¿Cual Socialismo?

"La economía primero y luego el Socialismo"

Muchos se han rasgado las vestiduras, consintiendo en el socialismo como propuesta para acabar con todos los males de la sociedad actual, que de hecho son muchos y mutables en su adaptación y génesis. No hay que olvidarse que uno de los éxitos mas prominentes de la revolución bolivariana, es haber otorgado al pueblo posibilidades reales de alimentarse, educación, mayor acceso a los bienes y servicios. Es y ha sido una labor en mi concepto de primer orden por aquello de la “barriga llena, corazón contento”, lo que representa conjuntamente con el resto de beneficios y logros, la materialización del proceso; en caso contrario estaríamos echando otro cuento, es elemental y alejado de análisis contradictorios.

Es necesario asentir que dicho evento no ha dependido sólo de la aplicación y efectos de la economía capitalista tradicional y sus resultados; de igual manera si las misiones y programas sociales emergentes no se hubieran institucionalizado, sería otro el cuento que estaríamos echando; es decir, que el espectro electoral de apoyo al ciudadano presidente hubiera sido totalmente distinto. El pueblo se rige por lo que ve, lo que siente, lo que percibe, lo que lo beneficia, lo que lo hace ser mejores y ese pueblo actuó de manera determinante para evadir la pesada carga del mensaje opositor alejado intencionalmente de esa gran verdad, supo juzgar, comparar, discernir, evaluar sobre la mentira, sopesando esta situación con la experimentada en la cuarta república sobre el engaño y el no reconocimiento de la existencia popular.

El presente trabajo, hasta ahora, es la primera parte de un conjunto de reflexiones y análisis, que propenden si se quiere a descarnar una realidad que está allí y muchas veces no se quiere ver, nos referimos a la manera sincera y honesta de ir más allá de los sentimientos puros por hacer de Venezuela un mejor país en todos los ordenes, para ello, es pertinente monitorear desde una cabina, no solo lo que está pasando, sino el mediano y largo plazo a través de la planificación estratégica, no utilizaremos variables rebuscadas o acomodaticias, sencillamente un análisis descarnado de asuntos que están ocurriendo a la par que de no corregirse, encaminan las cosas al rompimiento de los alcances y metas cubiertas; por ejemplo, el resultado de la inflación del mes de marzo alcanzando luego de muchos años, nivel de deflación (nivel de inflación negativo -0,7%), no puede verse solo como un éxito parcial, sino como un mensaje de alerta, ante una serie de medidas muy puntuales tomadas por el Ejecutivo Nacional conjuntamente con la autoridad monetaria, no se trata de ser pesimistas o estar apostando al fracaso como seguramente tildarán algunos u otros dirán que es un mensaje haciendo el juego a la oposición, nada de eso impedirá que digamos las cosas como la experiencia y el asertivo manejo de la realidad nos lo están imponiendo. Hay un repliegue táctico de las fuerzas que distorsionan la marcha de la economía, no hay que engañarse el ataque vendrá de otra forma y tiene mucho que ver con la nueva política monetaria y en especial la reconversión monetaria.

En la economía venezolana hay muchos subterráneos y pasadizos secretos que el común de los mortales no ven o ignoran como elementos decisivos, inclusive más allá del capitalismo como lo conocemos, en esto, la economía tradicional latinoamericana tiene mucha tela de donde cortar, son desviaciones propias de los controles y descontroles, de los cambios de política, de funcionarios desleales, de reglas violentadas dentro de la legalidad económica, nos referimos al submundo del comercio encarecedor y especulativo, ejemplo claro de esto lo tenemos en la industria automotriz que siempre se ha movido en terrenos de la demanda insatisfecha cuando aumenta la liquidez o más bien disponibilidad en manos del público. Esto ocurre en todas las actividades y producción de bienes duraderos o no, la carne, los quesos, los derivados, repuestos automotores, de línea blanca y marrón, confección y textiles, medicamentos y aparatos quirúrgicos, alcanzando el zenit en precios la actividad inmobiliaria, entre muchos otros.

La Ley contra la especulación y el acaparamiento tiene un claro campo de aplicación anti progresivo y cuya aplicabilidad depende de la discrecionalidad y voluntad de los organismos del caso, lo cual introduce uno de los mayores defectos del sistema de controles y no es otro que la facilidad de mutación en la forma de comercio y sus relaciones y complicidades. La denominada conspiración económica aducida a propósito de los incrementos de precios en el segundo semestre del año 2006, solo fue un argumento del gobierno, una manera de defenderse ante la ola especulativa, ella ha existido en Venezuela desde los años 50 y con mayor fuerza a partir del año 1958 y una especie de repotenciación en los 80 y 90, ha existido independientemente del gobierno de turno.

Tenemos que hacer un esfuerzo veraz y alejado de pasiones para entender muchas cosas como es el caso de la impunidad, así como en la economía las relaciones de producción y políticas son de claro signo capitalista, bajo sus reglas no escritas y las que aún persisten en la legalidad; en el poder judicial, las actuaciones y decisiones tienen un claro signo de comportamiento sistémico, en las policías es el mismo caso, mientras tengamos funcionarios mal pagados y de origen del barrio ocurrirá lo de siempre, el síndrome va por dentro de la sociedad en todos los ordenes y ámbitos, los reflejos de una sociedad enferma están por todos lados, lo sentimos y a veces padecemos a diario cuando se arroja basura desde un vehiculo, cuando nos coleamos descaradamente, nos paramos encima de una acera o rayado, cuando el policía nos irrespeta o hacemos lo mismo, irrespetamos a una dama o caballero, al niño y al anciano, la tendencia descontrolada al juego y las apuestas y un Estado débil en sus controles, es solo asunto de valores o de educación nos preguntamos, es una conducta asida desde temprana edad cuya solución debe pertenecer a todos y todas, fundamentalmente a las instituciones públicas y privadas, nos preguntamos como se puede mejorar tal cosa con la televisión que tenemos, de compra y venta de asociaciones directas e indirectas con la transgresión social colectiva e individual, bajo todas estas vicisitudes y no obstante el motor de moral y luces, estamos en condiciones humanas para adelantar el camino hacia el socialismo o hay que esperar a este para ponerlo en practica, para romper con el individualismo arraigado hasta en los tuétanos.

Semejante paradoja a resolver, tarea de todos y todas, algunos autores señalan con razón que es cuestión de generación, otros que el cumplimiento de las reglas y normas debe hacerse bajo un sistema autoritario, los otros dicen que es un problema inherente al capitalismo depredador, la reflexión está en la comprensión de la realidad y la aplicabilidad o no de un sistema social distinto, en este caso el socialismo, quien garantiza que va a funcionar, de cuál socialismo estamos hablando. En el caso venezolano, indudablemente la primera consideración a tomar, es el régimen eleccionario y el texto de la Constitución, inclusive ante probables modificaciones, a partir de allí, en nuestro concepto es valida la discusión acerca de cual socialismo queremos y cual es el posible, recordemos que el caso venezolano es inédito, se alcanza el poder político por el voto popular y es quizás el único ejemplo de restitución constitucional ante un golpe de estado, por ello, cualquier consideración sobre socialismo pasa por el hecho constitucional y eleccionario, lo cual introduce, a su vez, una variable no descartable para la aplicación de un régimen social distinto al capitalista.

En el terreno de la economía, la situación debe verse de igual o parecida perspectiva, opiniones como la de H. El Troudi, señalan la importancia de la economía mixta en un sistema socialista venezolano, de tal manera que plantear la estatización o socialización de los medios de producción per se, parece una tontería, aunque alejada de quienes ven en el socialismo a la venezolana una aproximación al socialismo real o a la de cualquier experiencia de aplicación verdaderamente autoritaria y antidemocrática. De igual manera, hay quienes en el campo de la revolución aspiran a un régimen que no de cuartel a cualquier forma de expresión económica capitalista, aspiración legítima pero de aplicación irreal, al menos mientras tengamos en la constitución los derechos económicos que en ella están plasmados.

La economía, su orientación y fines, define la naturaleza de los gobiernos, la inclinación hacia fines sociales o grupales. En Venezuela las políticas económicas del pasado estuvieron orientadas en varias tendencias y formas, unas tenían un contenido social tímido y marginal en el contexto de las políticas del desarrollo y la dependencia (Sustitución de Importaciones). A partir de los noventa, la aplicación de políticas bajo el concepto neoliberal de la economía y la sociedad, implementaron medidas muy puntuales hacia la liberación del Estado y traslados hacia el sector privado(privatizaciones). A veces cuesta entender algunas cosas, quienes abogan por un Estado dueño de los medios de producción, no se percatan que las formas de producción socialistas promovidas por el gobierno del presidente Chávez, son de carácter privado aunque sean sociales, las cooperativas de igual manera, las empresas de producción social, las asociaciones estratégicas en el petróleo y gas de capital mixto, entonces nos hace llegar a la conclusión de que cuando se habla de socialismo a la venezolana que es el que entendemos y aceptamos, rechazamos de una buena vez, cualquier intento de distorsión de esta realidad, intransferible e inmutable.

El marxismo como teoría aplicado a la ciencia económica no definió nunca las relaciones de producción como un hecho único e irreversible, por el contrario, subsistieron modos de producción en el campo de dominio social no estatal, Stalin barrió con esto, echándose encima a la extendida clase media básicamente en el campo, allí comenzó la degradación del concepto libertario del socialismo que propugnaba Troski y por el cual fue asesinado.

En el caso venezolano y de acuerdo a nuestra concepción de la realidad económica social, el planteamiento de socialismo está dirigido hacia la generación de nuevas formas de relación de los factores de producción, más no la sustitución violenta y/o progresiva de las formas de relación existentes.

Las razones expuestas, nos llevan a la conclusión en primer lugar que el socialismo que estamos presenciando a través del cognomento social, es un paso importante de definición del camino ya comenzado a andar, lo que quiere decir que es un camino más que un fin en si mismo, renovador bajo la imposición permanente de los seres y su relación entre ellos , con el medio ambiente, con los actores económicos y sociales, con las relaciones internacionales en todos los ordenes y actividades comerciales y económicas, las condiciones imperantes impuestas por la realidad irán de algún modo caracterizando el tipo, alcance y profundidad del socialismo venezolano, no será o es nunca un invento o creación particular, habrán actores que tendrán como en toda sociedad moderna mayor influencia a la hora de transitar ese camino de todos los días.

La economía surge rauda y determinante en esas definiciones, sus relaciones, los tipos de propiedad, las políticas implementadas, la planificación estratégica en el mediano y largo plazo, nos dirán siempre ese camino al andar.

La revolución venezolana requiere como hasta ahora una economía en función del ser humano y de la naturaleza, independientemente de los actores, ahora bien, lo importante acá es el papel del Estado y la voluntad política necesaria para orientar la economía en profundidad hacia la justicia social, la equidad, la solidaridad y sobre todo continuar con un sistema económico cada vez más, alejado del lucro por el lucro mismo, quienes no entiendan o asimilen esta realidad desaparecerán del espectro económico y entrarán otros como de hecho está ocurriendo.

rafaelfebles@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4148 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a33429.htmlCd0NV CAC = Y co = US