Insurrección y Marxismo

“Para poder triunfar, la insurrección debe apoyarse no en una conjuración, no en un partido, sino en la clase más avanzada. Esto en primer lugar. La insurrección debe apoyarse en el auge revolucionario del pueblo. Esto en segundo lugar. La insurrección debe apoyarse en aquel momento de viraje en la historia de la revolución ascensional en que la actividad de la vanguardia del pueblo sea mayor, en que mayores sean las vacilaciones en las filas de los enemigos y en las filas de los amigos débiles, a medias, indecisos, de la revolución. Esto en tercer lugar. Estas tres condiciones, previas al planteamiento del problema de la insurrección, son las que precisamente diferencian el marxismo”
El marxismo y la insurrección. V. I. Lenin

Página wed de Globovisión:
“Hernández indicó que un partido socialista debe ser un partido de las clases explotadas, de la clase obrera.

El documento manifiesta que dejar de perseguir la conformación de un partido de las clases explotadas, del socialismo pleno, es renunciar a la revolución.”

ágina wed elobservador.rctv.net:
“Chávez al PPT, Podemos, PCV y todos los que no quieran formar PSUV: “váyanse, no son imprescindibles" “.

Ejemplos como los citados comprueban que la burguesía, en la batalla ideológica en desarrollo, hace todo lo que puede para neutralizar y dividir al Partidos Comunistas de Venezuela. No porque se identifique con ellos como instrumento político sino porque temen que se mantengan fieles a su ideología y al compromiso que justifican su existencia.

Una realidad con frecuencia olvidada, el cual merece una reflexión, es que la burguesía publicita constantemente que los Partidos Comunistas para «modernizarse» deben reformarse por la supuesta renovación del marxismo para evitar su desaparición. Provocan con esto que los partidos en general entren en un proceso irreversible de decadencia o se transformen en partidos burgueses. Los Partidos Comunistas más hostilizados y calumniados como el portugués, el PC do Brasil y el griego, se mantienen fieles a los principios y valores del marxismo, no solamente resistieron bien los choques y campañas que les han infringido, sino que conservan intacta la confianza de las bases y el respecto de los trabajadores, así como, también, algunos Partidos Comunistas en Latinoamerica.
El Partido Comunista de Venezuela no se ha ocultado en la ambigüedad y ni a llegado renunciar de sus principios en las sinuosas maniobras políticas de la burguesía o para la conformación de un partido que señala las caminatas a lo largo de las cuales, los actuales partidos, deben realizar para evitar su desaparición, sin revisar, en concreto, el nivel de conciencia e ideológico con quienes trabajaremos para su creación.

“La aparición del primer partido revolucionario moderno, el bolchevique, respondió a una exigencia de la historia. Estaban creadas las condiciones objetivas para la destrucción de un régimen anacrónico. Pero fue necesario que, en un parto lento, el partido revolucionario surgiera del partido-movimiento en que creció para que la ruptura definitiva con el viejo orden se consumara” creo que las condiciones históricas para la destrucción de los regímenes anacrónicos del neoliberalismo que requieren para su sobrevivencia de clase (burguesa), acentúa la necesidad del partido revolucionario para confrontarlo y llevarlo por el camino de la destrucción, pero esa organización no puede ser provocada por un parto en base a decretar ese partido revolucionario.

Es difícil olvidar que cuando Marx, con la colaboración de Engels, redactó el Manifiesto Comunista no existían partidos políticos de izquierda, tal como los concebimos hoy. Ellos fueron los primeros en llamar la atención para una realidad nunca antes mencionada: el proletariado, rebelándose, no tenía condiciones para conducir a la victoria revolucionaria alguna, en proceso espontáneo. Solamente podría hacerlo con éxito bajo la dirección de un partido revolucionario con la clase que históricamente esta llamado para poder lograr la destrucción del régimen anacrónico neoliberal burgués que actualmente existe, y es la Clase Obrera.

Marx escribió páginas el «arte de la insurrección» y Lenin retomó y desarrolló el tema.

La historia nos enseña que las insurrecciones de fuerzas elementales pueden hacer tambalear, pero no destruir los bases en la que se sustenta el sistema del régimen neoliberal actual de la burguesía. El movimiento popular, lo más amplio posible, cuando traspasa el cuadro de los movimientos espontáneos, adquiere el ímpetu y la conciencia de organización, tendiendo a diluir todo aquello que opone a su fuerza para alcanzar la fase que culmina con la derrota del antiguo poder y la implantación de un nuevo orden social como su meta natural.

Con posterioridad, al terremoto social y político el triunfo de Hugo Chavéz, los movimientos contrarevolucionarios han fracasado por todas partes por el formidable movimiento de masas que se ha desarrollado e instrumentado en poder popular para la destrucción del viejo orden neoliberal pero no es dirigido por un partido revolucionario capaz de impedir a la burguesía neoliberal evitar que se imponga en la lucha por la preservación su régimen social y económico, elemento esencial para la sobrevivencia del capitalismo y arma de destrucción del ser humano.

Patria Socialista o Muerte. Seguros Venceremos.
f.oscar.f@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4495 veces.



Oscar Flores

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: