oligarquía y la burguesía, y también contra el escepticismo de algunos que pretenden ser “combatientes” de la revolución, se requiere la afirmación del carácter revolucionario del proletariado como contra posición a la clase burguesa, siendo esto una responsabilidad de los comunistas.

La única respuesta que puede dar la clase oligárquica y la burguesa dominante al impasse de la economía mundial y nacional y las situación social del pueblo llano, sigue siendo la guerra; por eso los conflictos guerreros no tienen fin e implican de forma creciente a los países más desarrollados y a todos aquellos que no se habían visto implicados desde hacia mucho tiempo en ello. Sin embargo la burguesía no puede ir hasta el final en el camino hacia la guerra. En primer lugar, porque cuando los primeros efectos de la crisis económica se hicieron sentir, a finales de los años 1.960, la clase obrera mundial, y en especial en los países más industrializados, reaccionó con tal vigor (huelga general del Mayo del 68 francés (1), otoño caliente en Italia en 1.969 (2)) que mostró que no esta dispuesta a servir como carne de cañón a los planes e intereses imperialistas de la burguesía, por lo que se impone el desarrollo, como clase proletaria, de una respuesta a las caídas que viene actualmente produciéndose en la economía global del imperio mostrada en las bolsas de valores del mundo, para que no arrastre a los pueblos del mundo. En segundo lugar, porque con la desaparición de la Unión Soviética en 1989, las condiciones militares y diplomáticas no están reunidas para desencadenar una nueva guerra, lo que no le ha impedido al imperialismo que las guerras locales se perpetúen y se multipliquen en cualquier lugar del mundo para mantener su complejo industrial de armas.

Para poder triunfar, lo que nos tenemos que plantearnos es continuar profundizando la lucha de clase, necesitamos realizar una verdadera proeza organizativa. Así lo determinan las condiciones del país y fundamentalmente las leyes de la lucha urbana y del campo contra los lacayos del imperialismo que continúan oprimiendo al proletariado, el campesino y a nuestro pueblo en general. La gran batalla inmediata será por la organización consiente y clara de la transformación socio económica para transitar el Socialismo. Debemos cuidarnos, empero, de no transformar la organización en un objeto en si, ni permitir la infiltración de mentalidades pequeñas burguesa que buscan desvirtuar la lucha del pueblo y del proletariado encerrándonos en nosotros mismos. La organización que hoy necesitamos surgirá justamente del pueblo que nos ha dado los medios para una nueva etapa. Más valdrá entonces el pueblo que los materiales y La clase proletaria venezolana que lo mediático.

¡Por el Socialismo, creando Poder Popular!

Patria Socialista o Muerte. Venceremos

1. http://bidegorri.blogspot.com/2006/09/mayo-del-68-cronologa.html
2. http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/216346/index.php

f.oscar.f@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3018 veces.



Oscar Flores

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: